Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Juana la loca

CARLOS DE AUSTRIA: ¿UN PRÍNCIPE MALDITO, O EL HIJO DÍSCOLO DE FELIPE II?

Imagen
El primer hijo de Felipe II es uno de los máximos exponentes de las consecuencias de la endogamia practicada porla Casa de los Habsburgo. Solo tenía cuatro bisabuelos, cuando lo normal es tener ocho,

Su muerte fue aprovechada por los enemigos de su padre para propiciar leyenda negra de su padre acusándole de haberle mandado asesinar. 
Una infancia difícil
Carlos de Austria, el hijo de Felipe II y su primera esposa María Manuela de Portugal, nació en Valladolid un 8 de julio de 1545.
Cuando contaba quince años de edad se le proclamó príncipe de Asturias, pero siempre se caracterizó por su complexión débil y enfermiza, no en vano, sus padres eran primos por partida doble (Carlos en lugar de tener 8 bisabuelos y 16 tatarabuelos, como es lo habitual, solo tenia 4 bisabuelos y 6 tatarabuelos, debido a la cosanguinidad de su familia).
Su desarrollo físico fue también deficiente a causa de haber enfermado de malaria a los 11 años, una plaga que asoló la Corte y afectó al joven,quizás más vuln…

LA VIDA FAMILIAR DE ISABEL LA CATOLICA

Imagen
Tuvo cinco hijos a los que no veía con demasiada asiduidad, pero se encargó de que su educación fuera esmerada. La muerte de su heredero, Juan, fue un duro golpe que no superó, al igual que la de su hija Isabel y su nieto Miguel que rompían su sueño dinástico.

Como mujer, Isabel también sufrió de celos al lado de su esposo Fernando el cual, como cualquier príncipe de la época, disfrutaba de correrías e infidelidades con total inmunidad.
Retrato de una reina
Cuentan los cronistas de Isabel la Católica que era alta, de piel muy blanca y de porte majestuoso. Que tenía los ojos claros, de un azul verdoso, y que su mirar era muy gracioso y honesto. Su pelo era rubio, entre rojizo-dorado y cobrizo (rasgo que heredaron sus hijas Juana y Catalina), aunque con los años se le fue oscureciendo hasta volverse casi negro.
Los escritores de entonces no se cansan de ponderar su hermosura, que según ellos no tenía rival en su tiempo, su honestidad, su ponderación y su autodominio.
Pedro Mártir de Algle…

EL TESORO DE LA REINA JUANA I: LA HISTORIA DE UN EXPOLIO

Imagen
Ya en la Edad Media existía un fuerte deseo de atesorar los más variados objetos de lujo por parte de la monarquía, la nobleza y el clero para expresar su poder.
Joyas, tapices y vestidos eran las formas de arte que representaban el estatus de los poderosos por encima de las pinturas, que no adquirieron valor de colección hasta el Renacimiento.
El joyel de la reina católica
La riqueza y el boato de la que hicieron gala los Reyes Católicos superó con creces a la de otras cortes europeas de la época.
La importancia del guardajoyas de Isabel de Castilla se hace patente con ocasión del matrimonio de sus hijos a los cuales les regala lo más selecto de su ajuar.
A la esposa de su hijo Juan, Margarita de Austria, por ejemplo, le obsequia con una serie de joyas que según la relación “son tales y en tanta perfección y de tanto valor que los que las han visto no vieron otras mejores”.
En el año 1500 entrega también a su hija Maria, reina de Portugal, otra espléndida colección de joyas de oro,…

JUANA "LA LOCA": LA REINA SIN ROSTRO

Imagen
Doña Juana I, reina de España, es una figura que permaneció en el olvido durante siglos, a pesar de haber sido uno de los monarcas españoles que más tiempo ciñó la corona.
Fueron los literatos y artistas plásticos del romanticismo los que resucitaron su figura en el siglo XIX a partir de lo que se consideró un dato cierto: su locura de amor.
Parecidos poco razonables
Hasta Carlos I, y sobre todo hasta Felipe II, los palacios de la monarquía española carecían casi por completo de cuadros o esculturas, a excepción de algunos de temática religiosa. No había tradición ni gusto por el retrato. Sí abundaban por el contrario los tapices. Éstos se enrollaban y con suma facilidad se transportaban de un lugar a otro y llenaban de colorido, y no sólo desde el punto de vista estético, las frías paredes de los caserones reales.
Por ello, en la Corte de los Reyes Católicos no abundaban los retratistas, pero en un determinado momento se decidió la contratación de especialistas como Juan de Flandes y…