Ir al contenido principal

PÉREZ VILLAMIL: EL PAISAJISTA ESPAÑOL DEL ROMANTICISMO

Jenaro Pérez Villaamil es el paisajista del Romanticismo español por excelencia, y el que puso de moda la pintura de paisaje en la España del siglo XIX. 

Sus paisajes se caracterizarán por una neblina dorada que otorga un aspecto romántico a la composición, el empleo de figurillas para dar mayor vitalidad al conjunto y el recurso de una amplia perspectiva.

Iglesia de San Juan de los Reyes de Toledo
El paisaje en el románticismo

En España no había tradición paisajística, por cuanto que al llegar los corrientes románticas hubo un verdadero frenesí por buscar ejemplos fuera del país.

Tres fueron los influjos fundamentales que recibió el paisajismo romántico español: el británico, el francés y el de los Países Bajos.

No obstante, el paisaje español del romanticismo también tuvo sus propias características como fue el pintoresquismo, es decir, la presencia humana, de índole popular y costumbrista, aunque también va a estar presente en las composiciones la arquitectura y las vistas de interiores de grandes y amplias perspectivas. 

Asalto a la diligencia
Los paisajistas españoles

El más importante paisajista romántico fue Jenaro Pérez de Villaamil y d'Huguet (El Ferrol, 3 de febrero de 1807 - Madrid, 5 de junio de 1854).

Las obras de su primera etapa oscilaron entre la influencia de la pintura flamenca del siglo XVII y la francesa del XVIII pero siempre dentro de una constante paisajística de amplias perspectivas adornadas de figurillas populares y decorados muy al gusto del romanticismo, como las ruinas romanas.

Su segundo etapa se acerca a la paisajística británica (recibió el influjo de la pintura de paisaje británica en Sevilla, por medio del pintor escocés David Roberts) con predominio de las vistas con motivos arquitectónicos envueltos en románticos crepúsculos e interiores de monumentos (generalmente medievales) con atmósfera suave y poblados de personajes populares.

Castillo de Gaucin
Su técnica es empastada y el colorido cálido y brillante, envolviendo sus paisajes o sus interiores con una atmósfera vaporosa que dan la impresión de ambientes de ensueño.

Jenaro Pérez Villamil fue además pionero en España en la introducción de los temas orientalistas.
En 1845 obtuvo la primera cátedra de paisaje en España, en la Real Academia de Arte de San Fernando, de la que posteriormente sería director y académico de mérito. Fue también pintor de cámara de Isabel II.
En la plenitud de su fama, Villaamil falleció en Madrid en 1854, a los 47 años, sus restos reposan en la Sacramental de San Junto en Madrid.

Fue autor de una colección de litografías, publicadas en tres volúmenes en París entre 1842 y 1850, bajo el nombre genérico deEspaña artística y monumental” donde se recogían las vistas y la descripción de destacados monumentos españole.

Paisaje con ruinas antiguas
Junto a Jenaro Pérez Villamil, en el círculo de Madrid, hubo también otros destacados pintores del paisajismo romántico como Antonio de Brugada (1804-1863), Vicente Camarón (1803-1864; Fernando Ferrant (1810-1856); José María Avrial y Flores (1807-1891; Eugenio Lucas Velázquez (1817-1870); Juan Pérez Villaamil, hermano de Jenaro; Francisco de Paula Van Halen; José Brugada, hermano de Antonio, y Antonio Rotondo. Igualmente cultivaron un paisajismo de cierto corte romántico, ya en la segunda mitad del siglo XIX, Pablo Gonzalvo, Cecilio Pizarro, Vicente Poleró, Pedro Kuntz y Pedro Pérez de Castro. En el círculo sevillano: Manuel Barrón y Carrillo (1814-1884) y a Andrés Cortés. En Barcelona: Luis Rigalt (1814-1894), hijo de Pablo Rigalt; Francisco Javier Parcerisa (1803-1876) y Joaquín Cabanyes (1799-1876).

Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…