Ir al contenido principal

POMPEO LEONI, EL ESCULTOR DE EL ESCORIAL

Este escultor italiano del manierismo fue un especialista en la técnica del bronce y trabajó como retratista para los Carlos I y Felipe II.

A Pompeo Leoni se debe el conjunto escultórico del retablo mayor y los mausoleos del monasterio de El Escorial.



Grupo escultórico de Felipe II y su familia en El Escorial



Escultor renacentista

Hijo del también escultor Leone Leoni, Pompeo nació en Milán aproximadamente en 1533.

Durante años aprende de su padre los secretos de la escultura hasta que el 28 de septiembre de 1556 marchan los dos a España para trabajar al servicio de Carlos V.
Cuando desembarcó en España con la serie de retratos imperiales, la reina regente Juana de Austria le asignó un salario de 30 ducados al mes. Entonces, el escultor se dedicó a terminar las piezas que traía.

Emperatriz Isabel








Pero un duro contratiempo interrumpiría su trabajo. En 1558, en un proceso de la Inquisición, se le acusó de luteranismo, por lo que tuvo que pasar un tiempo recluido en un monasterio. Al quedar en libertad continuó con los trabajos, que no dio por acabados hasta 1564. 
Carlos V dominando el Furor

Además de colaborar con su padre en todos sus trabajos, Pompeo Leoni creó un taller en Madrid y realizó algunas otras obras individualmente. En 1570, ya confirmado como escultor de corte, llevó a cabo las esculturas que decoraron la celebración de la boda del rey con su cuarta esposa, Ana de Austria. También se encargó del pedestal para la urna que contenía las reliquias de san Eugenio, en la catedral de Toledo, y la estatua orante Juana de Austria, hermana de Felipe II, en las Descalzas Reales de Madrid (1574).


















Pompeo fue el más digno seguidor de su padre y continuo su obra, especialmente trabajando en España para la cortes de Carlos V y su hijo Felipe II.

Pero, sin duda, su trabajo más importante, junto a su padre, fue la realización de los retablos de El Escorial. Allí esculpió 27 esculturas para el Retablo Mayor y los monumentos funerarios para la Capilla Mayor de Carlos V y Felipe II. 

Su obra

Partiendo de la figura de Miguel Angel, Leone y Pompeo Leoni encarnaron la figura del escultor de corte de una manera excepcional, definiendo una imagen de la realeza caracterizada por la frialdad y solemnidad.

Los Leoni, constituyeron durante la segunda mitad del siglo XVI y los primeros años del XVII, el más importante foco escultórico de toda Europa.




Pompeo Leoni

El estilo de sus esculturas muestran la tendencia del manierismo lombardo italiano, y, aunque según los expertos no todas sus creaciones pueden clasificarse como obras maestras, en todas ellas su maestría de la técnica es absoluta. Sus creaciones tuvieron especial incidencia en la escultura castellana.

Pero a Pompeo Leoni se debe el conjunto escultórico más importante llevado a cabo en España en el siglo XVI: el retablo mayor y los mausoleos del monasterio de El Escorial con esculturas de bronce. También participó en la realización del Mausoleo imperial, donde colaboraron Miguel Leoni, Juan de Arfe y Baltasar Mariano. Esta obra está compuesta de dos grupos, uno encabezado por Carlos V y otro por Felipe II.






Juana de Austria
Durante once años (1579-1590) Pompeo Leoni y los demás escultores, trabajaron en las quince figuras de bronce que integran el grupo escultórico de El Escorial. Pompeo Leoni esculpió en su totalidad los enterramientos reales situados a ambos lados del presbiterio de la basílica.

Concebidos como grupos orantes, en el lado del evangelio aparece Carlos V con su esposa la emperatriz Isabel y su hija doña María, acompañadas por las hermanas del emperador, doña Leonor y doña María. En el lado de la epístola se encuentra el de Felipe II, que aparece junto a sus cuatro esposas y el príncipe don Carlos.

Emplazados en un suntuoso marco de arquitecturas clasicistas de mármoles de colores, en contraste con la austeridad monocroma del resto del templo escurialense, los grupos orantes Carlos V y Felipe II dan un nuevo sentido a la imagen de los soberanos en contacto con la Divinidad y la Muerte, configurando mediante unos recursos clasicistas y unos caracteres máximos de distanciamiento y frialdad una visión majestuosa y solemne del tema de la muerte.



Felipe II

Pompeo Leoni tuvo gran influencia en la escultura española de la época, fue maestro de su hijo Miguel Ángel y de otros escultores y orfebres como Juan de Arfe, Millán Vimercado, Baltasar Mariano, Antón de Morales y Martín Pardo, los cuales colaboraron en los panteones imperial y real del Monasterio de El Escorial.

Otros monumentos fúnebres creados por Pomeo Leoni fueron: el Busto de Carlos V (en colaboración con su padre); El emperador Carlos V y el Furor (Museo del Prado); la estatua del sepulcro del inquisidor y arzobispo de Sevilla Fernando de Valdés  realizado entre 1576 y 1582 en alabastro en la Colegiata de Santa María la Mayor de Salas (Asturias); la del cardenal Diego de Espinosa, en Martín Muñoz de las Posadas (Segovia); también las estatuas funerarias de Francisco Gómez de Sandoval y Rojas y de su esposa, Catalina de la Cerda, duques de Lerma, en el convento de San Pablo de Valladolid, así como la del cardenal de Sevilla, Cristóbal Rojas, en la colegiata de Lerma (Burgos); Estatua orante del caballero Antonio de Sotelo y Cisneros (Iglesia de San Andrés, en Zamora); busto de Felipe II (Museo Metropolitanode Nueva York); Lauda de Pedro Dávila y Zúñiga y de María de Córdoba (Museo Arqueológico Nacional);  Cristo de las Mercedes (Valladolid), paso que se puede ver en la Semana Santa vallisoletana; la estatua de la emperatriz Isabel, en mármol de Carrara; la de María de Hungría, una en mármol y otra en bronce; la del príncipe Carlos de Austria, en plomo; la de Francisco Fernández de Liébana; y varias alabastro, jaspe, mármol y bronce de Felipe II.

Además, realizó algunas medallas, como la del primogénito de Felipe II, el príncipe don Carlos, y la de su preceptor Honorato Juan.

La obra de Pompeo Leoni ya anunciaba la llegada del Barroco.


Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…