Ir al contenido principal

TINA BLAU: EL PAISAJE AUSTRIACO MÁS IMPRESIONISTA

La obra de Tina Blau está enfocada al paisaje con influencias del del impresionismo de la Escuela de Barbizon.

Es una figura indiscutible dentro del impresionismo austriaco al ser la introductora de innovaciones sobre la luz y ciertas características modernistas.




Aprendizaje

Tina Regina-Leopoldine Blau nació en Viena, Austria, en 1845. Su padre, que era médico en el Cuerpo Médico Militar Austro-Húngaro, apoyó enseguida el deseo de su hija por convertirse en pintor, no en vano él era aficionado a este arte. 

Así, entre 1969 y 1973, la joven Tina estudió, sucesivamente, con Antal Hanely, August Schaeffer y Lindenschmit, entre otros, en Munich.











Los veranos de 1873 y 1874 pasó los veranos en la colonia húngara de artistas de Szolnolnok. Más tarde, tuvo como maestro a Emil Jakov Schindler en la colonia de arte del castillo de Plankenberg, cerca de Neuleugbach.












Compartió estudio con su profesor Willhelm Lindenschmit de 1875 a 1876, pero aparentemente rompieron el arreglo después de una discusión.


Hizo su debut artístico en la Osterreichischen Kunstverein y también participó en la prestigiosa exposición Kunsterlhaus, en ambas ocasiones con buenas críticas y aclamación del público. Pero será mientras visitaba Munich en 1879, durante la Primera Exposición Internacional, cuando iba a descubrir las pinturas de la Escuela de Barbizón, que tanto influirían posteriormente en su obra.










Tina Blau procedía de una familia judia, pero en 1883 se convirtió al protestantismo para casarse un año después con Heinrich Lang, también pintor como ella pero especializado en caballos y escenas de batalla.

La pareja se trasladó a Munich y allí, en el año 1889, Tina abrió una escuela de pintura para mujeres donde les enseñó las técnicas del paisaje y las naturalezas muertas.










En 1890, se realizó su primera gran exposición individual en la Munich Kunstverein..
Cuando su marido murió en 1891 ella se pasó diez años viajando por Holanda, Francia, Hungria e Italia perfeccionando su estilo.

A su regreso, abrió un estudio en Munich, y en 1897, junto con Alga Prager, Rosa Mayreder y Karl Fedem, fundó La "Wiener Frauenakademie", una escuela de arte para mujeres, donde enseñó hasta 1915.



Tina Blau




Tina Blau murió el 31 de octubre de 1916 en Viena de un paro cardiaco a la edad de
71 años.










Obras

Aunque la Escuela de Barbizon ejerció una notable influencia en su obra, finalmente Tina Blau evolucionó hacia el impresionismo, convirtiéndose en uno de los principales exponentes de este estilo en Austria.

A lo largo de su vida ella realizó numerosos viajes de estudio de la pintura a Bohemia, Moravia y Transilvania, lugares que la inspirarían para llevar a cabo sus primeras grandes obras. Sin embargo, la inmensa mayoría de los temas de sus lienzos serían Viena y sus alrededores.

Una de sus obras, El Prater en primavera, fue galardonada en el Salón de París de 1882.

Pintó fundamentalmente paisajes, en los que vemos su notable manejo de la técnica impresionista, sobre todo de la luz y un el color. Además, en su obra se pueden observar así mismo algunos detalles modernistas.



Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…