Ir al contenido principal

CORONAVIRUS Y OTRAS GRANDES PANDEMIAS MUNDIALES

El 11 de marzo de 2020 la Organización Mundial de la Salud (ONS) declaró el coronavirus (COVID-19) como pandemia mundial.

Sin embargo, desde la Edad Antigua hay registros de brotes que afectaron a gran parte de la población de un país o a muchas regiones del planeta al mismo tiempo.

Coronavirus COVID-19
¿Qué es una pandemia?

La aparición del COVID-19 desató una crisis global como hacía tiempo no se veía. De hecho, en la confusión de las primeras semanas la Organización Mundial de la Salud (OMS) denominó el nuevo coronavirus como una epidemia.

Sin embargo, poco despues, cuando la OMS evaluó los niveles alarmantes de propagación y gravedad del brote de coronavirus (COVID-19), que se originó previsiblemente en la ciudad china de Wuhan sobre el mes de noviembre de 2019, decidió señalarlo como pandemia.


La OMS clasificaba así al brote del nuevo coronavirus (denominado SRS-COV-2) porque significaba una nueva enfermedad que se propagaba a nivel mundial y de la que las personas no están inmunizadas.

Para llegar a esta situación se tienen que cumplir una serie de criterios y superar la fase epidémica. Un brote epidémico es una clasificación usada en la epidemiología para denominar la aparición repentina de una enfermedad debida a una infección en un lugar específico y en un momento determinado (por ejemplo una intoxicación alimentaria provocando que aparezcan casos durante dos o tres días, o de meningitis o sarampión que pueden llegar a extenderse dos o tres meses).


Peste
Por su parte, se cataloga como epidemia cuando una enfermedad se propaga activamente debido a que el brote se descontrola y se mantiene en el tiempo. De esta forma, aumenta el número de casos en una área geográfica concreta. Para que se declare el estado de pandemia se tienen que cumplir dos criterios: que el brote epidemico afecte a más de un continente y que los casos de cada país ya no sean importados sino provocados por trasmisión comunitaria, como ha resultado el caso del coronavirus COVID-19.

No obstante, hasta ahora, los virus que habían causado pandemias habían venido de virus gripales que afectaban a los animales y posteriormente eran transmitidos a los seres humanos. Sin embargo, en el caso del nuevo coronavirus todavía no se sabe a ciencia cierta cual es el principal foco de transmisión.


La última pandemia proclamada por la OMS fue en 2009 cuando apareció la gripe A. No obstante, a lo largo de toda la historia de la humanidad se han proclamado otras como, por ejemplo, la de la viruela, el sarampión o la peste negra, entre otras muchas.

Otras pandemias letales

Desde que hay registro histórico se han contabilizado numerosas pandemias o enfermedades infecciosas que causaron enormes estragos.

El primer caso registrado corresponde a 430 a.C.-428 a,C. con la llamada “plaga de Atenas” que acabó con un tercio de la población, unas 150 000 personas. De 426 a.C. a 425 a.C. regresa esta plaga a Atenas.

De 166 d.C.a 180 d.C. surge la “peste antonina” en Roma tras el regreso de las tropas que habían combatido en Medio Oriente y se extiende por todo el Imperio romano. Se le da ese nombre por la dinastía reinante en Roma en ese momento. Se cree que la enfermedad puede haber sido viruela o sarampión. Dura 15 años y causa 5 millones de muertes. 

Viruela
En 251 d.C. aparece la “peste cipriana” procedente de Etiopia, cruza Egipto, el norte de África y llega a Roma. Prevalece 20 años y causa entre 3 y 5 millones de muertes.

En 542 d.C. aparece la peste bubónica, también llamada “plaga de Justiniano” por estar este emperador en ese momento en el poder en el Imperio bizantino (Imperio Romano de Oriente). Se extienden a África, Asia y Europa.Era la primera epidemia de peste de la que se tiene constancia. El foco aparece en Constantinopla (actual Estambul), una ciudad de casi 800.000 habitantes, y se extiende a una velocidad vertiginosa a todo el Imperio. Al final de la epidemia (más o menos en unos cuatro meses), la capital imperial había perdido casi el 40% de su población y en todo el imperio a unos 4 millones de personas. El origen fueron las ratas que llegaban en los barcos mercantes provenientes de distintos rincones de Eurasia, portadoras de pulgas infectadas con la peste bubónica. Durante los siguientes dos siglos que duró la pandemia esta se cobró la vida de entre 30 y 50 millones de personas. 

