Ir al contenido principal

¿DÓNDE ESTÁ LA TUMBA DE VELÁZQUEZ?

Aunque sevillano de nacimiento, y salvo algún que otro viaje incluso al extranjero, Velázquez residió en Madrid durante casi cuarenta años, la mayor parte de su vida.

Y en la Villa y Corte murió el gran pintor, aunque pocos conocen el lugar donde está enterrado el artista.

 
Autorretrato de Velázquez en Las Meninas
Los últimos días de Velázquez

Su último acto público fue en junio de 1660. Acompaño al rey y a la corte a la entrega de la infanta María Teresa a la Isla de los Faisanes para su matrimonio con Luis XIV de Francia. Velázquez, como aposentador real, se encargó de preparar el alojamiento del séquito y de decorar el pabellón donde se produjo el encuentro. El trabajo debió dejarle exhausto porque poco después cayó enfermo con fiebres y el 6 de agosto, fallecía. Velázquez tenía 61 años.

Según Antonio Palomino (1655-1726), quien escribió la más completa biografía de Velázquez, al parecer el 31 de julio de 1660 el pintor había estado asistiendo al rey toda la mañana, pero sintiéndose mal (fatiga en el corazón, angustia, ardor de estómago…..) se marchó a su casa a donde el rey envió a sus médicos de cámara cuyo diagnóstico fue el de que el pintor padecía “una terciana sincopel minuta sutil” lo que le producía una sed continua, y que en definitiva fue una enfermedad mortal.

Tal era su estado, que habiendo recibido los sacramentos, y asimismo testado, falleció tan sólo seis días más después a las dos de la tarde.

Palomino sigue describiendo en su biografía que el cuerpo de Velázquez fue amortajado con el uniforme de la Orden de Santiago (que se le había impuesto el año anterior y que le había supuesto una obsesión y que suponía el ennoblecimiento de su familia), es decir, con capa, sombrero, espada, botas y espuelas incluidas. Según el biógrafo, Velázquez pasó esa primera noche sobre su cama y después pasaron su cuerpo a un ataúd forrado en terciopelo negro y con pasamanos de oro. Al día siguiente, lo llevaron a enterrar a la Parroquia de San Juan Bautista acompañado por los Caballeros Ayudas de Cámara del rey.

Velázquez fue enterrado con la pompa y boato que requería su cargo. Palomino detalla que el ataúd fue colocado en el túmulo de la capilla mayor para el responso y que a los lados había doce baldones de plata con hachas y un gran número de luces e “hizose todo el oficio de su entierro con gran solemnidad con excelente música de la Capilla Real, con dulzura, y compas, y el número de instrumentos y voces que en tales actos, y de tanto gravedad se acostumbra. Asistieron muchos Títulos, y Caballeros de Cámara, y criados de su Magestad”

Plaza de Ramales, donde estuvo ubicada la iglesia de S. Juan Bautista
Después de las exequias fúnebres varios caballeros le portaron en hombros hasta la bóveda de la iglesia depositándole en el lugar donde su amigo Gaspar de Fuensalida le había dejado un lugar al lado del que sería también su último lugar de descanso.

Su cuerpo desaparecido

La Iglesia de San Juan Bautista fue una iglesia que se encontraba ubicada en la actual Plaza de Ramales de Madrid y que fue edificada en el siglo XII.

La iglesia fue demolida durante el mandato de José Bonaparte con el objeto de realizar la ampliación de la plaza, y ejecutando un plan de urbanismo que dejaba vía libre del Palacio Real a la Puerta del Sol.

El caso es que en esta iglesia que estaba enterrado Velázquez,  al derribarla, su cuerpo también desapareció y aún no se han encontrado sus restos. 


Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…