Ir al contenido principal

AURELIANO DE BERUETE: EL PAISAJISMO COMO FILOSOFÍA DE VIDA

La producción pictórica de Beruete se centra exclusivamente en el paisaje, pintando siempre del natural fiel a la estética plenairista.

Su estilo evolucionó del academicismo, con trazos pesados y minuciosos a la pincelada suelta y vivaz del impresionismo.



Beruete por Sorolla
Hombre de letras y de política

Aureliano de Beruete (1845-1912) nació en Madrid en el seno de una familia acaudalada y de posición social alta.

Mientras cursa Derecho (se doctoró en Derecho Civil), entre 1864 y 1867, también acude a las clases de pintura de caballete del profesor Carlos Múgica e igualmente será copista en sus visitas al Museo del Prado.


Pero este inquieto artista en ciernes iniciará asimismo una carrera política en la década de 1870 como diputado electo en Cortes (llegó a ser diputado en las legislaturas de 1871 y 1872). Sin embargo, el Golpe de Estado de Pavía (1873) le hará retirarse definitivamente de esta labor para dedicarse desde entonces y hasta su muerte a pintar paisajes, coleccionar obras y escribir ensayos de arte.



Beruete el artista

En 1874 consigue entrar en la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid para formarse como pintor. Allí será alumno del afamado paisajista Carlos de Haes. Con él, iniciará, además, una amistad reforzada por los numerosos viajes plenairistas que comparten por la Sierra del Guadarrama y otras zonas de España.


En 1877 se casó con su prima María Teresa Moret y Remisa naciendo de esta unión un hijo llamado igualmente que su padre y quien años más tarde será el primer director del Museo del Prado que no era pintor.


Su holgada situación económica le va a permitir dedicarse de lleno a la pintura. Así, su carrera oficial y pública como pintor se inició en 1878, cuando llevó su obra "Orillas del Manzanares" a la Exposición Nacional de Bellas Artes, y obtuvo con ella una tercera medalla (en 1901 y 1904 obtuvo sendas segundas medallas).

También ese año acudió a la Universal de París (y a la de Viena en 1882 y Chicago en 1893, siendo además, fue jurado de las Universales de París de 1889 y 1900). Durante su estancia en la capital francesa el pintor Rogelio de Egusquiza le presentó a Martín Rico, quien le introdujo en los círculos de paisajistas plenairistas y le puso en contacto con la Escuela de Barbizon. Desde entonces, recorrió Europa (sobre todo Gran Bretaña y Países Bajos) y conoció de primera mano el Impresionismo, contando entre sus contactos personales a pintores como Claude Monet. 

Beruete también tuvo como amigos a otros famosos pintores españoles de la época. Además de 



Martín Rico, lo fue de Ramón Casas y de Joaquín Sorolla quien le pintó dos de sus mejores retratos y organizó en su palacete madrileño la primera exposición antológica del artista tras su repentina muerte.

En 1883 inicia su serie de ilustraciones para los Episodios Nacionales de Galdós. Para este escritor también recreó en un lienzo Orbajosa, la villa imaginaria creada por Galdós como escenario de su novela Doña Perfecta, cuadro que le regaló y que se conserva en la Casa-Museo del escritor en Las Palmas de Gran Canaria.


Expone en Buenos Aires (1904) y participa en la Exposición Internacional de Barcelona en 1907. Al año siguiente es nombrado miembro de la Hispanic Society de Nueva York.

Estilo

Fue un viajero incansable, tanto dentro como fuera de España, viajes que le inspirarían para pintar sus paisajes, aunque más asiduamente de los alrededores de Madrid y en especial en las cercanías de la sierra del Guadarrama.



Beruete lleva a cabo su dilatada producción directamente del natural (como alumno y seguidor de Haes, al principio toma apuntes del natural y luego finaliza la obra en su taller).


Los expertos califican su estilo como sobrio y realista, inspirado en el naturalismo velazqueño más sintético, aunque esto a partir de 1891 (su segunda etapa artística), abandonando así de forma definitiva el academicismo en la composición del paisaje de su maestro Haes.



Paradójicamente, a medida que su arte crece y se personaliza su pintura, disminuye la estimación por ella en las exposiciones a las que concurre.

Aún los expertos concluyen que en Beruete hay una tercera etapa, a partir de 1903. Un giro que le llevará definitivamente a la estética impresionista, circunstancia que se ha relacionado con su amistad con Darío de Regoyos.

Su pincelada de la primera época es precisa y académicamente más pesada, pero evoluciona hacia unas formas más fluidas, más cercanas al estilo impresionista en su última etapa. 

Los encuadres recogidos y apartados de sus primeras obras dieron paso con el tiempo a las composiciones abiertas y luminosas.


La plástica de Beruete y su visión del paisaje se ha asociado a la filosofía del regeneracionismo que impulsó la Institución Libre de Enseñanza de Madrid a la que estaba estrechamente vinculado (fue profesor allí y protector) y a la poética de la Generación del 98, a partir de la estética castellana y su historia.


Coleccionista y ensayista

Además de pintor de paisajes, Beruete fue un importante coleccionista de arte. Entre otras muchas importantes piezas, poseyó, por ejemplo, el dibujo que hizo Miguel Ángel para la "Sibila líbica" (hoy en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York) o "La expulsión de los mercaderes del templo", del Greco (Nueva York, The Frick Collection).

En los últimos años de su vida escribió algunos breves tratados sobre pintura y pintores, entre ellos una de las primeras monografías sobre Velázquez, cuya primera edición se hizo en París en 1898.


 






Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…