Ir al contenido principal

LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL ES UN HECHO: QUÉ ES Y CÓMO FUNCIONA

Lainteligencia artificial (IA) ya no es un tema recurrente de la ciencia ficción sino que poco a poco se va implantando en todas partes con un sinfín de ejemplos 

 

La IA tiene un enorme potencial en múltiples campos que puede ir desde la industria a la medicina, pero que tiene abierto un debate a favor y en contra. 



Revolución tecnológica 

 

No cabe duda que la inteligencia artificial (IA) ha supuesto toda una revolución tecnológica desde que la informática hizo su aparición. Dicen los expertos que tal es así que va a cambiarlo todo, y de hecho, ya lo está haciendo. 

 

Desde hace apenas unos pocos años, casi nada se sustrae ya a la inteligencia artificial. La podemos encontrar en multitud de facetas, en los móviles, la banca (que por ejemplo puede determinar si nos concede un crédito o no), los videojuegos, los ordenadores, la atención al clientes, en lossistemas de reconocimiento facial (que utilizan aeropuertos y fuerzas de seguridad), en microsegmentación (anuncios u ofertas personalizados que recibimos a través de nuestras redes sociales o mientras navegamos por internet).  


No todos los expertos se ponen de acuerdo para definir qué es la inteligencia artificial porque está en plena evolución. Pero básicamente se podría decir que se trata de un algoritmo (conjunto de instrucciones o reglas matemáticas) cuya finalidad es intentar   imitar la inteligencia humana mediante un software (robot) que ponga en práctica una tarea que se le dicta. Sin embargo, aunque puede parecerlo a simple vista, no es un programa informático ya que este consiste en una lista de órdenes que se le mete al ordenador para que las lleve a cabo cuando hay tal o cual petición del usuario utilizando el programa. En este caso, esta máquina no piensa, ejecuta. La IA va mucho más allá.  


Por lo que supone la IA una revolución es porque no recibe órdenes para obtener un resultado. Es el propio software (robot) quien se las apaña para obtener los resultados. Es decir, la IA evoluciona y actúa lo mismo que nuestro cerebro que cuando al nacer está prácticamente a cero y vamos aprendiendo a medida que adquirimos experiencias con el tiempo y la práctica. 




Su desarrollo es el siguiente: primero aprende a realizar una tarea (procesar fotos, datos, etc) y distinguir unos de otros. Después viene la práctica, el entrenamiento, así, que cuantos más datos procese y reciba para contrastar mejor. Pero en todo este proceso la IA trabajará sola, no va a recibir órdenes, no hay programa que le diga los pasos que tiene que llevar a cabo. Simplemente, se le van a entregar los datos de entrada. Por último, desarrollará la tarea para la que se le ha diseñado de forma autónoma.  


A grandes rasgos, las IAs se clasifican en cuatro tipos: sistemas que piensan como humanoscomo por ejemplo las redes neuronales artificiales. Sistemas que actúan como humanoscomo los robots. Sistemas que usan la lógica racionalcomo los sistemas expertos, y sistemas que actúan racionalmentecomo los agentes inteligentes. 


De esta forma, hoy día, mediante el aprendizaje a fondo (con grandes cantidades de datos), reconociendo patrones en los datos y el procesamiento del lenguaje humano ya podemos encontrar IAs realizando todo tipo de tareas, desde computadoras que juegan al ajedrez (“pensando” por sí mismas), automóviles que conducen solosasistentes virtualesatender un servicio de atención al cliente, chatear en una red social (chatbotscapaces de mantener una conversación como un humano)ofrecer ayudareconocer rostrosinterpretar fotos, o predecir el movimiento del precio de las acciones en la Bolsa.  


Pero esta tecnología sigue avanzando a pasos de gigante y se sostiene que dentro de muy poco es posible que sea una IA quien nos haga las entrevistas de trabajo y determine quien es el mejor candidatos, quien detecte enfermedades, descubra tratamientos, sea el motor de una operación a corazón abierto o de soluciones al problemas como el cambio climático. 


¿Amenaza o reto hacia el futuro? 


Ya en tiempos de Aristóteles o Leonardo Da Vinci los sabios han intentado convertir en reglas la mecánica del pensamiento humano y revertirlo en máquinas que se comportasen como estos.  


Sin embargo, no fue hasta 1936 que se inicia el lento proceso de la inteligencia artificial modernaEsta fue uninventóAlan Turing, el experto matemático que descifró los códigos secretos nazis de la mítica máquina Enigma que describía lo que era un algoritmo informático y un ordenador 





En 1950 formalizó el inicio de la Inteligencia Artificial con suTest de Turing, una pruebaque consistía en determinar si las respuestas llevadas a cabo mediante este provenían de un ser humano o una máquina convenientemente preparada o “inteligente”. No fue hasta 2014 que por primera vezuna IA superó el Test de Turing. 


Pero el término de inteligencia artificial tal y como se conoce hoy se empezó a utilizar en 1956 con desarrolladores como John McCarthy, Newell, Simon o Marvin Minsky. 


Pero el verdadero empuje a la inteligencia artificial, a un nivel prácticollegó cuando comenzaron a aparecer ordenadores potentes y más asequibles, al incremento en los volúmenes de datos soportados (big data)los algoritmos avanzados, y mejoras en el poder de cómputo y el almacenaje. 


