Ir al contenido principal

JOSÉ BENLLIURE: UN REFERENTE DE LA PINTURA COSTUMBRISTA VALENCIANA

Cultivó el retrato, la pintura de género y la religiosa, y una combinación de estas dos últimas, pero con un estilo muy personal.

Su producción de las tradiciones valencianas son hoy un valioso testimonio de la Valencia de la época y sus tipos característicos.



Monaquillos




Un talento precoz

José Benlliure Gil  (1855-1937) nació en Valencia en el seno de una familia de amplia tradición artística (su hermano Mariano fue escultor y su otro hermano, Juan Antonio, también se dedicó a la pintura).

El descanso en la marcha
Comenzó sus estudios artísticos a los doce años de edad en la Escuela de San Carlos, donde tuvo como maestro a Francisco Martínez Marqués.









Tras pasar una temporada en Madrid, y ante sus muestras de talento (consiguió la tercera medalla en la Exposición Nacional de 1876, la primera en 1877 y otra tercera en 1878), le ofrecieron en 1879 trasladarse a la Academia Española de Bellas Artes de Roma.










En Roma se contagió, como otros tanto pintores españoles afincados en Italia, de la fiebre artística protagonizada por los Macchiaioli.

Los “macchiaioli” fue movimiento pictórico que tuvo su germen en Florencia en la segunda mitad del siglo XIX y que aglutinaba a un grupo de jóvenes pintores que abogaba por una renovación antiacadémica de la pintura italiana. Los “macchiaioli” se oponían al Romanticismo y al Academicismo.

El carnaval de Roma






En esta época sus obras son de carácter costumbrista, de pequeñas dimensiones y con pincelada enérgica, abocetada en ciertos puntos y preciosista y minuciosa en otros. Representa, como los “macchiaioli” sucesos de lo cotidiano, lo social, costumbres populares que poco tenían que ver con la pintura academicista e histórica.






Palique y trago




En el año 1888 viajó a Argelia y después en 1897 a Marruecos, viajes que le inspiraran obras de contenido costumbrista de dichos países.

Perteneció a la Academia de San Fernando (Madrid), San Lucas (Roma), San Carlos (Valencia), Brera (Milán) y Munich y entre 1903 y 1913 fue director de la de Bellas Artes de España en Roma.





Autorretrato




Obras

Benlliure, dentro de la obra de género, plasmó los más diversos asuntos. Desde las de escenas militares, desprovistas en la mayoría de los casos del carácter heroico o moralizante característico, como por ejemplo El descanso en la marcha (Museo del Prado), hasta las escenas de la vida cotidiana especialmente valenciana. Estas últimas representan en la actualidad un valioso testimonio de la valencia de ayer. En sus lienzos aparecen tipos populares como "El Tío Andreu de Rocafort" o "El Tío José de Villar del Arzobispo", entre otros tantos personajes y escenas características.





El tío Andreu de Rocafort
Más tarde, aconsejado por el pintor italiano Domenico Morelli, realizó obras de temática religiosa de mayor calado. Un ejemplo de ello es su San Vicente Ferrer predicando sobre el juicio final o Cardenal romano.

Dentro de su pintura religiosa existe una parte de clara evocación fantástica y simbolista, reflejada en La barca de Caronte.

Combinando lo costumbrista con lo religioso también desarrolló obras como Oyendo misa, Misa en la Ermita, Monaguillos o El mes de María en Valencia (Pinacoteca Nueva de Munich).

Con el paso de los años las escenas pintorescas características del costumbrismo español cayeron en desuso. El público empezó a demandar cercanía y ver reflejado en los lienzos sus gentes y sus costumbres más sencillas, el día a día de la realidad cotidiana. Un buen ejemplo de esto es la representación que realiza en Palique y trago. En ella Benlliure consigue, sin estridencias decorativas ni concesiones formales, transmitir la verdadera esencia de la huerta valenciana y que el pueblo se identifique con ella.

En total su producción asciende a 66 cuadros.

Se distinguió asimismo como ilustrador de ediciones monumentales como la del Poverello de Asís de Antonio Torró Sansalvador y La barraca de Vicente Blasco Ibáñez.


Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos. La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época. Dalí El rupturismo de los “ismos” Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico. Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estétic

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos. A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial. Escriba egipcio El escriba egipcio, una casta especial E l escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto  capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar  utilizando varios tipos de escritura  ( como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado. Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y s u atuendo era tan simple  como una  falda hecha

“LA MAJA DESNUDA” DE GOYA: ¿QUIÉN FUE EN REALIDAD?

En la historia del arte pocas representaciones de un desnudo femenino han suscitado tantas interpretaciones, sobre la modelo y quién encargó el cuadro, como “la maja desnuda” de Goya. Todo parece indicar que el todopoderoso Godoy fue quién mandó realizar el cuadro para su disfrute personal, y no precisamente de la duquesa de Alba, sino de su joven amante, Pepita Tudó. La "maja desnuda" de Goya Un cuadro bajo sospecha Desde hacía siglos en la pintura se habían realizado desnudos femeninos, pero siempre con un trasfondo mítico o religioso. No fue sino hasta Goya que este representó a una mujer desnuda sin más, con una pose audaz, mirando directamente al espectador, y del natural.  Más aún, es la primera obra de arte, que se conozca, en la cual aparece pintado el vello púbico femenino, lo cual resalta el erotismo de la composición. Se conoce con certeza quién pintó “la maja desnuda”, Francisco de Goya, pero no quién realizó el encargo al artista aragonés