Ir al contenido principal

PEDRO PÁEZ Y SU INSÓLITA AVENTURA EN LAS FUENTES DEL NILO AZUL

Fue un jesuita teólogo, misionero, explorador y aventurero que nunca se rindió ante la adversidad. Logró evangelizó a dos emperadores y llegar por primera vez a las fuentes del Nilo Azul.

Escribió la “Historia de Etiopía” de notoria relevancia histórica y científica sobre uso y costumbres del país, además de sus andanzas.


Pedro Páez
Un erudito aventurero

Pedro Páez Jaramillo, nacido en la localidad madrileña de Olmeda de las Fuentes en 1564, destacó desde niño en los estudios, lo que le llevó hasta la Universidad de Alcalá de Henares y de Coimbra, cuando Felipe II había aunado las coronas de España y Portugal.

Estando en Coimbra ingresó en la Compañía de Jesús, donde destacó por la gran cultura adquirida y por su facilidad para los idiomas.

Como quiera que el imperio en esta época estaba en plena expansión territorial, también eran expandidos “ejércitos” misioneros para evangelizar las nuevas tierras que se iban conociendo. Así, Páez fue enviado a Goa, en la India, en 1585. Allí conocería a otro misionero llamado Antonio de Montserrat con quien después de cierto tiempo partiría hacia Etiopía, por orden de sus superiores, para reanimar allí las misiones.

Sin embargo, por el camino, engañados por unos comerciantes que les prometieron pasajes, serían apresados por los árabes, vendidos como esclavos a los turcos y retenidos durante siete años. Durante ese tiempo fueron galeotes de la armada turca, atravesaron a pie desiertos que ningún otro occidental había conocido, de lo que hoy se Yemen y Arabia Saudí.


Nacimiento Nilo Azul
Cuando la noticia del cautiverio de los dos misioneros llegó a España, el propio Felipe II ordenó que fueran rescatados. Ambos volvieron a Goa en 1596, pero Antonio de Montserrat murió al poco tiempo de llegar.

Obra evangélica y científica

Pero Páez no tenía ninguna intención de regresar a España. Quería llegar a Etiopía para iniciar su misión evangelizadora. Partió en 1603.

Comenzó esta debatiendo con teólogos coptos ortodoxos y acabó convirtiendo al catolicismo a dos emperadores (Za Dengel y su sucesor Susinios Segued III). Su “modus operandi” fue el de asimilar las costumbres de los habitantes del lugar. Aprendió su idioma (él ya hablaba turco, latín y árabe además de español y portugués), el amárico, además de otro idioma antiguo que poseían, el ge´ez.

Su prudencia y saber le acercaron a la corte etíope donde poco a poco ganó prestigio y se convirtió en consejero imperial y constructor de palacios e iglesias gracias a sus conocimientos de construcción, carpintería y herrería.


Cauce Nilo Azul
Pero no sólo se dedicó a la evangelización. También emprendió la realización de una obra (Historia de Etiopía) en cuatro tomos para los jesuitas en 1620 con información fidedigna sobre Etiopía, costumbres, flora y fauna, y sus andanzas como misionero por esas tierras.

En su historia narra su visión de las fuentes del Nilo Azul en 1613, en uno de sus viajes con Susinios, de las que comenta “confieso que me alegré de ver lo que tanto desearon ver antiguamente el rey Ciro y su hizo Cambises, el gran Alejandro y el famoso Julio Cesar”. Fue el primer europeo en verlas, ciento cincuenta y dos años antes que el anglosajón James Bruce, quien figura históricamente como el primero. Igualmente fue el primer europeo en tomar un brebaje llamado café y documentarlo.

También hay en su obra se reproducen la correspondencia entre Felipe II y el emperador etíope, al que pedía buen trato a los misioneros que habían convertido su país al catolicismo.


Cataratas NIlo Azul
La obra fue copiada dos veces. Un ejemplar fue a parar al Vaticano y el otro a la Universidad de Braga. Sin embargo, no fue editada hasta 1945 en portugués. En español ha visto la luz en 2010.

Con la revisión de su obra se la ha valorado como un antecedente de Darwin porque el libro de Páez es de alto contenido científico. Sus fuentes son absolutamente comprobadas.

Asimismo, tradujo el catecismo al ge´ez y se le atribuye el tratado De Abyssinorum erroribus.

Murió en Etiopía el 22 de mayo de 1622, siendo enterrado en uno de sus proyectados palacios. Con su muerte, su vida y su obra se olvidaron.


Cataratas Nilo Azul
El Nilo Azul

El Nilo Azul nace en Etiopía, en el lago Tana ( 2.156 km²) localizado a unos 1.788 m de altitud y en el que confluyen unos cincuenta arroyos que se mezclan en sus aguas; al más grande de todos ellos los etíopes le llaman Abbay Wenz, «río grande» y dicen que es el verdadero Nilo Azul. El Abbay nace en un bosque en un lugar donde las aguas emergen burbujeando de unos pozos que se encuentran ocultos entre la vegetación.

A unos 32 km del lago Tana, hacia el sureste, en la meseta etíope, surgen las cataratas del Nilo Azul o de Tis Abay, nombre que significa «agua humeante».

El curso del río dibuja una curva muy amplia por el país a través de la región montañosa central de Etiopía y después sigue hacia el norte, hacia Sudán. Este es un recorrido de más de 800 km, a lo largo del cual el río va tomando un desnivel de aproximadamente 1.200 m. Las aguas van excavando poco a poco un cañón, cuyas paredes son de roca volcánica, que llega a tener una anchura de 25 a 30 m.

Cataratas Nilo Azul
 
En Sudán, el río recibe por la margen derecha a su principal afluente, el
 río Dinder con 480 km de longitud, que también nace cerca del lago Tana, pero que tiene un curso muy diferente. El río ha supuesto desde tiempos remotos una barrera que en cierto modo dividía el país en dos.

El tramo geográfico del Nilo Azul ofrece una serie de dificultades, aún hoy, como los rápidos, que dificultan la navegación por el río; los cocodrilos; el calor asfixiante, los parásitos y las cuadrillas de bandidos.

En Sudán el Nilo Azul se une con el Nilo Blanco y juntos darán sus aguas al Nilo propiamente dicho. El Nilo Azul aporta alrededor del 80% del caudal total del Nilo, mientras que el Blanco aporta el 20%.

Al Nilo Azul las gentes del lugar lo llaman río Guijón y aseguran que su río era uno de los cuatro que manaban del Edén, el paraíso bíblico. Por eso, no es de extrañar que a finales del siglo XV se establecieran en la zona algunos misioneros jesuitas y se construyeron bastantes iglesias y monasterios, algunos de los cuales subsisten todavía en las islas del lago Tana.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…