Ir al contenido principal

LAS PINTORAS DEL MUSEO DEL PRADO

De las 1.300 obras expuestas por el Museo del Prado sólo seis han sido realizadas por mujeres: cuatro con autoría probada, y otras dos que todavía figuran con dudosa atribución. Las demás están en el almacén, la mayoría, o como mucho en el “Prado Disperso”.

Las que han conseguido que sus obras sean colgadas de las paredes de la pinacoteca nacional son: las italianas Sofonisba Anguissola y Artemisia Gentileschi y la flamenca Clara Peeters. 

Felipe II-Sofonisba Anguissola
La riqueza cultural del Prado

El patrimonio con el que contó el Museo del Prado en su fundación estaba integrado por la denominada Colección Real cuya formación se remonta al reinado de Isabel la Católica, aunque su verdadera vertebración se produce con los Austrias dado que Carlos I y su hijo Felipe II vinculan sus obras de arte a la Corona.

También ha sido importante e incesante el incremento de los fondos del Museo a través de donaciones y legados de particulares, así como de adquisiciones del propio Museo y nuevas adscripciones realizadas por el Estado.

En los primeros años del siglo XIX, y siguiendo el ejemplo europeo de la apertura pública de las grandes colecciones históricas, Fernando VII se aviene a destinar el inacabado edificio diseñado por Juan de Villanueva para la creación de un Real Museo de Pinturas y Esculturas (posteriormente Museo Nacional del Prado), que abrió por primera vez al público el 19 de noviembre de 1819.

Esta acumulación de colecciones, imposibles de albergar en su integridad en el edificio de Villanueva obligó, ya desde finales del siglo XIX, a depositar con carácter estable una gran parte de los fondos en instituciones públicas del Estado y representaciones diplomáticas en el extranjero; ese conjunto de obras se conoce como el Prado Disperso.


Isabel de Valois-Sofonisba Anguissola
Artistas olvidadas

La colección del Prado está formada por aproximadamente 7.600 pinturas, 1.000 esculturas, 4.800 estampas y 8.200 dibujos, además de objetos de artes decorativas y documentos históricos.

En la actualidad hay en exhibición algo más de 1.300 obras, el resto se reparte, más o menos a partes iguales, entre otros museos e instituciones (Prado Disperso) y los almacenes.

La pintura española, con casi 4.900 cuadros es la principal, más amplia y más valiosa colección con la que cuenta el Prado, y que existente hoy en el mundo. Le siguen la italiana y la flamenca (ambas con más de mil cuadros), la francesa (con más de trescientos), y finalmente la alemana, holandesa y británica ya a considerable distancia.

Sin embargo, cuando uno visita las salas de la pinacoteca, sorprende comprobar como en sus paredes la presencia de pinturas realizadas por mujeres es muy pobre, casi inexistente. 

Aunque si bien es verdad que muchas obras de pintoras han sido expuestas durante muchos años, no es menos cierto que ha sido porque la autoría se ha atribuido a otros pintores masculinos. Hoy tan sólo seis obras (dos con dudosa atribución) cuelgan de sus paredes de tres pintoras distintas, es decir, que por cada doscientas obras realizadas por hombres expuestas en el Museo, sólo una lo sería por una mujer.

Cabe también reseñar que en las adquisiciones que se han realizado en los últimos veinte años, prácticamente no se encuentra ninguna obra realizada por una mujer, salvo alguna miniatura adquirida pero no expuesta.

Nacimiento de San Juan-Artemisia Gentileschi
Las pintoras expuestas

La primera pintora por cantidad de obras expuestas que encontramos en el Prado es Sofonisba Anguissola (Cremona 1532/5 - Palermo 1625), cuyas obras se pueden ver en la Sala 56 del Museo.

Algunos autores señalan que probablemente las obras de Sofonisba Anguissola hoy cuelguen de las paredes del Prado porque anteriormente se atribuían a otros pintores de su época, como Sánchez Coello o El Greco.

No obstante, y aunque no sin cierta resistencia por parte del museo, en los últimos años, tras pormenorizados análisis y estudios, a Sofonisba se le han ido reconociendo algunas de sus obras, otra se sigue considerando como no atribuida y otra más y otra que sigue figurando otro autor aunque se menciona la posibilidad de que pueda ser de la artista italiana. 

Sofonisba Anguissola fue llamada por Felipe II para para ser dama y maestra de pintura de su tercera mujer, la jovencísima Isabel de Valois. Sofonisba pasa 15 años en la corte española y es autora de alguno de los retratos reales más notables de la época. europeas.

Pietro Manna-Lucia Anguissola
Las cuatro obras de Sofonisba Anguissola son: el retrato de Ana de Austria [P1284] y el del propio Felipe II,  [P1036] (uno de sus retratos mas famosos), que en la actualidad son considerados obras indiscutibles de Anguissola pero hasta fechas relativamente recientes han figurado adscritos a otros pintores de la época; Isabel de Valois portando el medallón con la efigie de Felipe II  [P1031];  y La infanta Catalina Micaela [P1139] (a pesar de que numerosos especialistas no dudan de la autoría de Sofonisba Anguissola en la cartela de esta obra continúa figurando la atribución de la autoría a Sánchez Coello aunque el texto de la cartela informa que "se ha propuesto también la autoría de Sofonisba Anguissola").

