Ir al contenido principal

CAILLEBOTTE O EL MANEJO MODERNO DE LA PERSPECTIVA

Caillebotte fue un prolífico pintor de temas contemporáneos, vistas urbanas e interiores, paisajes  campestres, bodegones, retratos, desnudos y escenas fluviales.

En sus obras plasma el realismo pictórico con una amplia riqueza de colores y en muchas de sus pinturas urbanas exageradas y profundas perspectivas.

Plaza de Europa
 Pintor y mecenas

Gustave Caillebotte (París, 19 de agosto de 1848-Gennevilliers, 21 de febrero de 1894) fue pintor, coleccionista, mecenas y organizador de exposiciones.

Aprobó el examen de admisión a la Escuela de Arte, pero no permaneció por mucho tiempo, el academicismo le ahogaba, y creó su propio taller ya que su fortuna personal, bastante importante, le permitía consagrarse desahogadamente a su pasión por la pintura.

Puente de Europa

 Conoció y entabló amistad con los impresionistas del París de la época e incluso participó en cinco exposiciones de los impresionistas. En la segunda exposición impresionista (1876) presentando ocho pinturas, incluída “Los acuchilladores de parqué”, siendo considerada esta «vulgar» por la crítica, y probablemente esta fue la razón por la cual la obra fue rechazada por los jueces del Salón.

Autorretrato
 Pero siempre ha sido más conocido como mecenas que como pintor. Durante su breve carrera utilizó su fortuna para convertirse en un mecenas significativo, especialmente de sus amigos los impresionistas.

Como coleccionista, adquirió obras de pintores impresionistas de su tiempo, que a su muerte (falleció a la edad de 45 años) legó al Estado. Su colección, compuesta por más de setenta cuadros, entre los cuales están obras de Degas, Renoir o Monet así como Paul Cézanne, Berthe Morisot, Camille Pissarro y Alfred Sisley, contó con la oposición de varios artistas académicos, representantes del gusto de la Ecole des Beaux-Arts y del Salón Oficial. Tras grandes debates y polémicas, fueron aceptados treinta y ocho cuadros que constituyeron el núcleo del Museo de Luxemburgo. Estas obras fueron transferidas posteriormente al Louvre en 1928 y actualmente se encuentran en le Museo de Orsay.

Los acuchilladores
Después de que él legó su colección al Estado, esta se habría de convertir en la piedra angular de arte impresionista en los museos nacionales franceses. Pero el impresionante legado, que incluyó sólo dos de sus obras, eclipsó sus logros artísticos y contribuyó aún más a su oscuridad como pintor.

Su estilo

Caillebotte sigue siendo tal vez el menos conocido de los impresionistas franceses, debido quizás a que a que gracias a su fortuna no tenía necesidad de vender su arte por lo que pocos cuadros suyos  entraron en colecciones públicas. 

Caillebotte se enfocaba en pintar la realidad, tal cual como era y él la veía, sin aditivos ni teatralidad, como si fuera una fotografía. Sin embargo, también estuvo influenciado por sus amigos los impresionistas. En ocasiones su estilo y técnica varían considerablemente en su obra pictórica, como si estuviese buscando y experimentando, pero realmente sin apegarse a ningún estilo en particular.

En ocasiones, parece que tuviese cierta inclinación por el estilo de Degas, plasmando en sus obras un realismo con una amplia riqueza de colores (especialmente en sus cuadros con escenas interiores) y otras veces, comparte el compromiso impresionista de "realidad óptica" y emplea una paleta caracterizada por tonalidades pasteles y una pincelada suelta similar a la de Renoir y Pissarro.

En cualquier caso el estilo de sus lienzos es de perspectivas sesgadas y temas modernos.

Caillebotte pintó muchas escenas domésticas y familiares, también retratos e interiores. En gran parte de sus pinturas están retratados los miembros de su familia (como en Joven en su ventana de 1875; Los naranjos  de 1878; o Retratos en el campo de 1875).  También plasmó escenas de personas cenando, jugando a cartas, tocando el piano, leyendo, o cosiendo haciéndose eco de las costumbres cotidianas de la clase alta de su época.

Sus pinturas de campo utiliza una suave técnica impresionista cercana a Renoir (en contraste con las pinceladas más sombrias y lisas de sus pinturas urbanas) para expresar una naturaleza tranquila del campo, los paseos en barco, en la quietud de los riachuelos, la pesca, la natación, o en escenas domésticas en torno a la residencia familiar (Remero con sombrero de1877); Paseo en bote de 1874).

No obstante, las obras más conocidas de Caillebotte son sus pinturas del París urbano (El puente de Europa de 1876; Hombre en el balcón de 1880; La plaza de san Agustín de 1877), siendo la más famosa, apreciada y reproducida, Calle de París, día lluvioso, también conocida como La plaza de Europa, en tiempo lluvioso de 1877. En estas, utilizará una característica distintiva: exageradas y profundas perspectivas inusuales.










Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…