Ir al contenido principal

PLENAIRISMO, OBJETIVO: PINTAR AL AIRE LIBRE

Plasmar la naturaleza ha sido recurso pictórico a lo largo de toda la historia del arte, desde las pinturas rupestres hasta el Antiguo Egipto y la civilización grecorromana pasando por los países orientales.

Aunque la primera representación del paisaje como género protagonista fue en Flandes en el siglo XVI, no fue hasta mediados del siglo XIX cuando cobró su máxima expresión. 

Los primeros plenairistas

Severin Kroyer

Los primeros plenairistas eligieron usar la luz natural para estudiar y conseguir determinados efectos y aplicarlos a su pintura. No obstante, al principio, incluso destacados paisajistas continuaron con la tradición de reservar la mayor parte del trabajo pictórico para el y realizar en la naturaleza únicamente bocetos.

Esta novedad se le atribuye a la escuela de Barzizón y los primeros impresionistas franceses.
La Escuela de Barbizon (1830.1870) fue el conjunto de pintores franceses reunidos en torno al pueblo galo. Estos, habían dejado París como actitud de protesta y oposición al sistema vigente, no sólo en el ámbito plástico, sino también en el orden social. Su estilo se denominó Realismo pictórico y surgió como reacción al formalismo del Romanticismo, movimiento que a su vez surge como oposición al academicismo neoclásico..

Fatorri
Las escenas naturales fueron la temática más recurrente (siguiendo las ideas de Constable sobre la pintura y el naturalismo) como elemento protagonista de su pintura y no como mero telón de fondo de hechos dramáticos o escenas mitológicas.

Huyendo del pintoresquismo, se enfocaron en pintar con escrupuloso detalle la naturaleza. Normalmente, tomaban sus apuntes al aire libre para realizar sus obras definitivas en sus estudios.

Cézanee
Los integrantes fundadores de la escuela de Barbizon fueron Théodore Rousseau, Jean-Baptiste Camille Corot, Jean-François Millet yCharles-François Daubigny. Otros miembros fueron Jules Dupré, Narcisso Virgilio Díaz de la Peña, Albert Charpin, Henri Harpignies,Charles Olivier de Penne, Félix Ziem, Alexandre DeFaux, Constant Troyon y Jules Jacques Veyrassat. Millet, por ejemplo, extendió también la idea del paisaje a figuras de campesinos, escenas de la vida campestre, y el trabajo en los campos de cultivo.

Durante los últimos años de la década de 1860, los pintores de Barbizon llamaron la atención de la generación más joven de artistas franceses estudiantes en París como Claude Monet, Pierre-Auguste Renoir, Alfred Sisley y Frédéric Bazille que varios años después desarrollarían la corriente artística denominada Impresionismo, poniendo en práctica la pintura plein air (pintura al aire libre).

Jean-Françoise Millet
El plenairismo puro

El estilo realista del tratamiento del paisaje, ligeramente romántico, de la escuela de Barcizón y su estudio directo del natural, influirá no sólo en la pintura francesa de finales del siglo XIX, especialmente en los impresionistas, sino también algunos pintores de otros países fueron influenciados por la Escuela de Barbizon. Muchos de ellos, incluso, les visitaron en su entorno para estudiar directamente el estilo del movimiento, lo que luego normalmente se traducía en llevar a sus países el nuevo arte.

Carlos de Haes
Si bien es cierto que se le atribuye a la Escuela de Barbizon ser los primeros del nuevo estilo de pintura al aire libre, también es verdad que al mismo tiempo hubo en otros países de Europa círculos de pintores reunidos en torno a las mismas propuestas pictóricas, como los macchiaioli en Italia, el grupo inglés de la escuela de Newlyn, los de la colonia alemana de artistas de Worpswede, los de la escuela de Glasgow, los franceses de Pont-Aven, los de la escuela pictórica de Dusseldorf o los daneses de la escuela de Skagen y en España, sobre todo, aunque no exclusivamente los llamados plenairistas de Carlos de Haes.

No obstante, en otros países fuera del entorno europeo también se unieron al nuevo estilo de la pintura de paisaje como en Rusia (Vasily Polénov, Isaac Levitan, Valentín Serov,Konstantín Korovin y Igor Emmanuilovich Grabar), Austrialia (escuela de Heidelberg), las escuelas paisajísticas norteamericanas de Old Lyme o la del río Hudson o el grupo canadiense denominado grupo de los siete.


Singer Sargent

Aspectos importantes para que triunfara el plenairismo entre los artistas fue la comercialización a partir de los años 1870 de los envases en tubo para la pintura al óleo. Antes de ellos, cada pintor debía fabricar sus propios colores mezclando pigmentos secos en polvo con aceite de linaza. Otro invento de la misma etapa fue el tipo de caballete, estructura fácilmente transportable, con patas telescópicas, que podía incorporar la paleta y la caja de pinturas; lo que permitía a los pintores al aire libre auténticas excursiones campestres, además de ser también apto para su utilización en el estudio.

Los pintores, salían pues al campo a pintar con sus caballetes y sombrillas, trasladando en muchas ocasiones el atrezo necesario y a sus modelos, a los rincones más insospechados de la naturaleza más o menos salvaje.

La pintura plenairista se prolongó durante el siglo XX tanto en el Impresionismo como en el Luminismo, el Expresionismo o el Vedutismo llegando hasta la actualidad.

Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…