Ir al contenido principal

DUGUAY TROUIN: LA ÚLTIMA VÍCTIMA DE TRAFALGAR

El Duguay-Trouin fue uno de los buques franceses participantes en la batalla de Trafalgar, una de las batallas navales más importantes del siglo XIX.

El navío fue apresado en la propia batalla por los ingleses quienes lo tuvieron en su poder hasta 1949, fecha en la que quisieron devolverlo a Francia, pero al no aceptar estos lo hundieron en alta mar.


Una batalla que bien vale una plaza en Londres

La batalla de Trafalgar tuvo lugar frente a las costas del cabo Trafalgar (Vejer de la Frontera, Cádiz), en octubre de 1805, en el marco de la tercera coalición entre Reino Unidos, Austria, Rusia, Nápoles y Suecia para intentar derrocar a Napoleón Bonaparte del trono imperial y disolver la influencia militar francesa existente en Europa.

En dicha batalla naval, considerada como una de las más importantes del siglo XIX, se enfrentaron los aliados Francia-España (al mando del vicealmirante francés Pierre Villeneuve y del teniente general español Federico Gravina) contra la coalición británica al mando del vicealmirante Horatio Nelson.

En el espacio de dos horas que duró la batalla, Francia perdió doce de sus dieciocho barcos, con 2.218 muertos,1.155 heridos y unos 500 prisioneros capturados por los ingleses. Solo un tercio de los 15.000 franceses participantes en la batalla volvieron un día a Francia. Inglaterra sufrió en Trafalgar 449 muertos (entre los que, además de Nelson, estaban trece de sus mejores oficiales) y 1.241 heridos. La victoria consolidó el liderazgo de la armada británica en todos los mares. España perdió diez de los quince barcos con los que luchó, con un total de 1.022 muertos (entre ellos Churruca y Gravina, este meses después a causa de las heridas recibidas allí), 1.383 heridos y unos 2.500 prisioneros, del total de 12.000 españoles que intervinieron en la batalla. Pero esta derrota además significó para España el alejamiento como potencia colonial y marítima, ya que tardaría varias décadas en recuperarse de este duro golpe.

La mayoría de los barcos españoles y franceses que habían sido apresados por la flota británica fueron llevados a Gibraltar. Esa noche se desató una tormenta; algunos barcos no pudieron aguantar, como el Santísima Trinidad, y se hundieron con heridos y todo dentro, otros, pudieron llegar a las costas del golfo de Cádiz.

El caso es que la insubordinación y los despropósitos de Villeneuve (intentó huir casi sin presentar batalla) hizo que la coalición franco-española perdiese la batalla frente a Nelson, quién fue tenido desde entonces como un héroe nacional y la batalla recordada en una famosa plaza inglesa (Trafalgar Square) construida para conmemorar dicha victoria.

El Duguay Trouin

En el fragor de la batalla de Trafalgar, el comandante francés Dumanoir, en un acto de cobardía, huye con su barco, el Formidable, junto a tres más: el Mont-Blanc, mandado por Lavillesgris; el Duguay-Trouin, mandado por Touffet y el Scipion, mandado por Berenguer. Estos cuatro barcos huidos (todos franceses) fueron apresados por la flota británica doce días después de la Batalla de Trafalgar, cuando intentaban ganar la costa francesa a la altura de cabo Ortegal. Posteriormente, Dumanoir manifestó no haber visto la orden del Almirante de la flota de “dirigirse al fuego” debido a la humareda reinante.

Lo cierto es que el Duguay-Trouin, navío de línea francés de 74 cañones construido en 1800, fue apresado por los ingleses, que le pusieron el nuevo nombre de HMS Implacable de la Marina Real Británica.

Tras su retirada del servicio (con pabellón inglés), fue guardado junto con el HMS Victory hasta 1949. En este año los ingleses pretenden devolverlo a Francia ante la imposibilidad de mantenerlo junto al Victory (por el coste económico que esto implicaba en la economía de postguerra), pero el gobierno francés se niega a aceptarlo y, ante personalidades de ambas potencias, es hundido en el Canal de la Mancha.

Como curiosidad, mencionar que al acto de hundimiento de Duguay-Trouin no fue invitada España, la tercera gran potencia implicada en la batalla de Trafalgar.

Y este fue el triste y deshonroso final que tuvo este navío 150 años después de su construcción y de haber combatido en tan importante batalla, aún habiendo sido derrotado, por lo que se le ha considerado la última víctima de Trafalgar.

Otros buques españoles capturados en la batalla de Trafalgar tuvieron suertes distintas al navío francés Duguay-Trouin, ya que si este fue mostrado como trofeo durante siglo y medio junto al Victory, el Bahama, por ejemplo, acabo sus días en la lejana isla de Midway desempeñando la ingrata labor de buque prisión, y el San Ildefonso paso a ser buque de recepción en Portsmounth hasta su desguace en 1816.

   

Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…