Ir al contenido principal

EL MUSEO NACIONAL DE MUJERES ARTISTAS: UN ESPACIO PARA ELLAS

Es un museo único en el mundo. Se dedica a exponer las obras de mujeres, tanto en las artes visuales como interpretativas y literarias, de todos los tiempos.

Abrió sus puertas por primera vez en 1987 y cuenta con una colección de más de 3.500 pinturas, esculturas, obras literarias y arte decorativo.

Edificio dek NMWA
Por las artistas "olvidadas"

El Museo Nacional de Mujeres Artistas (NMWA) fue creado por el  matrimonio estadounidense Holladay, amantes del arte y sorprendidos por la no localización de nombres femeninos en la historia del arte, a pesar de que estos y sus obras existían.

Así, esta pareja decidió, debido al “olvido” histórico de las mujeres artistas, hacer que la base de su colección de arte fueran obras de mujeres, la cual se convertiría posteriormente en el núcleo de la exposición permanente del NMWA, con el objeto de traer a la luz pública los logros de las mujeres a través de la exposición e investigación de mujeres artistas de todas las nacionalidades y épocas.

Colección permanente y exposiciones

La colección permanente actualmente contiene obras de casi mil artistas. Entre las más antiguas está el Retrato de una noble, obra de Lavinia Fontana, realizado hacia 1580.

Retrato de una noble de Lavina Fontana
Pero hay otras muchas obras pictóricas de artistas anteriores al siglo XVIII como la Alegoría de América, (1730) de Rosalba Carriera; Bandeja de plata de Jorge III (1777) de Louisa Courtauld; Preludio a un concierto (1810) de Marguerite Gérard; La familia del conde de Gower (1772) de Angelika Kauffmann; el supuesto retrato de la Marquesa de Lafayette, de Adèlaide Labille-Guirard; El concierto (1633) de Judith Leyster; el supuesto retrato de la Señora Geoffrin;, de Marianne Loir;  Retrato de Madeleine Marie Agathe Renée de la Bigotière de Perchambault (1757) de Charlotte Mercier; Retrato de Olivier-Joseph Le Gonidec (1757); Láminas de la «Disertación sobre las generaciones de insectos y metamorfosis en Surinam» (1719) de Maria Sibylla Merian; Retrato de una mujer joven (1774) de Marie-Geneviéve; Bodegón con un pez y un gato de Clara Peeters; Rosas, convulvulus, amapolas y otras flores en una urna sobre una cornisa de piedra (1745) de Rachel Ruysch; La Virgen María con el Niño Jesús y San Juan Bautista, de Elisabetta Sirani;  y Retrato de la princesa Belozersky (1798) de Marie-Louise_Elisabeth Vigée-Lebrun.

Retrato de Beatrice Cenci de Elisabetta Sirani
Del siglo XIX, XX y XXI también se muestran obras de Cecilia Beaux, Rosa Bonheur, Jrennie Augusta Brownscombre, Mary Cassatt, Camille Claudel, Berthe Morisot, Sarah Miriam Peale, Lilla Cabot Perry, Lilly Martín Spencer, Lola Álvarez Bravo, Alice Bailly, Louise Bourgeois, Elizabeth Carlett, Louise Dahl-Wolfe, Lesley Dill, Elaine Freíd de Kooning, Sonia Delaunay, Dorothy Dehner, Eulabee Dix, Helen Frankehthaler, Nancy Graves, Grace Hartigan, Eva Hesse, Malvina Hoffmann, Frida Kahlo, Ida Kohlmeter, Käthe Kolwitz, Lotte Laserstein, Marie Laurencin, Doris Lee, María Montoya Martinez, Joan Mitechell, Gabriele Münter, Elizabeth Murria, Alice Nell, Louise Nevelson, Marina Núñez del Prado, Georgia O´Keeffe, Hollis Sigler, Jaune Quick-to-See Smith, Joan Zinder, Alma Woodsey Thomas, Suzanne Valadon o Marguerite Thompson Zorach.

Pero el NMWA no solo tiene una exposición permanente sino que celebra asiduamente exposiciones divulgativas sobre una artista en concreto o un tema relativo a las mujeres artistas.


El Museo Nacional de Mujeres Artistas (NMWA) está ubicado en Washington (Estados Unidos), en el 1250 de la Avenida de Nueva York y la Calle H NW.

Comentarios

Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…