La epidemia de viruela japonesa (735–737 d.C.) se desarrolló en el contexto de intercambios crecientes entre Japón y el continente asiático, que dio lugar a otras epidemias. Comenzó en la ciudad de Dazaifu, Fukuoka, después de que un pescador japonés la contrajera en Corea. La enfermedad se propagó rápidamente y terminó afectando a la mayor parte de la isla, donde murió cerca de un tercio de la población, se calcula que 1 millón de personas.

La peste negra (1346-1353) es el nombre con el que se conoce a la segunda oleada de la peste bubónica en el siglo XIV (aún hoy hay brotes activos). Su gran velocidad de propagación la convirtió en una de las mayores y más mortíferas pandemias de la historia. Tiene su origen en las ratas, que durante la Edad Media convivían en las grandes ciudades con las personas e incluso se desplazaban en los mismos transportes –barcos, por ejemplo- hacia ciudades lejanas, portando el virus consigo. Se cree que el brote comenzó en Asia Central, y desde allí pasó por la Ruta de la Seda hasta llegar a la península de Crimea —disputada entre Rusia y Ucrania en la actualidad— en 1343. Alojada en las pulgas de las ratas negras, se esparció por toda Europa usando como medio de transporte a los barcos mercantes. Las estimaciones más conservadoras sostienen que mató al 30% de la población europea, pero las más audaces dicen que hasta el 60% pudo haber muerto como resultado de la pandemia (unos 34 millones de víctimas). El continente tardó 200 años en recuperar su nivel anterior de habitante.

Gripe
En 1485 se da la primera epidemia del llamado “sudor inglés”, una enfermedad muy contagiosa que mataba en pocas horas. Afectó principalmente a Inglaterra en varias oleadas durante los siglos XV y XVI, para desaparecer luego. Su síntoma principal era una sudoración intensa, lo que le dio el nombre. Se desconoce el origen de esta enfermedad, aunque se ha conjeturado con varias causas como la gripe o los hantavirus. No atacaba a los bebés ni a los niños pequeños, y sus víctimas eran, mayoritariamente, hombres.

En julio de 1518 se produjo en Estrasburgo (Francia) una extraña epidemia que denominaron epidemia o “plaga de baile”. Cuentan las crónicas que fue un caso de coreomanía ocurrido en esa ciudad frnacesa cuando una mujer llamada Frau Troffea comenzó a bailar descontroladamente sin poder parar. Diversas personas se unieron a bailar sin descanso durante días y, al cabo de aproximadamente un mes comenzaron a sufrir invalidez en las piernas, ataques epilépticos. La mayoría murió como consecuencia de infartos, derrames y agotamiento. Se desconoce el porqué de esta «epidemia», aunque se supone que se trató de un caso de histeria colectiva producida tal vez por una intoxicación alimentaria o por la hambruna de la época. Este hecho se mantuvo por cuatro a seis días. En una semana se habían unido 34 personas más y en un mes cerca de 400 bailarines. Algunas de estas personas finalmente murieron de ataques al corazón, derrames cerebrales o agotamiento. Se desconoce el número total de muertos. 

La viruela es una enfermedad que el ser humano conoce desde hace muchos siglos. Su nombre se debe a las postulas que aparecía en la piel de quien la sufría. La transmitían las vacas lecheras a las personas. Era una enfermedad grave y extremadamente contagiosa que diezmó la población mundial desde su aparición. En 1520 fue llevada al continente americano (allí desconocida) por los descubridores españoles y enseguida se expandió. Es considerada la segunda mayor pandemia de la historia, y hay estimaciones que indican que mató de un 30% a un 90% de la población nativa americana, sobre todo aztecas y mayas, con 56 millones de muertes. Hay historiadores que aseguran que fue determinante en la caída del Imperio Azteca.

Entre 1528-1529 se extiende por Europa la segunda oleada del “sudor inglés” y entre 1551-1552 la tercera y última.

En 1582 reaparece la peste bubónica especialmente en la isla de Tenerife (España). Produjo entre 5000 y 9000 fallecidos en una isla de menos de 20 000 habitantes en ese momento (entre el 25-45 % de la población).

SIDA
Durante los siglos XVII (unos 3 millones de muertos) y XVIII (unos 600.000 muertos) la peste hace su aparición de nuevo en diversos epicentro en Europa: Milán (Italia) 1629-1631, se cobra 280 000 víctimas; Sevilla (España) 1649, más de 60 000 víctimas (46 % de la población); Londres 1666, entre 70 000 y 100 000 víctimas; Viena 1679, 76 000 víctimas; Islandia 1707-1709; Marsella 1720-1722. En el siglo XVIII la más importante fue la de Rusia 1770-1772 donde murieron entre 52.000 y 100.000 personas solo en Moscú, cuya población se redujo en una tercera parte.

