Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Porcelana del Buen Retiro

LA GUERRA DE LAS PORCELANAS

Imagen
Desde que en Europa occidental se tuvo noticia de la existencia de la porcelana de oriente y sus delicadas formas en la Edad Moderna, siempre estuvo interesada en imitarla.
A partir de entonces se inicia una carrera frenética por conocer el secreto de la composición de estas piezas e iniciar una producción propia.

En busca del arte secreto

Serán Florencia y Venecia en el siglo XVI quienes inicien el camino de la fundación de fábricas para la elaboración de porcelanas. Les seguirán en el XVII y XVIII Delft, Proven y Moustiers. Después vendrían Vincennes y Sèvres que serían las que más se aproximarían a los productos orientales con las denominadas porcelanas tiernas o blandas (producto intermedio entre la loza y la porcelana auténtica).
Sin embargo, existía un problema importante: no se había descubierto el elemento principal que otorga consistencia a las piezas: el caolín. 
En 1760 Carlos III funda en España la Real Fábrica del Buen Retiro en Madrid, como prolongación de la napolitana de Ca…

LAS REALES FÁBRICAS: MANUFACTURAS DE LUJO SÓLO PARA UNOS POCOS

Imagen
Con la llegada de la dinastía Borbón a España, en el siglo XVIII, se empezará a aplicar el modelo francés de lasReales Fábricas.
Muchas de manufacturas reales se dedicaban a la fabricación de objetos de lujo para el consumo, en primer lugar, de los propios palacios reales.
Fábricas de lujo para consumo propio
Lasmanufacturas realesfueron instalaciones industriales que se crearon por iniciativa de los monarcas absolutos durante el Antiguo Régimen como una medida proteccionista de la política mercantilista.
Estas manufacturas reales trataban, por un lado, de ofrecer trabajo a los ciudadanos, y por otro, proteger la producción y el comercio del propio país, sobre todo de objetos de lujo pues de no ser así se habrían comprado en el exterior, con lo que la balanza de pagosse desequilibraba.
Se perseguía pues no sólo el autoabastecimiento de productos de lujo por parte de los propios monarcas para sus palacios, sino que las clases altas imitasen las costumbres del rey y así obtener un públ…