Ir al contenido principal

IMPRESIONISMO: UNA VANGUARDIA NO SÓLO MASCULINA

El Impresionismo nació como reacción rebelde al academicismo de la Francia de finales del siglo XIX, pero donde no sólo tuvieron cabida los hombres, sino también mujeres que rompieron barreras.

Sus exposiciones supusieron un hito en el arte ya que mostraron la independencia del artista con respecto a las instituciones académicas y su vinculación directa con el público y el mercado.

Marie Bracquemond
El principio

El impresionismo fue un movimiento artístico nacido de la pintura vanguardista de pintores independientes que quisieron desvincularse del academicismo imperante en el París de finales del siglo XIX, pero que más tarde, se extendería a otros campos de las artes como la música, la literatura, la escultura, el cine o la arquitectura.

La pintura impresionista fue bautizada con este apelativo precisamente por un comentario despectivo de un crítico de arte a la obra de Claude Monet “Impresión, sol naciente”.

Berthe Morisot
 El nombre se generalizó rápidamente para denominar las obras de los jóvenes artistas independientes entre los que estaban: Camille Pizarro, Edgar Degas, Pierre-Auuste Renori, Paul Cézanne, Alfred Sisley o Berth Morisot, entre otros.

La principal característica e innovación de la pintura impresionista era la de plasmar a grandes rasgos la “impresión”, la fugacidad y el instante, sin reparar en la identidad de las formas, en superficies borrosas y vaporosas difuminando y mezclando colores intensos reflejando la luz.

Mary Cassatt
 Los expertos sitúan en los cuadros de los paisajistas ingleses de la primera mitad del siglo XIX (Mallord, Turner, Constable...) las bases sobre las que se asientan las bases de la pintura impresionista.

En definitiva, los impresionistas buscarán un lenguaje nuevo en la pintura que les llevará a captar escenas cotidianas de su tiempo tanto urbanas como al aire libre.

Por el buen camino

El grupo primigenio de los impresionistas franceses empezaron poco a poco a ser conscientes de que formaban un grupo con iguales objetivos que defender.

Eva Gonsaléz
Al principio, su pintura no sólo no fue entendida, sino que fue contundentemente rechazada por los miembros, la crítica y el público del Salón Oficial de París. Por ello, comenzaron a  fraguar su primera aparición pública en una exposición independiente para darse a conocer como grupo. A tal fin, intentaron también atraer a otros artistas jóvenes (pintores, escultores y grabadores) y fundando una sociedad anónima para dar la sensación ante el público de ser una organización numerosa.

Resueltos a ser conocidos, por fin en 1874 organizan la primera muestra en los salones del fotógrafo Nada. En total participaron treinta y nueve pintores con más de ciento sesenta y cinco obras de las que diez eran de Degas, la mayor aportación individual del grupo, y entre las que estaba la ya legendaria Impresión: sol naciente de Monet que, dio nombre al grupo.

Victorine Meurent
Las exposiciones impresionistas

La actitud de rebeldía de los impresionistas no sólo fue a nivel estético, también rompieron con la oficialidad del mercado del arte al organizar sus propias exposiciones.

La de 1874 sería la primera, pero el grupo impresionista de París realizaría en total ocho entre los años 1874 y 1886, donde dieron a conocer sus trabajos al margen del Salón oficial controlado por la Academia de Bellas Artes francesa.

Estas exposiciones son consideradas un hito fundamental en la historia del arte moderno. Supusieron un paso fundamental en la independencia del artista con respecto a las instituciones académicas, pero también en la relación entre el artista, el público y el mercado ya que,  por primera vez, los pintores organizados en grupo exponían sus obras dándolas a conocer directamente a posibles compradores. Demostraron así que la organización era posible fuera de la tutela oficial.

Suzanne Valadon
Las exposiciones tuvieron lugar en distintos puntos de la ciudad de París. Camille Pisarro, fue el único pintor de los llamados impresionistas que participó en las ocho exposiciones de grupo. En total, fueron cincuenta y seis los pintores que participaron en las diversas ediciones de la muestra, aunque no todos al mismo tiempo.

La estética del Impresionismo se difundió rápidamente por toda Europa con notables ejemplos en todos los países donde arraigó. 
  
Las pintoras impresionistas

Pero hay otro grupo que, como ocurre con frecuencia, ha sido históricamente olvidado casi en su mayoría: las pioneras del impresionismo francés.

De entre estas, las más conocidas hoy día son Berthe Morisot y Mary Cassatt (norteamericana afincada en París), pero en el grupo hubo otras artistas que aún son todavía prácticamente desconocidas como: Marie Bracquemond, Eva Gonzalés, Suzanne Valadon, Victorine Meurent.

Ellas, no sólo estuvieron en diversas fases del movimiento, sino que expusieron sus obras al mismo tiempo que sus compañeros masculinos.

Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…