Ir al contenido principal

CARAVAGGISTAS DE UTRECHT: PUNTO DE PARTIDA DE LA PINTURA DE ORO HOLANDESA

Los caravaggistas de Utrecht fueron unos jóvenes pintores que tras su estancia en Roma para estudiar el arte quedaron enamorados del estilo de Caravaggio.

Tras su vuelta a los Paises Bajos importaron la técnica del claroscuro con éxito dando lugar posteriormente al mejor siglo de la pintura holandesa.

Honthorst

El caravaggismo

El caravaggismo, fue una corriente pictórica dentro del Barroco que designa el estilo de los artistas que se inspiraron en la obra del pintor italiano  Michelangelo Merisi da Caravaggio.

El caravaggismo surge como reacción al manierismo, estilo que se consideraba demasiado artificial. Caravaggio, pues, se propuso tomar como modelo la realidad, las personas que encontraba en la calle.




Los caravaggistas (también llamados naturalistas o realistas) pintaron cuadros de gran tamaño, al óleo, sobre lienzo. Trataron preferentemente temas religiosos (aunque también mitológicos y bodegones), en particular los más violentos y dramáticos, como la historia de Judith y Holofernes, o los martirios de santos.

Ter Brugghen

Pero su iconografía era realista, es decir, tomaban del natural los modelos de sus santos y vírgenes y eran representados a tamaño real, de medio cuerpo o de cuerpo entero. Sus composiciones eran simples, a parte de la figura central, añadían pocos elementos más, aunque estos (vasijas, cestos, etc) eran también muy realistas.



El rasgo más característico de esta corriente era el uso del claroscuro, o sea, el fondo era oscuro, quedaba en penumbra, y concentraban toda su atención, con una luz muy intensa, en las figuras que ocupan el primer plano realzando el dramatismo de la escena y por ello los artistas que lo utilizaron fueron llamados también tenebristas.

Baburen
Los colores predominantes de las composiciones eran los rojos, ocres y negros, que se aplicabandirectamente sin boceto preparatorio ni dibujo previo.



Los caravaggistas
Caravaggio, un pintor controvertido, de carácter difícil y pendenciero (que murió a los 39 años de unas fiebres producidas por una heridas en una reyerta) ha sido más recordado a lo largo de la historia del arte por los pintores a los que influyó que por sí mismo. En gran parte esto se debió a que fue reticente a tener alumnos, nunca tuvo un taller para propagar su estilo y a que sus múltiples enemistades lo arrinconaron hasta que, redescubiertos sus cuadros, estos volvieron a otorgarle el papel de maestro por derecho propio.



                           Hendricksz Volmarijn

Pero el estilo caravaggista tuvo enseguida adeptos. Los primeros en seguir esta corriente fueron jóvenes artistas que vivían en Roma a principios del siglo XVII como Baglione, Caracci, Manfredi, Orazio Gentileschi o posteriormente su hija Artemisia.

España fue el primer país que siguió esta corriente pictórica después del foco donde se inició, dado que Nápoles, lugar donde el caravaggismo tuvo muchos adeptos, era un territorio entonces español y donde trabajó José de Ribera (considerado el pintor tenebrista por excelencia) como pintor de los virreyes de España propiciando su propagación por la península ibérica (Ribalta, Cotán....) hasta aproximadamente la mitad del siglo XVII, influyendo también en el Velázquez y Zurbarán de la época.

También arraigó en pintores que viajaron a Italia por esos años y que luego importaron la técnica a sus países de origen como Francia (Georges de La Tour fue su máximo representante) o Países Bajos.

Moreelse
Caravaggistas de Utrecht

Un grupo de artistas católicos de Utrecht viajaron a Roma como estudiantes en los primeros años del siglo XVII y quedaron profundamente influidos por la obra de Caravaggio y haciéndose fervientes defensores del naturalismo caravaggista.


Al regresar a Holanda, entre 1620 y 1630, estos pintores del norte lograron imponer en Utrecht el claroscuro dramático y el realismo laico de Caravaggio. Van a traducir este realismo en representaciones de escenas callejeras o de taberna (los bambochantes).

Normalmente, estos caravaggistas realizaron obras de gran formato que representaban a las clases bajas en actitudes grotescas o humorísticas, aparentemente sin el contenido intelectual y el buen gusto que se exigía a la pintura de calidad, razón por la cual fueron rechazados por los críticos y otros pintores consagrados. 

Hendrick ter Brugghen, Gerrit van Honthorst y Dirck van Baburen están considerados como los creadores de la Escuela caravaggista de Utrecht, a los que siguieron en esta tendencia otros artistas como Crijn Hendricksz Volmarijn, Johanees Moreelse y Andries Both.

Both
A diferencia de los caravaggistas italianos y españoles, en los que la luz tenía un origen incierto, los pintores de la escuela de Utrecht (al igual que Georges de La Tour en Francia) presentaban un foco de luz artificial perfectamente definido e identificado en la pintura, generalmente una vela. Esta introducción en el cuadro de una fuente de iluminación visible se le llama luminismo.

Estos pintores fueron posteriormente imitados, con la realización de cuadros a escala más pequeña, originando la pintura de género doméstico, típicamente holandesa.


Influencia

En todo caso, al margen de las calidades de estos primeros pintores caravaggistas, que a decir de los expertos no tienen ningún perfil de sostenida excelencia, sino que se desenvuelven entre altibajos, hay que saber reconocer su benéfica misión: traer el caravaggismo al norte, lo que ciertamente iba a resultar definitivo para la evolución posterior de la gran pintura holandesa que vendría de la mano de la siguiente generación como Rubens, Bermeer, Hals y Rembrandt que, aunque atenuados, los efectos del caravaggismo se dejaron sentir en sus obras.


*****

CONTENIDO RELACIONADO

Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…