https://temu.to/m/uj4o0x1fycl acg053563 https://temu.to/m/ek4ri64orv0 MARÍA TUDOR: ENTRE LA LEYENDA NEGRA Y LA REALIDAD HISTÓRICA Ir al contenido principal

Entrada destacada

PATAGONIA: TESOROS NATURALES, HISTORIA CULTURAL Y DESAFÍOS AMBIENTALES

La Patagonia es una región vasta y diversa que se extiende por el extremo sur de América del Sur, compartida por Argentina y Chile.   Con una superficie de más de 1 millón de kilómetros cuadrados, es conocida por su naturaleza salvaje y paisajes que varían desde la imponente cordillera de los Andes hasta las es tepas y desiertos del este.  Riquezas naturales La Patagonia es una región de inmensa riqueza natural, destacando por su diversidad de ecosistemas y especies. Algunas de las riquezas naturales de esta zona incluyen: Flora y fauna : La Patagonia alberga cerca de  500 especies animales , incluyendo 400 aves, 60 mamíferos y una variedad de anfibios, peces y reptiles.  Además existen cerca de 2.500 especies vegetales, desde alga y líquenes hasta árboles frondosos como la lenga, coihue, alerce y ñirre.    Parques Nacionales y Reservas Naturales: La región cuenta con 16 Parques Nacionales en Argentina, además de numerosas reservas y áreas naturales protegidas, que son el hogar de una

MARÍA TUDOR: ENTRE LA LEYENDA NEGRA Y LA REALIDAD HISTÓRICA

 María Tudor fue la primera reina que reinó por derecho propio en Inglaterra, entre 1553 y 1558. Su breve y turbulento reinado estuvo marcado por el conflicto religioso, la guerra con Francia y el matrimonio con Felipe II de España. 

Su figura ha sido objeto de una intensa controversia histórica, que ha generado una imagen distorsionada y negativa de su persona y de su obra creando así algunos de los mitos y prejuicios que rodean a María Tudor.


María Tudor


Su infancia y juventud

María Tudor nació el 18 de febrero de 1516 en el palacio de Greenwich, como hija del rey Enrique VIII y de su primera esposa, Catalina de Aragón. Fue la única hija superviviente de este matrimonio, que duró veinticuatro años. Desde niña recibió una esmerada educación bajo la tutela de su madre. Aprendió a leer y escribir en latín, francés, español e inglés, así como nociones de música, danza, bordado y otras artes. También fue instruida en la fe católica, que profesó con devoción durante toda su vida.

María fue una niña inteligente, bella y graciosa, que gozó del cariño de sus padres y del respeto de la corte. Fue tratada como una auténtica princesa, con todos los honores y privilegios que le correspondían. Su padre la nombró princesa de Gales en 1525. También pensó en casarla con algún príncipe extranjero que fuera afín a sus intereses políticos. Entre los posibles candidatos estuvieron el emperador Carlos V, primo hermano de María; el rey Francisco I de Francia; el duque Alejandro de Médicis; o el infante Luis de Portugal.




Sin embargo, la vida de María cambió radicalmente cuando su padre decidió divorciarse de su madre para casarse con Ana Bolena, una dama de la corte que le había cautivado con sus encantos. Enrique VIII alegó que su matrimonio con Catalina era nulo e inválido por ser esta viuda de su hermano Arturo. Para conseguir la anulación papal, Enrique VIII inició un largo proceso judicial que se conoce como el caso del divorcio o la cuestión matrimonial.


La joven María Tudor


El papa Clemente VII se negó a conceder la anulación, presionado por Carlos V, que era sobrino de Catalina y protector del papado. Enrique VIII entonces rompió con Roma y se proclamó jefe supremo de la Iglesia de Inglaterra en 1534. Este acto supuso el inicio de la Reforma anglicana, que cambió la religión y la política del país.

María se opuso firmemente al divorcio de sus padres y a la ruptura con Roma. Apoyó a su madre en todo momento y se negó a reconocer a Ana Bolena como reina legítima ni a sus hijos como herederos al trono. Por esta razón, sufrió la ira y el desprecio de su padre, que la despojó de sus títulos y derechos y la separó de su madre. María tuvo que vivir en condiciones precarias y humillantes, sometida al acoso y al maltrato por parte del rey y sus ministros. Su salud se deterioró por el estrés y la depresión que padeció.

En 1536 murió Ana Bolena, ejecutada por orden del rey bajo falsas acusaciones de adulterio e incesto. Ese mismo año murió también Catalina de Aragón, tras seis años de destierro y abandono. María perdió así a las dos personas más importantes de su vida: su madre y su rival. Su situación mejoró ligeramente cuando Enrique VIII se casó con su tercera esposa, Jane Seymour, que simpatizó con María y trató de reconciliarla con su padre. María aceptó finalmente reconocer a su padre como jefe de la Iglesia y renunciar a su legitimidad como princesa, a cambio de ser restituida en la sucesión al trono, tras su hermanastro Eduardo, hijo de Jane Seymour.