Entre 1817 y 1923 se produjeron las primeras seis pandemias de cólera en distintos puntos del continente asiático con alrededor de un millón de muertos. La falta de tratamiento de los excrementos humanos y la ausencia de agua potable son los principales responsables de la propagación de esta enfermedad.

Entre 1870-1875 la viruela tuvo un periodo de expansión dramático en Europa infectando y desfigurando a millones de personas. Actualmente es una de las dos únicas enfermedades que el ser humano ha conseguido erradicar mediante la vacunación. En 1977 se registró el último caso de contagio del virus, que desde entonces se considera extinguido.

La “gripe rusa” (1889-1890) surge en Rusia y se extiende rápidamente por toda Europa, alrededor de 1 millón de personas murieron en esta pandemia.

En el siglo XIX reaparece la tercera oleada de peste bubónica en 1855 en la ciudad china de Yunnan. Desde allí se esparció por todo el mundo, aunque en ningún lugar tuvo un impacto tan mortífero como en la India, donde causó cerca de 10 millones de muertos. Con un total aproximado de 12 millones de muertes es la sexta pandemia más letal de la historia.

Los expertos consideran que la “fiebre amarilla” se originó en África, con transmisión entre primates y humanos. El virus fue llevado al contienente americano por barcos de comercio de esclavos. A finales del siglo XIX se produjeron importante brotes en América y Europa con entre 100.000-150.000 muertes.

Ébola
Pandemias del siglo XX y XXI

En marzo de 1918, durante los últimos meses de la Primera Guerra Mundial se registró el primer caso de gripe española, paradójicamente, en un hospital de Estados Unidos. Fue bautizada así porque España se mantuvo neutral en la Gran Guerra y la información sobre la pandemia circulaba con libertad, a diferencia de los demás países implicados en la contienda que trataban de ocultar los datos. Hoy también se la conoce como “gripe porcina” y se detecta como una variante de H1N1 considerada en la actualidad como estacional. Fue la primera pandemia causada por el virus de la gripe ( H1N1) y se convirtió en la tercera más letal de la historia de la humanidad, debido a que se mostró muy virulenta, se extendió por todo el mundo (casi al tiempo que las tropas se repartían por los frentes europeos) y tuvo una alta tasa de mortalidad. Se estima que infectó a 500 millones de personas en todo el mundo, alrededor del 27% de la población global y muriendo el 10-20% de los infectados, es decir, entre 40-50 millones de personas (algunas estimaciones hablan de 100 millones).
Entre 1957-1958 hizo su aparición la “gripe asiática” en la ciudad china de Guizhou. Algunos autores creen que este nuevo virus de la gripe A (H2N2) se originó por una mutación en patos salvajes que se combinó con una cepa humana preexistente. En menos de un año se propagó a todo el mundo pasando primero por Singapur, de allí a Hong Kong y luego a Estados Unidos. A pesar que los avances médicos y la vacuna contribuyeron a contener mucho el avance del virus esta pandemia registró más de 1 millón de muertes en todo el planeta.

En 1962 sucedió la “epidemia de risa de Tanganica” (actual Tanzania). Un brote de histeria en masa, o enfermedad psicogénica masiva, originado en un colegio de niñas en Kashasha. Empezó con tres muchachas y se expandió caprichosamente por toda la escuela, llegando a afectar a 95 de las 159 alumnas de entre 12 y 18 años.1​Los síntomas en las afectadas tuvieron una duración que podía variar desde unas pocas horas hasta un máximo de dieciséis días. Después de que la escuela cerrara y las alumnas fueran enviadas a sus casas, la epidemia se extendió, la mayoría niños en edad escolar y adultos jóvenes. De acuerdo con los informes, la risa y el llanto causaban incapacidad cuando atacaban Entre seis y dieciocho meses después de su inicio, el fenómeno se extinguió. Se ha informado de epidemias, con síntomas similares a los de la risa, ocurridas en escala masiva: dolor, desmayos, problemas respiratorio. Aproximadamente 1.000 personas se vieron afectadas. 

En 1968, tan solo diez años después de haber superado la última gran pandemia de gripe, apareció, de nuevo en Asia, la llamada gripe de Hong Kong. Una variación del virus de la gripe A (H3N2). Se expandió por todo el mundo con un patrón muy parecido al de la gripe asiática. Entre 1-2 millones de personas fueron las víctimas que causó esta nueva cepa de la gripe.

