Ir al contenido principal

EL PICASSO MÁS ERÓTICO, SENSUAL Y PORNOGRÁFICO

Pintura y erotismo son dos elementos inseparables y fundamentales en la creación artística de Pablo Picasso.

La exploración artística del cuerpo femenino por parte del pintor malagueño comenzó ya desde su etapa de juventud.

El aseo
El Picasso erótico

A Picasso (1881-1973) se le ha considerado el artista más heterosexual del siglo XX y los críticos han señalado que la mayoría de su trabajo posee elementos eróticos porque su creatividad fue motivada por un impulso sexual.

Las experiencias eróticas de Picasso empezaron cuando apenas contaba entre 10 y 14 años en La Coruña, donde tuvo sus primeros romances.

Poco después de familia de Picasso se traslada a Barcelona donde a su padre le había nombrado profesor. Será en esta ciudad donde el joven Pablo no sólo se iniciará en sus estudios de arte sino también en el ambiente lúdico.

Con apenas dieciséis años viaja a Madrid para continuar con sus estudios, pero también se va a convertir en un apasionado de la vida nocturna, los cafés y los burdeles.

Antes de cumplir los veinte años Picasso se va a vivir a Paris, donde entrará en contacto con la vanguardia del arte en primera persona, así como con sus grandezas y sus miserias, las juergas, el sexo y la prostitución.

El beso
 El arte no es casto

Picasso desnuda la sexualidad de forma explícita y va a afirma que "el arte nunca es casto", lo que da una idea clara de la razón de ser de su creación artística en el terreno erótico.
  
En los años 20 Picasso muestra la imagen sexual de la mujer como una fuerza monstruosa y brutal. Las cabezas tienen connotaciones sexuales y las analogías están patentes.

En  la década de los 30 Picasso su obra estuvo muy influenciada por su amante Marie-Thérese Walter a quien pinto de todas las maneras posibles. Mostrará una nueva concepción formal y colorista debido a que su amante le va a inspirar una nueva perspectiva en cuanto al retrato femenino se refiere. La deleitación erótica en la pintura de Picasso en estos años va a ser, según los críticos, es, de las mejores dentro de su producción sobre el tema.

Mujer con pulpo
En los años 50 y 60 Picasso produjo numerosas obras sobre temas como el beso, el abrazo, el coito y la bestialidad. Se aproximó a ellas de diferentes maneras, pero con una característica: pasó de ser testigo a ser partícipe en las escenas. A él se dirigen las miradas y los actos. Es un voyeur abierto, que no se esconde. Es el director de escena.

En los 70 se hace patente la angustia de la vejez. Muestra en sus obras infinidad  de veces al pintor Edgar Degas en el papel de voyeur imperturbable (en un rincón, en un espejo, en un marco o en un busto). Cierra el ciclo donde lo empezó. En sus últimos años de vida, el pintor malagueño aumenta su producción artística con elementos de la sexualidad, sobretodo expresados en el mundo de las parejas.

Las mujeres de Argel
Un dato curioso sobre ello es que pocos días antes de su muerte en 1973, Picasso exhibió algunas de sus obras y la crítica los calificó como un "viejo sucio" y pornográfico pues mostraba tanto a parejas copulando como a mujeres orinando.

Estampas japonesas

Las estampas eróticas japonesas del siglo XIX tuvieron influencia en la obra de temática sexual de Picasso 8el artista tenía una colección privada de estas estampas que en la actualidad se encuentran en manos de sus herederos). Esta influencia se puede apreciar en el primer período donde realiza apuntes y dibujos más próximos a las estampas japonesas que a la iconografía occidental.

Uno de los ejemplos más claros de esta influencia es el dibujo erótico 'Mujer y pulpo', realizado en Barcelona en 1903.





Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…