En 1543 Enrique VIII se casó con su sexta y última esposa, Catalina Parr, que también fue amable con María y la animó a participar en la vida de la corte. María recuperó parte de su prestigio y de su felicidad, y se dedicó a sus aficiones culturales y religiosas. También entabló una buena relación con sus hermanastros, Eduardo y Isabel, hijos de Ana Bolena. Sin embargo, su padre nunca le perdonó del todo su rebeldía y su fidelidad al catolicismo. Enrique VIII murió en 1547, dejando el trono a su hijo Eduardo VI, que tenía solo nueve años de edad.


Matrimonio con Felipe II


Su reinado

Eduardo VI fue un rey débil y enfermizo, que estuvo bajo la influencia de sus tutores y consejeros, que eran partidarios de la Reforma protestante. Bajo su reinado se llevaron a cabo cambios radicales en la religión y la política del país, que afectaron a la liturgia, la doctrina, el clero y las propiedades eclesiásticas. Estos cambios provocaron el descontento y la resistencia de muchos sectores de la población, especialmente de los católicos.

María se mantuvo fiel a su fe católica y se negó a aceptar las innovaciones religiosas impuestas por su hermano. Por esta razón, sufrió la persecución y el hostigamiento por parte del gobierno, que intentó obligarla a renunciar a sus creencias y a someterse a la autoridad del rey. María se refugió en sus posesiones de East Anglia, donde contaba con el apoyo de sus vasallos y de sus parientes continentales.

En 1553 Eduardo VI murió sin descendencia, a los quince años de edad. Antes de morir, modificó el testamento de su padre y nombró como sucesora a su prima Juana Grey. Juana Grey era una joven culta y piadosa, pero también una ferviente protestante. Su nombramiento fue un intento de evitar que el trono pasara a manos de María, que era la heredera legítima según la ley.

Sin embargo, el pueblo inglés no reconoció a Juana Grey como reina legítima y se levantó en apoyo de María. La rebelión fue encabezada por los nobles católicos del norte y del este del país, que proclamaron a María como reina en varias ciudades. María marchó desde Norfolk hasta Londres, donde fue recibida con júbilo por las multitudes. Juana Grey fue depuesta tras solo nueve días de reinado y encerrada en la Torre de Londres. María entró triunfalmente en la capital el 3 de agosto de 1553 y fue coronada en la abadía de Westminster el 1 de octubre del mismo año.


María Tudor


María se convirtió así en la primera reina que reinó por derecho propio en Inglaterra, bajo el nombre de María I. Su reinado supuso un cambio radical respecto al anterior, ya que María se propuso restaurar el catolicismo como religión oficial del país y reconciliarse con Roma. Para ello, revocó las leyes religiosas promulgadas por su padre y su hermano y restableció la autoridad papal sobre la Iglesia inglesa. También devolvió las propiedades eclesiásticas que habían sido confiscadas o vendidas durante la Reforma anglicana. Además, persiguió y castigó a los líderes protestantes que se opusieron a sus medidas o que intentaron subvertir el orden establecido. Entre los ejecutados estuvieron el arzobispo Thomas Cranmer, los obispos Hugh Latimer y Nicholas Ridley, o la propia Juana Grey.

Estas acciones le valieron el apodo de “Bloody Mary” (María la Sanguinaria) por parte de sus detractores protestantes, que difundieron una imagen negativa y cruel de la reina. Sin embargo, hay que matizar que María no actuó por maldad o capricho, sino por convicción y deber. María creía que el catolicismo era la única religión verdadera y que su misión era salvar las almas de sus súbditos de la herejía y el infierno. Además, actuó de acuerdo con las leyes y las costumbres de su época, que castigaban con la pena de muerte a los que se rebelaban contra la autoridad del rey o de la Iglesia. María no fue más cruel ni sanguinaria que otros monarcas de su tiempo, como su padre Enrique VIII o, su hermana Isabel I.

Otro aspecto importante de su reinado fue su política matrimonial y exterior. María se casó en 1554 con Felipe II de España, hijo del emperador Carlos V y heredero de un vasto imperio. Este matrimonio fue muy impopular entre los ingleses, que temían perder su independencia y su identidad nacional bajo la influencia española. Sin embargo, María se casó por amor y por conveniencia, ya que veía en Felipe a un aliado político y religioso, así como a un posible padre de sus hijos. El matrimonio fue desigual y desdichado, ya que Felipe pasó poco tiempo en Inglaterra y no mostró mucho afecto por su esposa. Además, el matrimonio no tuvo descendencia, a pesar de los falsos embarazos que sufrió María.


Tumba de María Tudor


La alianza con España implicó también la participación de Inglaterra en la guerra contra Francia, que era el principal rival de España en Europa. Esta guerra fue desastrosa para Inglaterra, que perdió el último territorio que le quedaba en el continente: Calais. La pérdida de Calais fue un duro golpe para el orgullo y la economía ingleses, y supuso el fin de la presencia inglesa en Francia desde la Guerra de los Cien Años.

