Ir al contenido principal

KONSTANTIN MAKOVSKY, DE PINTOR “VAGABUNDO” A RETRATISTA DE MODA

Makovsky sobresalió con sus pinturas idealizadas del pasado ruso así como con sus retratos de la aristocracia y alta burguesía.

También formó parte del grupo de los Peredvizhniki, un grupo de pintores rusos que se asociaron para formar una cooperativa en contraposición a las restricciones estilísticas que les imponía la Academia.

Autorretrato
Los primeros años

Konstantín Yegórovich Makovsky (1839-1915) nació en Moscú y fue el mayor de los cuatro hijos de un pintor aficionado, Yegor Ivanovich Makovsky y de una compositora de música.

En 1851 Konstantin ingresó en la Escuela de Pintura, Escultura y Arquitectura de Moscú, donde se convirtió en el mejor estudiante, consiguiendo numerosos premios. En esos años, sus obras tenían un marcado estilo romanticista ya que se vieron influidas por maestros como Karl Bryullov y Vasily Tropinin. 

En 1858 Makovski entró en la Academia Imperial de Artes de San Petersburgo. Dos años después ya participaba en las exposiciones de la Academia con obras como El curador de los ciegos (1860) y Agentes del falso Dimitry matan al hijo de Boris Goudnov (1862). 

Niños huyendo de la tormenta
En 1863 Makovsky, junto con los otros 13 estudiantes, optaba a la Gran Medalla de Oro de la Academia, pero se negó a pintar sobre el tema set en la mitología escandinava (“revuelta de los catorce”). Se quedó sin diploma y finalmente dejó la institución.

Los Peredvízhniki

Peredvízhniki ("Los Ambulantes", o "Los Vagabundos" o "Los Itinerantes") es el nombre de una sociedad cooperativa de pintores rusos de la década de 1870 que desarrolló en sus obras el realismo crítico, iniciado en la década anterior por otros artistas.

Este grupo (“Sociedad de Exposiciones de Arte Ambulant”) se formó como protesta
contra las restricciones de la Academia Imperial de las Artes. Fue esta una organización
sumamente importante en la historia del arte ruso, en lo que se refiere a la
democratización de la pintura, ya que su ideología también se basaba en el crecimiento
del amor al arte en la sociedad. Para ello, trasladaban sus cuadros llevándolos a las
provincias, lo que acercó el arte a miles de personas de un amplio sector del pueblo ruso.

El heroe Iván Suani
Durante las dos primeras décadas de la existencia de esta sociedad de los ambulantes, esta fue dirigida por el retratista Ivan Kramskói. Makovsky fue uno de sus fundadores.

Los Peredvízhniki cultivaron diversos géneros pictóricos: desde el retrato, hasta el paisaje, sin embargo, el género que prevaleció fue  el costumbrista, representando hábitos y usanzas de la época y la vida de las diferentes capas sociales, que incluían desde los campesinos hasta la vanguardia estudiantil y los intelectuales rusos de espíritu revolucionario.

En 1871 tuvo lugar la primera exposición del grupo y la última en 1922. La sociedad perduró más de medio siglo, pero fue entre 1870 y 1880 cuando gozó de su mayor prestigio y popularidad.

Arenques
En este contexto, en1873, Makovski pintó el famoso cuadro“Los niños huyendo de la tormenta”, "El funeral en el pueblo" (1872), y otros en los que reflejó a la gente común, sus angustias y alegrías.

Hacia mediados de la época de los setenta Makovsky viajó a Egipto y Serbia. El resultado de estas visitas fueron pinturas como “Los mártires búlgaros”, con la que recibió el reconocimiento internacional, o “Regreso de la alfombra sagrada de La Meca a El Cairo” (1876) significando estas un cambio en su estilo. Ya no solo no intentó plasmar los problemas sociales sino que se centró en tipos exóticos y en espectáculo pintoresco para mostrar el lujo, las texturas, el brillo y el color de los objetos.

Los hijos de artista
Arte de salón

A principios de 1880 se inclinó por el retrato, convirtiéndose en uno de los retratistas de moda en Rusia (principalmente mujeres y niños), pero muy lejos de los rasgos psico-sociológicos de los lienzos de su época de pintor “itinerante”. Su estudio en la Plaza del Palacio fue muy popular entre el público. Ya que sus retratos idealizaban y embellecían al modelo con  ropa, telas y pieles costosas desarrollando un estilo elegante y glamuroso.

El éxito de estos cuadros de retratos fue tal que Makovsky realizaba exposiciones individuales con ellos tanto en Rusia como en el extranjero (de ahí que muchas de sus obras estén fuera de Rusia hoy día). De esa época son: "El banquete de la boda en la familia Boyar del siglo XVII" (1883), "Ceremonia del beso" (1895), “La elección de la novia del zar Alexei Mikhailovich” (1886), “El vestido de la novia hasta el altar” (1890), donde el artista describe cuidadosamente trajes,  accesorios y detalles de los ambientes en los que centra la obra con gran profusión de colores, bellos objetos y lujo.
El  traje ruso de la novia

También se dedico a la pintura histórica, mostrando un punto de vista idealizado sobre la vida rusa de las centurias precedentes, por lo que a menudo se le ha considerado como un representante del "arte de salón".

En la Exposición de París de 1889 recibió una medalla de oro por varias obras :“La muerte de Iván el Terrible”,  “El Juicio de París” y “Tamara y el demonio”.


Viuda

Durante esta época fue uno de los artistas más altamente apreciados y mejor pagados de Rusia, por lo cual muchos críticos le han considero un renegado de los ideales de crítica de los “Vagabundos”, aunque sin duda reconocen el valor artístico de su obra. Con el paso del tiempo otros estudiosos han empezado a considerar su obra como  precursora del impresionismo en Rusia.



Makovsky murió en Petersburgo en septiembre de 1915 víctima de un accidente de tráfico (su carruaje tirado por caballos fue atropellado por un tranvía eléctrico).  

Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…