Ir al contenido principal

JOSEFINA ALDECOA: UNA ESCRITORA INSIGNIA DE DOCENTES

Escritora y pedagoga, Josefina Aldecoa fue Impulsora de las ideas de la Institución Libre de Enseñanza en el colegio que fundó en Madrid.

Como escritora perteneció, junto a su marido, a la Generación del 50, o también llamada de “los niños de la guerra”.

Josefina Aldecoa
Semblanza

Josefa Rodríguez Álvarez, conocida en el mundo literario como Josefina Aldecoa al adoptar, después de su muerte, el apellido de su marido para su carrera como escritora,  nació en La Robla, León, un 8 de marzo de 1926.

Descendía de una familia de maestras, ya que su madre y su abuela lo eran y se inclinaron por la ideología de la Institución Libre de Enseñanza (surgida a finales del s. XIX con el objetivo de renovar la educación en España).

Mientras vivió en León, formó parte de un grupo literario que impulsó la creación de la revista de poesía “Espadaña”.

Con dieciocho años se traslada a Madrid donde estudió Filosofía y Letras y se doctoró en Pedagogía. En esos años, va a entrar en contacto con parte de un grupo de escritores como Carmen Martín Gaite, Rafael Sánchez Ferlosio, Alfonso Sastre, Jesús Fernández Santos e Ignacio Aldecoa (con el que se casó en 1952 y tuvo a su hija Susana) que luego formarán, junto a otros tantos, la llamada Generación del 50.

Tradujo para la Revista Española, dirigida por Ignacio Aldecoa, Rafael Sánchez Ferlosio y Alfonso Sastre, el primer cuento publicado en España de Truman Capote.

Imaggen de Josefina en su colegio
Pero lo que ella consideró su gran obra fue la fundación en Madrid (en la zona de El Viso) en 1959 de el Colegio Estilo. En él, plasmará las ideas vertidas en su tesis doctoral, inspiradas en los colegios que había visto en Inglaterra y Estados Unidos y en las ideas educativas del Krausismo, base ideológica de la Institución Libre de Enseñanza. Así la formación que allí se impartirá será totalmente humanista, primando la literatura, las letras y el arte, pero donde no se hablaba de religión, cosas que entonces eran impensables en la mayor parte de los centros del país.

Cuando murió su marido, en 1969, Josefina abandonó la escritura durante más de una década, dedicándose sólo a la docencia.

Pero bien es verdad que durante toda su vida, posteriormente, compatibilizó la enseñanza con la escritura, pese al éxito literario, la escritora nunca pensó en dejar la actividad docente, actividades que sólo abandonó cuando ya la enfermedad le obligó a renunciar a ellas.

Ignacio Aldecoa
Falleció el 16 de marzo de 2011 en Mazuerras, Cantabria, a causa de una insuficiencia respiratoria.

Su legado

En 1981 retornó al mundo literario publicando una edición crítica de una selección de cuentos de Ignacio Aldecoa. Seguidamente, continuó con su actividad literaria con novelas como Los niños de la guerra (1983), La enredadera (1984), Porque éramos jóvenes (1986) o El vergel (1988). En 1990 inició una trilogía de contenido autobiográfico con la novela Historia de una maestra (1990), Mujeres de negro (1994) y La fuerza del destino(1997), parcialmente en respuesta al discurso político durante los años posteriores a la dictadura acerca de cómo reconstruir el sistema educativo, al que no consideraba lo suficientemente laico.

En 1998 escribió el ensayo Confesiones de una abuela, en el que abordaba la relación y experiencias vividas con su nieto. En 2000 publicó Fiebre, una antología de cuentos escritos entre 1950 y 1990, y en 2002 El enigma, novela de temática amorosa.

Josefina e Ignacio con Alfonso Sastre
Sastre, Josefina, de Quito y Sánchez Ferlosio
En 2005 publicó La casa gris, una obra que escribió cuando tenía 24 años en la que narra, en forma de novela protagonizada por Teresa, su vida en Londres reflejando la diferencia de España y Europa en los años 50. En 2008 publicó Hermanas, su última novela.

Josefina Aldecoa fue una de las escritoras que mejor reflejaron la sensibilidad femenina en sus obras, teniéndose, en este sentido, su punto clave en la trilogía Mujeres de Negro e Historia de una maestra, basada esta última en parte en la vida de su madre y en la obra que realizaron los maestros en los años de la República. Este libro se ha convertido en un referente para muchos docentes.

Bibliografía

El arte del niño (1960)
A ninguna parte (1961)
Los niños de la guerra (1983)
La enredadera (1984)
Porque éramos jóvenes (1986)
El vergel (1988)
Cuento para Susana (1988)
Historia de una maestra (1990)
Mujeres de negro (1994)
Ignacio Aldecoa en su paraíso (1996)
Madres e hijas. (1996)
La fuerza del destino (1997)
Confesiones de una abuela (1998)
Pinko y su perro (1998)
Cuentos de fútbol II. Jorge Valdano (Ed.) (1998)
Mujeres al alba (1999)
El desafío (2000), cuento en Cuentos solidarios 2.
Fiebre (2001)
La educación de nuestros hijos (2001)
El enigma (2002)
En la distancia (2004)
La casa gris (2005)
Hermanas (2008)

Premios

Premio de Castilla y León de las Letras (2003)
Gran Cruz Alfonso X El Sabio (2004)
Premio de Castilla y León de las Letras (2004)
Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo (2005)
VII Premio Julián Besteiro de las Artes y las Letras (2005)
Medalla de Oro de las Bellas Artes (2006)
Premio Internacional de Letras. Fundación Gabarrón (2006)
Medalla de la Igualdad, Ministerio de Sanidad (2011)

Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…