María murió el 17 de noviembre de 1558, a los cuarenta y dos años de edad, víctima de una fiebre y una infección. Su muerte fue llorada por sus partidarios católicos y celebrada por sus enemigos protestantes. Fue enterrada en la abadía de Westminster, junto a su abuelo materno, Enrique VII. Su epitafio rezaba: “Aquí yace María, reina de Inglaterra, hija legítima del rey Enrique VIII”.

Su legado

El legado de María Tudor ha sido objeto de una intensa controversia histórica, que ha generado una imagen distorsionada y negativa de su persona y de su obra. Su reinado ha sido juzgado con dureza y con prejuicios por parte de los historiadores protestantes, que han enfatizado sus fracasos y sus crueldades, y la han comparado desfavorablemente con su hermana Isabel I, a quién se tilda de reina exitosa y admirada.

Sin embargo, María Tudor también tuvo logros y virtudes que merecen ser valorados. Entre ellos se pueden destacar:


María Tudor


  • Fue la primera reina que reinó por derecho propio en Inglaterra, abriendo el camino para otras reinas posteriores, como Isabel I o Victoria.
  • Fue una mujer culta e inteligente, que hablaba varios idiomas y tenía conocimientos de música, literatura, historia y teología.
  • Fue una mujer valiente y decidida, que luchó por defender sus derechos y sus creencias frente a las adversidades y las presiones.
  • Fue una mujer piadosa y caritativa, que se preocupó por los pobres y los enfermos, y que fundó varios hospitales y colegios.




  • Fue una mujer leal y generosa, que mantuvo una buena relación con sus hermanastros Eduardo e Isabel, a pesar de sus diferencias religiosas.
  • Fue una mujer amante y fiel, que se casó por amor con Felipe II y que le apoyó en sus proyectos políticos.
  • Fue una mujer reformista y modernizadora, que intentó mejorar la administración, la justicia, la economía y la educación del país.

Por ello, se puede hablar de que María Tudor fue una reina controvertida e incomprendida, que ha sido víctima de una leyenda negra creada por sus enemigos. Su reinado fue breve y turbulento, pero también tuvo aspectos positivos e interesantes que merecen ser reconocidos.

Su figura ha sido reivindicada y revalorizada por algunos historiadores recientes, que han tratado de mostrar su verdadero carácter y su legado. María Tudor fue una mujer de su tiempo, que actuó según su conciencia y su deber. Fue una reina católica en una Inglaterra protestante. Fue una reina medio española en una Inglaterra inglesa. Fue una reina mujer en una Inglaterra de hombres. Fue, en definitiva, una reina singular y excepcional.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA REVOLUCIÓN DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL: BENEFICIOS, DESAFÍOS Y PERSPECTIVAS

La inteligencia artificial (IA) ha dejado de ser solo un tema de ciencia ficción para convertirse en una realidad presente en todos los ámbitos. La IA tiene un enorme potencial en campos tan diversos como la industria y la medicina, pero también genera debates sobre su implementación. Revolución tecnológica     No cabe duda que la  inteligencia  artificial  (IA)  ha supuesto toda una revolución tecnológica desde que la informática hizo su aparición. Dicen los expertos que tal es así que va a cambiarlo todo,  y  de hecho, ya lo está haciendo.     Desde hace apenas unos pocos años, casi nada se sustrae ya a la inteligencia artificial. La podemos encontrar en multitud de facetas, en los móviles, la banca (que por ejemplo puede determinar si nos concede un crédito o no), los videojuegos, los ordenadores, la atención  al clientes , en l os   sistemas  de  reconocimiento  facial  ( que  utilizan   aeropuertos  y  fuerzas  de  seguridad ), en m icrosegmenta ción  ( anuncios u ofertas personal

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

https://ajestigie.com/link?z=4913003&var={SOURCE_ID}&ymid={CLICK_ID} En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos. A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial. Escriba egipcio El escriba egipcio, una casta especial E l escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto  capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar  utilizando varios tipos de escritura  ( como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado. Aunque realizaba su trabajo

MARGARET KEANE: LA PINTORA DE LOS OJOS GIGANTES

Margaret Keane es esencialmente una retratista al óleo cuyos personajes preferidos son mujeres, niños y animales domésticos. La característica principal de esta pintora estadounidense es que en todos sus cuadros los protagonistas aparecen con enormes y tristes ojos. Margaret Keane Historia de un vil engaño Margaret Doris Hawkins (Nashville, Tennesse, USA, 1927) siempre le gustó pintar grandes ojos en sus retratos. De pequeña era conocida en la iglesia local por sus bocetos de ángeles con grandes ojos. Se casó joven y en 1950 tuvo a su primer y única hija, Jane. El matrimonio no duró mucho. Tras su separación Margaret contraje nuevas nupcias en 1955 con un agente inmobiliario llamado Walter Keane. Su nuevo esposo vio en los cuadros de Margaret un filón y dejó su negocio para dedicarse    a vender estos en forma masiva en grandes almacenes, libros de cómic y revistas. Mientras, Margaret continuó perfeccionando su técnica, pero simplemente firmaba co