https://temu.to/m/uj4o0x1fycl acg053563 https://temu.to/m/ek4ri64orv0 LEONOR DE AQUITANIA: LA REINA QUE DESAFIÓ A DOS CORONAS Ir al contenido principal

Entrada destacada

SEGUNDA GUERRA MUNDIAL: ANÁLISIS PROFUNO DEL IMPACTO Y LAS CONSECUENCIAS

La Segunda Guerra Mundial, un conflicto que se extendió desde   1939 hasta 1945 , es recordada como una de las confrontaciones más devastadoras de la historia humana.  El conflicto en cifras Un resumen en cifras de este cataclismo global sería el siguiente: Duración : 6 años, desde el  1 de septiembre de 1939  hasta el  2 de septiembre de 1945 . Países involucrados : Más de  30 naciones  participaron directamente, con muchas más afectadas indirectamente. Víctimas mortales : se estima que más de 80 millones de personas perdieron la vida, lo que representaba más del 2% de la población mundial de la época. Coste económico : Los costes financieros fueron astronómicos, ascendiendo a billones de dólares en daños y reconstrucción. Fuerzas militares : Millones de soldados fueron movilizados, con las mayores fuerzas pertenecientes a la Unión Soviética, Alemania, Estados Unidos y el Imperio Británico. Civiles afectados : La guerra no solo cobró la vida de combatientes, sino también la de civiles

LEONOR DE AQUITANIA: LA REINA QUE DESAFIÓ A DOS CORONAS

Leonor de Aquitania fue una de las mujeres más poderosas e influyentes de la Edad Media. Heredera de un vasto territorio que abarcaba el suroeste de Francia, se convirtió en reina consorte de Francia y luego de Inglaterra por sus matrimonios con dos reyes rivales: Luis VII y Enrique II. 

Fue madre de diez hijos, entre ellos dos reyes famosos: Ricardo Corazón de León y Juan sin Tierra. Participó en la segunda cruzada, se rebeló contra su segundo esposo, gobernó como regente en ausencia de su hijo y fue una gran mecenas de las artes y la cultura. 

Leonor de Aquitania


Una heredera codiciada

Leonor nació en Poitiers en 1122, como hija y heredera de Guillermo X, duque de Aquitania y conde de Poitiers, y de Leonor de Châtellerault. Su padre le proporcionó una esmerada educación, que incluyó el aprendizaje del latín, la música, la literatura, la caza y la cetrería. A los quince años, quedó huérfana y heredó el ducado de Aquitania, uno de los más ricos y extensos de Europa, que se extendía desde el Loira hasta los Pirineos.

Su belleza, su inteligencia y su riqueza, según afirman las fuentes, la convirtieron en una novia muy deseada por los nobles europeos. El rey Luis VI de Francia vio en ella la oportunidad de ampliar sus dominios y la casó con su hijo y heredero Luis VII en 1137. Así comenzó el primer matrimonio de Leonor, que duraría quince años y que estaría marcado por las diferencias de carácter y de intereses entre los esposos.

Una cruzada frustrada

En 1147, Leonor acompañó a Luis VII a la segunda cruzada, una expedición militar para recuperar Tierra Santa del dominio musulmán. Fue la primera y única reina consorte que participó en una cruzada, lo que demuestra su espíritu aventurero y su influencia política. Sin embargo, la cruzada fue un fracaso y estuvo llena de dificultades y conflictos.



Leonor se enfrentó al abad Bernardo de Claraval, el principal predicador de la cruzada, que la acusó de inmoralidad y de entrometerse en los asuntos militares. También tuvo problemas con su esposo, que no confiaba en ella y que la celaba por su supuesta relación con su tío Raimundo de Poitiers, príncipe de Antioquía. Además, sufrió las penurias del viaje, el asedio infructuoso a Damasco y el regreso por mar a Europa.


Luis VII de Francia


Una reina rebelde

A su vuelta a Francia en 1149, Leonor se sintió cada vez más distanciada de Luis VII, con quien solo había tenido dos hijas: María y Alix. El rey quería anular el matrimonio por consanguinidad, pero Leonor se negó a perder sus derechos sobre Aquitania. Finalmente, en 1152, el papa Eugenio III concedió la anulación por presiones políticas.

Poco después, Leonor sorprendió al mundo casándose con Enrique Plantagenet, duque de Normandía y conde de Anjou, que era once años menor que ella y que era el principal rival de Luis VII. Enrique era nieto del rey Enrique I de Inglaterra y aspiraba a recuperar el trono inglés que había usurpado Esteban de Blois. Con el apoyo de Leonor y de sus vasallos aquitanos, Enrique derrotó a Esteban y se convirtió en rey de Inglaterra en 1154. Así comenzó el segundo matrimonio de Leonor, que duraría treinta y cinco años y que estaría marcado por la ambición y la traición.

Una madre prolífica

Leonor tuvo ocho hijos con Enrique II: Guillermo, Enrique, Matilde, Ricardo, Godofredo, Leonor, Juana y Juan. Su hija Leonor de Plantagenet fue reina consorte de Castilla por su matrimonio con Alfonso VIII.

