Ir al contenido principal

MADAME DE LA FAYETTE: LA PRIMERA NOVELISTA HISTÓRICA DE FRANCIA

Su novela La princesa de Cléves se considera la primera novela histórica francesa y tuvo un enorme éxito por su realismo y tintes psicológicos.

En vida, publicaba sus novelas de forma anónima por los convencionalismos de la época.

Una aristócrata con pluma

Marie-Madeleine Piochet de la Vergne nace un 16 de marzo de 1634 en París (Francia) en el seno de una familia adinerada de la pequeña nobleza que se movía entorno al círculo real.

Al año siguiente de morir su padre, con apenas dieciseis años, Marie-Madeleine entró al servicio de la reina Ana de Austria (esta era hija de Felipe III de España y reina consorte de Francia por su matrimonio con Luis XIII) como dama de honor.

Al poco de entrar al servicio de la reina, tuvo la oportunidad de aprender italiano y latín de la mano del gramático y escritor Gilles Mènage (su tratado de los Orígenes de la lengua francesa se considera como el primer gran diccionario etimológico francés). Además, Mènage la va a introducir en los más importantes salones literarios de París. 

Con veintidós años, Marie-Madeleine se casará con un noble 18 años mayor que ella, François Motier, conde de Lafayette (nombre artístico con el que la conocerá la posteridad). Tras el enlace, la pareja se marchará a vivir a los dominios que el conde tenía en Auvernia. Allí Marie-Madeleine tendrá a sus dos hijos.

Sin embargo, Marie-Madelaine visitaba con frecuencia París, haciéndose un hueco en la corte e, incluso, abriendo su propio salón literario.

Marie-Madeleine, ahora ya más conocida como Madame La Fayette, va a recibir de sus contactos en la corte peticiones de escribir sus biografías y otros escritos.

Entretanto, su matrimonio se venía abajo, por lo que en 1659 se quedó a vivir definitivamente en París donde tres años después, anónimamente, publicaría su primera novela: La Princesa de Montpensier.

En esa época mantendría una estrecha amistad con Francisco VI, duque de La Rochefoucauld (aristócrata, militar y escritor,  conocido, sobre todo, por sus Máximas) quien presentó a Marie-Madeleine de La Fayette a los mejores escritores de la época (Racine, Boileau, etc).

En 1669, fue publicado el primer tomo de Zaïde, una novela hispano-marroquí editada con el seudónimo de Segrais, pero que era, hoy se sabe con certeza, de Madame de La Fayette. El décimo volumen de Zaide apareció en 1671, una novela que tuvo múltiples reediciones y traducciones, gracias, sobre todo, al prefacio de Huet.

La princesa de Cléves

No obstante, la novela más célebre y conocida de Madame de La Fayette va a ser La Princesa de Cléves, publicada anónimamente en marzo de 1678.

El tema de la novela trata sobre una mujer casada que se ve inmersa en una historia de amor reprochable para la sociedad, La acción tiene lugar entre octubre de 1558 y noviembre 1559 en la corte de Enrique II de Francia. Casi todos los personajes - excepto la heroína - son figuras históricas. Eventos e intrigas se desarrollan con gran fidelidad al registro documental.

La novela recrea la época con tanta precisión que no sólo fue un modelo narrativo para la novela realista posterior,  sino que hoy se la considera la primera novela histórica francesa. Además, contiene tintes psicológicos, es decir, que enfatiza la caracterización interior de sus personajes, sus motivos, circunstancias y acciones internas que nacen y se desarrollan a partir de las acciones externas.  

La obra obtuvo un éxito inmenso en su época. Tres de sus obras fueron publicadas a título póstumo: La Condesa de Tende (1718), Historia de Enriqueta de Inglaterra (1720) y Memorias de la Corte de Francia (1731).

Tras la muerte de su amigo La Rochefourcauld en 1680 y de su marido tres años después, Marie-Madeleine se vio obligada a llevar una vida menos activa que poco a poco se fue retirando de la vida mundana.

Murió el 25 de mayo de 1693.


Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…