Ética, privacidad y seguridad


Desde sus primeros pasos, la inteligencia artificial ha evolucionado para brindar muchos beneficios específicos a todas las industrias pues existen docenas de formas de aplicar esta teoría, en función del tipo de IA o las tareas que se pretenden acometer 


Sin embargo, como casi no podía ser de otro modo, esta alta tecnología también tiene sus detractores en aquellos que consideran que esta puede representar un peligro real para la Humanidad pues si estas super máquinas pueden llegar a controlar, y controlan,  centrales nucleares, el suministro de luz, los misiles.....también podría ser que un día las IAs se vuelvan demasiado listas, tomen el control y decidan que los humanos no somos necesarios e intenten destruirnos.  




En contra de estas teorías “catastrofistas” de mentes como las de Hawking, Minsky, Gates, Musk, etc, están los que consideran que las máquinasal menos a día de hoy, no tienen una inteligencia generalistay que tampoco se ha logrado que tengan sentido común.


Sólo disponen dinteligencias específicaspotentes, eso si, para realizar tareas muy concretas y en ocasiones muy complejas que superan la eficiencia de la inteligencia humana pero que sin embargo nunca responden a la pregunta de ¿y eso por qué?. 


Otro dato en contra es que además de suponer toda una revolución para infinidad de aplicacioneslas IAs también tienenla capacidad de hacer cosas poco éticas. Uno de los últimos ejemplos es el DeepfakeEste era capaz de falsificar vídeos cambiando unos rostros por otros, o se manipulan los labios para hacer decir cosas falsas a un político o un líder opiniónA simple vista era casi imposible de distinguir 


Otro ejemplo ha sido el de un generador de texto con IA llamado GPT-2Sus creadores se dieron cuenta al poco tiempo que esta había aprendido por su cuenta acrear noticias falsas o fake news. Teniendo en cuenta que una IA puede estar generando textos las 24 horas del día, esto podía ser una bomba. Decidieron no sacarlo al mercado.  


La ética y seguridad en la inteligencia artificial es pues un debate abierto. De hecho, el propio Elon Musk, junto a otros expertoshan fundadoOpenAI, una iniciativa que tiene como objetivo crear sistemas de IA que beneficien a la Humanidad, y no puedanrevelarse contra ella (algo que ya había planteado en su época el visionario de la ciencia ficción y “padre” de las leyes de la robótica Isaac Asimov). 




Los intereses comerciales priman muchas veces sobre las consideraciones éticaspor eso, el reto futuro para las IAs será el de salvaguardar la privacidad y protección de unos usuarios que hoy comparten voluntariamente sus datos con todo tipo de aplicaciones y servicios.  


Objetivo: dominar el mercado


Las IAs son ahora mismo un enorme negocio que se estima mueve unos 190.000 millones de dólares incluyendohardware, software y otros servicios alrededor de esta  tecnologíaPero la inversión en inteligencia artificial no deja de incrementarse día a día. 

 

Este lucrativo negocio en torno a los datos se lo disputan, entre otrosgigantes tecnológicos comoAmazon, Google, Facebook, Microsoft e IBM, pero se tiene constancia, y así lo afirma rotundamente el Gobierno chino, que las empresas de este país serán las que dominen la inteligencia artificial en 2030 con unas inversiones muy fuertes en este área. 

 

De hecho, en el campo de las IAs ya hay empresas chinas consolidadas como Baidu, Alibaba, Huawei, ZTE. UBTECH, DJI y Tencent, pero recientemente se han unido otras emergentes como MegviiiCarbonXMobvoi y SenseTimeunicornios, startups como Didi, Chuxing y Xiaomi. 


Por tanto, la segunda economía más grande del mundo se ha convertido ya en un competidor global importante en el uso de la inteligencia artificial y sigue empujando y apostando por ello. 

 

 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos. La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época. Dalí El rupturismo de los “ismos” Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico. Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estétic

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos. A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial. Escriba egipcio El escriba egipcio, una casta especial E l escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto  capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar  utilizando varios tipos de escritura  ( como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado. Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y s u atuendo era tan simple  como una  falda hecha

“LA MAJA DESNUDA” DE GOYA: ¿QUIÉN FUE EN REALIDAD?

En la historia del arte pocas representaciones de un desnudo femenino han suscitado tantas interpretaciones, sobre la modelo y quién encargó el cuadro, como “la maja desnuda” de Goya. Todo parece indicar que el todopoderoso Godoy fue quién mandó realizar el cuadro para su disfrute personal, y no precisamente de la duquesa de Alba, sino de su joven amante, Pepita Tudó. La "maja desnuda" de Goya Un cuadro bajo sospecha Desde hacía siglos en la pintura se habían realizado desnudos femeninos, pero siempre con un trasfondo mítico o religioso. No fue sino hasta Goya que este representó a una mujer desnuda sin más, con una pose audaz, mirando directamente al espectador, y del natural.  Más aún, es la primera obra de arte, que se conozca, en la cual aparece pintado el vello púbico femenino, lo cual resalta el erotismo de la composición. Se conoce con certeza quién pintó “la maja desnuda”, Francisco de Goya, pero no quién realizó el encargo al artista aragonés