Todos ellos fueron educados por su madre, que les transmitió su amor por la cultura y su sentido de la independencia. Leonor se ocupó también de gestionar sus dominios en Aquitania y de intervenir en la política de su esposo, que gobernaba un vasto imperio que abarcaba Inglaterra, Normandía, Anjou, Maine, Turena y Aquitania.


Enrique II de Inglaterra


Sin embargo, el matrimonio se deterioró por las infidelidades de Enrique II, que mantuvo una larga relación con Rosamunda Clifford, una dama inglesa. Leonor se sintió humillada y traicionada por su esposo, que además pretendía controlar sus tierras y sus hijos. Por eso, en 1173, Leonor se rebeló contra Enrique II y apoyó la revuelta de sus hijos mayores, que reclamaban una mayor participación en el gobierno. La rebelión fracasó y Leonor fue capturada por su esposo, que la encerró en varios castillos ingleses durante dieciséis años.

Una regente respetada

Leonor recuperó su libertad en 1189, cuando murió Enrique II y subió al trono su hijo Ricardo Corazón de León. Ricardo tenía una gran estima por su madre, a la que nombró regente de Inglaterra durante su ausencia por la tercera cruzada. Leonor demostró su capacidad de gobierno al hacer frente a las amenazas externas y a las intrigas internas del reino. También negoció el rescate de su hijo, que había sido hecho prisionero por el emperador Enrique VI de Alemania.

Cuando Ricardo murió en 1199, Leonor apoyó la sucesión de su hijo menor Juan sin Tierra, frente a las pretensiones de su nieto Arturo de Bretaña. Leonor viajó por Francia para asegurar la lealtad de los nobles aquitanos a Juan y para defender sus territorios de las agresiones del rey Felipe II de Francia. También intervino en el conflicto entre Juan y el papa Inocencio III por el nombramiento del arzobispo de Canterbury.


Ricardo "corazón de león"


Una mecenas ilustre

Leonor no solo fue una gran política, sino también una gran amante de las artes y la cultura. Fue una de las impulsoras del amor cortés y del trovadorismo, dos movimientos literarios que exaltaban el amor idealizado y refinado entre un caballero y una dama. Protegió a varios poetas y músicos que cantaron sus alabanzas y las de sus hijos. También fomentó el arte románico y gótico en sus reinos, patrocinando la construcción y la decoración de iglesias, monasterios y palacios.

Leonor murió en 1204 en el monasterio de Fontevrault, donde se retiró tras la muerte de su hijo Ricardo. Fue enterrada junto a él y a su esposo Enrique II en la abadía. Su tumba muestra una escultura yacente que representa a Leonor con un libro abierto en las manos, símbolo de su sabiduría y su cultura. Su vida fue una fuente de inspiración para numerosos escritores, artistas e historiadores, que han retratado a Leonor como una reina excepcional que desafió a dos coronas.


Comentarios

Entradas populares de este blog

LA REVOLUCIÓN DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL: BENEFICIOS, DESAFÍOS Y PERSPECTIVAS

La inteligencia artificial (IA) ha dejado de ser solo un tema de ciencia ficción para convertirse en una realidad presente en todos los ámbitos. La IA tiene un enorme potencial en campos tan diversos como la industria y la medicina, pero también genera debates sobre su implementación. Revolución tecnológica     No cabe duda que la  inteligencia  artificial  (IA)  ha supuesto toda una revolución tecnológica desde que la informática hizo su aparición. Dicen los expertos que tal es así que va a cambiarlo todo,  y  de hecho, ya lo está haciendo.     Desde hace apenas unos pocos años, casi nada se sustrae ya a la inteligencia artificial. La podemos encontrar en multitud de facetas, en los móviles, la banca (que por ejemplo puede determinar si nos concede un crédito o no), los videojuegos, los ordenadores, la atención  al clientes , en l os   sistemas  de  reconocimiento  facial  ( que  utilizan   aeropuertos  y  fuerzas  de  seguridad ), en m icrosegmenta ción  ( anuncios u ofertas personal

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

https://ajestigie.com/link?z=4913003&var={SOURCE_ID}&ymid={CLICK_ID} En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos. A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial. Escriba egipcio El escriba egipcio, una casta especial E l escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto  capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar  utilizando varios tipos de escritura  ( como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado. Aunque realizaba su trabajo

MARGARET KEANE: LA PINTORA DE LOS OJOS GIGANTES

Margaret Keane es esencialmente una retratista al óleo cuyos personajes preferidos son mujeres, niños y animales domésticos. La característica principal de esta pintora estadounidense es que en todos sus cuadros los protagonistas aparecen con enormes y tristes ojos. Margaret Keane Historia de un vil engaño Margaret Doris Hawkins (Nashville, Tennesse, USA, 1927) siempre le gustó pintar grandes ojos en sus retratos. De pequeña era conocida en la iglesia local por sus bocetos de ángeles con grandes ojos. Se casó joven y en 1950 tuvo a su primer y única hija, Jane. El matrimonio no duró mucho. Tras su separación Margaret contraje nuevas nupcias en 1955 con un agente inmobiliario llamado Walter Keane. Su nuevo esposo vio en los cuadros de Margaret un filón y dejó su negocio para dedicarse    a vender estos en forma masiva en grandes almacenes, libros de cómic y revistas. Mientras, Margaret continuó perfeccionando su técnica, pero simplemente firmaba co