Ir al contenido principal

“BORBONES EN PELOTA”: ¿UNA SÁTIRA DE LOS HERMANOS BÉCQUER?

El álbum de “Los borbones en pelota” iba firmado con el pseudónimo SEM, pero siempre ha sido atribuido a los hermanos Bécquer, Valeriano y Gustavo Adolfo, aunque cabe la posibilidad de que sea un pseudónimo colectivo de escritores, periodistas y artistas del momento.

El editor de la obra indica en el prólogo que es «la más terrible sátira nunca hecha contra el poder», pero que sin embargo, salvando los distancias, era una práctica habitual en la época.

Las acuarelas satíricas
  
“Los Borbones en pelota” es el título de un álbum de 89 acuarelas satíricas en tono atrevido, procaz, e incluso pornográfico, donde se caricaturiza a personajes públicos de la época, finales del reinado de Isabel II, principalmente la propia monarquía. Cada acuarela es acompañada con agudos, e incluso poéticos, textos alusivos a la lámina.

Con enorme ingenio en tono humorístico, las láminas hacen un recorrido crítico contra Isabel II y toda su "Corte de los milagros". De esta sátira no se libra nadie, empezando por la reina, a la que sin duda se la califica como una ninfómana desenfrenada (fornicando con todo lo que se le pone por delante, desde su amante hasta un pollino) y pasando por su consorte, Francisco de Asís, al que el pueblo llamaba "Paquita natillas"; sor Patrocinio, "la monja de las llagas"; el padre Claret (confesor de la reina); Carlos Marfori (amante de la reina); el presidente del consejo de ministros González Bravo, y algunos otros personajes más.





En los dibujos de las acuarelas la libertad es absoluta, y sin pudor ni recato, los autores dejan volar su imaginación y su espíritu crítico sobre el ambiente de palacio. Aún siendo ésta la tónica general de las láminas, estas no están exentas de simbolismo que explica, de manera contundente y didáctica, la situación real a que hacen alusión y el contexto histórico en que se produce.



Sin embargo, este álbum nunca vio la luz en su época. Sería publicado por primera vez, que se tenga noticia, en 1991. La editorial El Museo Universal publicó los dos portafolios unidos y dispuestos según el orden numérico que aparecía al pie de las acuarelas. La publicación de “Los Borbones en pelota” iba acompañada de sendos estudios de tres especialistas en la obra de Bécquer y/o en la literatura e iconografía decimonónica del período: Robert Pageard,; María Dolores Cabra Loredo y Lee Fontanella. Posteriormente, en 1996, se publicó una segunda edición. No obstante, hoy día es casi imposible encontrar un ejemplar a la venta.

En la Biblioteca Nacional de Madrid se conservan estas láminas satíricas recogidas en dos álbumes más tres trabajos sobre el tema que facilitan al lector la comprensión de la época y las circunstancias en que fueron realizadas.

La autoría
  
El álbum con las acuarelas satíricas fue firmado con el pseudónimo SEM, que sin embargo siempre se ha atribuido a los hermanos Bécquer, como obra conjunta del poeta Gustavo Adolfo y el pintor Valeriano.

La publicación de la primera edición del álbum con las acuarelas en 1991 suscitó un vivo debate entre los estudiosos sobre la autoría.


Para los becquerianos resultaba difícil acomodar la sensibilidad exquisita del más lírico de los poetas del XIX, y la no menos delicada pintura costumbrista de su hermano, a la brutalidad manifiesta de estas láminas satíricas. Además, aducen, ambos habían sido apadrinados por prohombres del partido moderado, en especial Narváez y González Bravo, a través de los cuales habían conseguido encargos, pensiones e incluso, en el caso del poeta, el empleo de censor de novelas, por lo que retratar así a sus benefactores parece contrario a los lazos de la dependencia económica y social de los dos artistas. Por otra parte, manifiestan, la ideología de ambos, según la convención admitida, estaba muy alejada de las progresistas, republicanas, radicales, antimonárquicas y anticlericales viñetas.


No obstante, hay autores que siguen defendiendo la autoría de los hermanos Bécquer frente a los incrédulos que se resisten a manchar una imagen idealizada y pacata de Gustavo Adolfo y Valeriano.

Otros investigadores del tema, como Jesús Rubio y Joan Estruch, apuntan también la posibilidad de que el seudónimo SEM no fuera exclusivo de los hermanos Bécquer ya que desde finales de 1865 hasta 1870 la firma SEM aparece tanto en el periódico de Gil Blas como en los almanaques del periódico, ya sea firmando la cubierta o los dibujos de interior, y a su lado figuran los nombres de Manuel del Palacio, Eusebio Blasco, Federico Balart, Luis Rivera, Roberto Robert, Francisco Ortego, Bécquer, Rico, Perea , Giménez y otros, o sea, una selección de la flor y nata de lo mejor del periodismo, el dibujo y el grabado de la época. Es decir, que precisan que SEM podría ser un pseudónimo colectivo, o al menos utilizado por diversos autores.

Aún se debate la autoría.



*****

CONTENIDO RELACIONADO


Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…