La otra pintora italiana que cuenta con obra expuesta es Artemisia Gentileschi  (Roma 1593-Nápoles 1654c), hija del pintor Orazio Gentileschi. Fue una artista de gran éxito en su época, tanto que fue la primera mujer en ingresar en la Academia del Dibujo de Florencia. Su obra expuesta: Nacimiento de San Juan  184 x 258cm. 1635 [P0149] Sala 7. El cuadro, que hasta fechas recientes no estaba expuesto, forma parte de la Colección Real desde finales del XVIII.

La flamenca Clara Peeters (Amberes 1594-1659) es la tercera agraciada con obra expuesta en el Prado. Fue una artista precoz que se especializó en bodegones y floreros. El Museo tiene cuatro obras de Clara Peeters, procedentes de la Colección Real, pero sólo una de ellas expuesta (las otras tres están en los almacenes del Museo). La obra expuesta:  Naturaleza Muerta 52 x 73cm. [P1620]. Sala 16b.

Clara Peeters-Bodegón

Pintoras en el almacén o con obra dispersa

Tambien en los depósitos del Prado y en el "Prado Disperso" hay obras realizadas por mujeres pintoras de diversas nacionalidades, escuelas y épocas. No obstante, no se puede decir que en estos se guarden tampoco una gran cantidad de cuadros llevados a cabo por mujeres. Si es cierto en cambio que varias de estas han estado en algún momento expuestas al público, y que de vez en cuando cubren huecos dejados por otras obras que el Museo cede a otras exposiciones.

Según datos facilitados por el propio Museo del Prado, en 2014 este tenía depositadas 3.310 obras, repartidas entre 278 instituciones, en su mayor parte en territorio nacional y el resto en delegaciones diplomáticas españolas en el extranjero. 

En España la pinacoteca tiene depositadas en Andalucía 419 obras, en Galicia, 325 y en Cataluña 267. Le siguen Castilla La Mancha (140), Aragón (114 obras), Comunidad Valenciana (105) y Canarias (101). Entre las comunidades autónomas con menor número de obras en deposito figuran Cantabria (3), Murcia (8) y Navarra (11).

Sin embargo, también se reconoce el muy deficiente control que se ha tenido sobre estos fondos hasta hace escasas décadas, hay incluso 885 piezas que permanecen en la actualidad ilocalizadas, en su gran mayoría (748) correspondientes a las colecciones heredadas del Museo de la Trinidad y del M. A. M., las cuales aun así suponen 540 menos que en 1978, cuando la Fiscalía General del Reino realizó el primer informe sobre los depósitos del Prado.

Anna von Echer van Muralt-Angelica Kauffmann
En el almacén hay por ejemplo obras de mujeres artistas como Sofonisba Anguissola: Retrato de Giovanni Battista Caselli, poeta de Cremona); Lucia Anguissola (hermana de Sofonisba): Retrato de Piero Mamma, médico de Cremona; Rosa Bonheur: Cabeza de león; Margarita Caffi: Rosal en flor y Florero; Angélica Kauffmann: Anna von Escher van Muralt ; Louisse de Liniers: Pájaros y Pájaros; Marietta Robusti:   Dama veneciana; Anna María Teresa Mengs : retrato de Antonio Rafael Mengs; Clara Peeters: Mesa; Catarina Ikens: Guirnalda con paisaje; Marguerite-Marie Benoit: Mujer joven en un río; Antoinette Brunet: Retrato de caballero; Sophie Lienard : Carmen Acuña y Davitte; Teresa Nicolau y Parody:   Jesucristo con la cruz a cuestas; y Artemisia Gentileschi: Triunfo de Baco.

Para más información sobre estas obras y artistas se puede consultar en la "Galería online" del Museo del Prado. Así mismo, también la web de la pinacoteca ofrece información sobre sus obras dispersas. En concreto, y en relación a las mujeres pintoras con obra en el "Prado Disperso" sobre Sofonisba Anguissola y su Retrato de Isabel Clara Eugenia, Elena Brockman y Llanos: Paso de una procesión en el claustro de San Juan de los Reyes de Toledo y Patio de un parador, Granada Cabezudo: Una mestiza, Margarita Caffi: Florero y Jarrón con flores, Fernanda Francés Mexias de Arribas: Jarrón de lilas. Adela Ginés y Ortiz (Madrid: El presidio, Casa de vecindad y Bodegón de frutas, Flora López del Castrillo: Galatea; Emilia Menassade: Recuerdos de otoño; Luisa de la Riva y Callol: Puesto de flores, Frutas de España y Uvas y granadas, Joaquina Serrano y Bartolomé(Fermoselle: El duque de MontemarRacimo de uvas  y  Una charra; Louise-Elisabeth Vigé-Lebrun; o Catarina Ikens: Paisaje dentro de una guirnalda.





Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…