Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Antonio Pérez

LA PRINCESA DE EBOLI Y TERESA DE JESÚS, DOS CARACTERES FRENTE A FRENTE

Imagen
Ana de Mendoza, además de ser considerada una de las damas más hermosas de la corte española, fue una de las mujeres más inteligentes de su época.
Fue uno de los personajes más singulares del reinado de Felipe II, aunque poco se sabe de los entresijos que rodearon la vida de esta enigmática princesa.
Un matrimonio ventajoso
Ana de Mendoza y de la Cerda (1540-1592), que llegó a ser princesa de Éboli,duquesa de Pastranaycondesa de Mélito, era hija única y pertenecía a una de las familias castellanas más poderosas de la época: los Mendoza.
Con doce años es casada con el aristócrata portugués Ruy Gómez de Silva (príncipe de Éboli y que en esa fecha contaba treinta y seis años) por recomendación del príncipe Felipe, futuroFelipe II de España, de cuya corte era ministro y tenía gran relevancia.
Los compromisos de Ruy motivaron su presencia en Inglaterra junto al príncipe Felipe, quien se casaba allí con María Tudor, por lo que en los cinco primeros años de matrimonio apenas estuvieron tre…

¿ES CERVANTES "EL CABALLERO DE LA MANO EN EL PECHO" DE EL GRECO?

Imagen
Es uno de los cuadros más famosos creados por el pintor cretense, pintado hacia 1580 en su primera etapa española.
La identidad del “Caballero” es desconocida, pero las interpretaciones son diversas. Una de ellas apunta incluso al famosos escritor Miguel de Cervantes.
El retrato
Se ha escrito mucho sobre el origen de esta pintura, sobre la identidad del caballero y lo que podría significar su mano derecha posada sobre el pecho, incluida la lectura masónica.
Este retrato sobre fondo neutro (óleo de82 cm x 66 cm), que se exhibe en el Museo del Prado de Madrid desde 1834,engrosó las Colecciones Reales gracias a una donación de la viuda del duque del Arco, gentilhombre de cámara, caballerizo y montero mayor de Felipe V, que lo tenía en su finca de recreo situada en el Pardo (Madird).
El cuadro nos muestra a un caballero contemporáneo de El Greco (siglo XVI) con la mano derecha en el pecho, con los dedos anular y corazón juntos,lo que produce un efecto estético de delicadeza y sensibilidad…