Ir al contenido principal

CECILIO PLA: LA LUZ DEL MEDITERRÁNEO

Está considerado como el máximo exponente del modernismo en la pintura valenciana.

Su obra se caracteriza por la elegancia de sus composiciones y un dominio del color y del dibujo.




Trayectoria

Cecilio Plá y Gallardo (Valencia,1860-1934, Madrid), aunque estudió música por indicación de su padre, que era director de banda, sus inclinaciones derivaron hacia la pintura. En esta área, inició sus estudios en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos de Valencia y los continuó en Madrid, en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando. 






A los 20 años continua su formación viajando por Europa.


Se establece en Roma y luego recorrerá toda Italia, Francia y Portugal.



Desde Italia envía enseguida obras, la mayorí­a de ellas escenas de género costumbristas (en las que se nota la influencia de Mariano Fortuny), con las que participa en las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes y con las que consigue numerosos galardones como, entre otros muchos, una Medalla de Honor en la Exposición de Valencia de 1899, la de la Exposición Universal de París de 1900 y la de la Exposición de Valencia de 1910. Siguió participando en las nacionales durante toda su vida.

Cecilio Pla

En 1910 inició su carrera como docente en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando al frente de la cátedra de “Estética del color y procedimientos pictóricos”, que ejercería hasta su jubilación en 1931.

Su dedicación a la docencia es tan absorbente que su producción pictórica queda muy reducida. Su labor teórica se vio completada con la publicación del ensayo "Cartilla del Arte Pictórico".

En 1924 es nombrado académico de San Fernando, ejerciendo su magisterio notable influencia en los cí­rculos artí­sticos conservadores.





Producción y estilo

Está considerado el máximo exponente de la pintura modernista valenciana, sin embargo, Cecilio Pla fue capaz de combinar diferentes tendencias, desde el academicismo y costumbrismo de los primeros años, hasta el wagnerianismo y el lumimismo de las numerosas escenas de playa pintadas en Valencia. También posee óleos realizados en un estilo impresionista de gran audacia.

Su obra se caracteriza por una gran diversidad tanto en los temas (retratos femeninos, masculinos e infantiles, escenas costumbristas o populares, paisajes urbanos y rurales, interiores con luz natural y artificial y escenas en la playa).como en los soportes (utilizó para pintar todo tipo de soportes como papel, cartulina, cartón, lienzo) y las técnicas (óleo, gouache, acuarela, carboncillo, lápiz). 


En sus cuadros se aprecia una notable elegancia decorativa tanto en los ambientes burgueses como en las obras lúdicas y un dominio absoluto del dibujo y el color, especialmente la luz del mediterráneo, verdadera especialidad del artista.

Todo en sus obras se ve envuelto por el detalle, que se pierde en cierto modo cuando se traslada a grandes formatos, dentro de una atmósfera donde el silencio es envolvente tanto si los personajes están en frente o en pequeños grupos, como si están vueltos de espaldas.




Como decorador de interiores completó en solitario, debido al fallecimiento de Emilio Sala durante su realización, los murales de los salones principales del Casino de Madrid que había iniciado junto a su maestro. Otros lugares emblemáticos de la capital en los que intervino son el Círculo de Bellas Artes y el desaparecido Palacio de Medinaceli de la Plaza de Colón.









También fue ilustrador gráfico en varias revistas ("El apunte artístico", "La ilustración española y americana" "La risa" y "Blanco y Negro"). Su etapa más fecunda como ilustrador fue desde 1893 hasta el 1910. Utiliza una línea de dibujo muy precisa, aunque en los últimos años se aprecia la evolución del autor hacia trazos menos definidos y rasgos más amplios y desdibujados.

Muere en Madrid en 1934, consolidado como uno de los grandes maestros de la época.

Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…