En 1976 se da el primer brote epidémico de ébola. Se detectaron principalmente en Zaire y Sudán con 3.418 casos y 2.830 muertos, una tasa de letalidad del 83%.

OMS
El VIH (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) se originó en primates del África central y occidental a principios del siglo XX. Si bien varios subgrupos del virus adquirieron la capacidad de infectar a seres humanos, la pandemia tuvo sus orígenes en la aparición de una cepa específica, el subgrupo M del VIH-1, en Leopoldville, República Democrática del Congo, y se disparó a partir de 1981. Desde entonces se extendió por todo el mundo y en la actualidad no ha dejado de propagarse llegando a producir hasta el momento unos 25-30 millones de muertes y unos 40 millones de contagios. El África subsahariana es la región más afectada, y el 61% de las nuevas infecciones provienen de allí. Sus efectos son algo que podría describirse como el agotamiento del sistema inmunológico, de modo que el propio virus no es letal, pero sí lo son sus consecuencias, pues dejan el organismo desprotegido frente a otras enfermedades. Su contagio se produce por contacto con fluidos corporales.

En 1990 hubo un brote de difteria en la Unión Soviética. En cinco años mueren 1.500 personas.
Entre 1991-1993 surge una nueva epidemia de cólera que afecta a varios países de América Latina. En dos años la enfermedad afectó a casi 950.000 personas, provocando cerca de 8.000 víctimas mortales.

De 1994 a 1996 vuelve a aparecer el virus del ébola en África Occidental (Gabón y Zaire).

En 2002 aparece la epidemia SARS (Síndrome Respiratoria Agudo Severo), una enfermedad provocada por un coronavirus (SARS-COV). Desde el brote que se registró en China en noviembre de 2002 y hasta julio de 2003 fueron infectadas 8.098 personas y murieron 770 personas en 17 países (aunque la mayoría en China y Hong Kong). El virus surgió en murciélagos de herradura que habitan en cuevas de la provincia de Yunnan, y de allí pasó a los humanos. Desde 2004 no se registraron nuevos casos de SARS.

En 2005 la gripe aviar en su cepa H5N1, se convirtió en una amenaza de pandemia cuando se produjeron los primeros contagios en seres humanos.

En 2009-2010 aparece la segunda pandemia causada por el virus de la gripe H1N1 (aunque es una nueva cepa). Se originó cuando los virus de las gripes aviar, porcina y humana se combinaron con un virus de la gripe porcina euroasiática, razón por la que se la conoce como gripe porcina”. El brote apareció en cerdos de una región del centro de México, y a partir de allí se propagó. Se estima que entre el 11 y el 21% de la población mundial de entonces contrajo la enfermedad. Produjo 200.000 muertes en todo el mundo.

En 2012 apareció el Síndrome Respiratorio de Medio Oriente (MERS) también es causado por un coronavirus. El primer caso se encontró en un hombre de Arabia Saudita de 60 años que padecía una neumonía aguda. Murió de insuficiencia renal en junio de 2012, y luego se reportaron dos muertes más en la región de Al Ahsa. Desde ahí se trasladó a varios países hasta 2015, principalmente de Medio Oriente, aunque también de otras regiones como Corea del Sur, Qatar, Reino Unido, Francia, Alemania y Tunez. Infectó a más de 1.000 personas y causó entre 500 y 850 muertes.

En 2014-2016 vuelve a surgir una epidemia de ébola (una fiebre hemorrágica viral que afecta a los humanos y a otros primates) empezando con un brote en Guinea y extendiéndose enseguida a Liberia y Sierra Leona. Posteriormente alcanzó a Nigeria, Senegal, Reino Unido y Estados Unidos. Su alta tasa de mortalidad y ausencia de cura llevó a cobrarse la vida de más de 11.300 personas.  

También en 2014 aparece el virus del Zika azotando a toda Latinoamérica con varios millones de infectados y miles de bebés nacidos con microcefalia (aunque no se ha podido relacionar fehacientemente la microcefalia con el virus del Zika) se calcula la cifra de muertos fue de más de 4.000 casos.

En 2019 surge la pandemia COVID-19, un tipo de coronavirus (SARS-COV-2). Fue detectado en la ciudad china de Wuhan en octubre-noviembre de 2019 extendiéndose sin control posteriormente a todo el mundo declarándose pandemia el 11 de marzo de 2020. Aunque todavía no hay datos fiables, es probable que este nuevo virus no sea por contagio de animal a humano sino producto de pruebas de laboratorio.


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.

Hitler: una exposición para rid…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.

Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…