Ir al contenido principal

SOPHIE GENGEMBRE ANDERSON: LA PRERRAFAELITA QUE PINTABA NIÑOS

Su obra ha sido clasificada como perteneciente al movimiento artístico inglés llamado Hermandad Prerrafaelita.

Su obra se basa mayoritariamente en retratos de niños y mujeres en el entorno rural, pero también tiene paisajes y escenas urbanas.

Una inglesa de París


















Sophie Gengembre Anderson fue hija de un arquitecto parisino, Charles A.C. Gengembre, con inquietudes artísticas y muy amigo de pintores y escritores, y de una madre nativa de Inglaterra, que nacería en París en 1823.


Pasó sus primeros años de vida en París, pero la familia se trasladaría lejos de la urbe de 1829 a 1843. A los diecisiete años Sophie se siente atraída por el mundo del arte, especialmente por el de la pintura de forma autodidacta, pero sus padres deciden, en 1843, enviarla a estudiar las técnicas del retrato con Charles de Steuben.

Poco después Sophie viaja a Rusia durante un año para estudiar pintura. Allí se relacionará con otras jóvenes artistas de la escuela donde acude a estudiar pintura.



Pero con el estallido de la revolución de 1848, Sophie y su familia se marchan a Estados Unidos para continuar su aprendizaje. Allí, además, conocerá y se casará con el también pintor británico Walter Anderson.

En 1854 la pareja se traslada a vivir a Inglaterra donde Sophie exhibirá ampliamente su obra en lugares como la Real Academia, la Real Sociedad de Artistas Británicos (RBA) y el Instituto Británico.  





















Por problemas en la salud de Sophie, el matrimonio Anderson se trasladará unos años (1871-1894) a vivir a la isla de Capri, donde convivirán y pintarán junto a otros artistas como Frederic Leighton, Walter McLaren, John Singer Sargente, Edouard Sain Alexandre o Jean Benner.

En la localidad italiana, las exposiciones de Sophie fueron todo un éxito.


Se mudaron nuevamente a Inglaterra en 1894 donde continuó exhibiendo su trabajo en Londres.
Murió el 10 de marzo de 1903 en su casa en Falmouth (su marido Walter había muerto el  11 de enero del mismo año) y fue enterrada en el cementerio Swanvale en Falmouth junto a su marido.

Obra

Sophie Gengembre Anderson comenzó su carrera en Estados Unidos, en colaboración con su esposo, como litógrafa y pintora de retratos, sobre todo, de obispos episcopalianos de América. 



Pero su obra posterior, una vez en Inglaterra, se va a basar, casi exclusivamente, en retratos de niños y mujeres del entorno rural. Aunque también realiza paisajes de Bretaña, Italia y escenas de Londres.
Su estilo se encuadra dentro del movimiento prerrafaelita, no en vano, realizará en Inglaterra el mayor volumen de sus lienzos en contacto con la “Hermandad”, que en esos momentos luchaba por alejarse del arte académico predominante en la Inglaterra del XIX.


Desde el punto de vista “prerrafaelita”, la pintura académica imperante no hacía sino perpetuar el manierismo de la pintura italiana posterior a Rafael y Miguel Ángel,  con composiciones elegantes pero vacuas y carentes de sinceridad. Por esa razón, ellos propugnaban el regreso al detallismo minucioso y al luminoso colorido de los primitivos italianos y flamencos, anteriores a Rafael —de ahí el nombre del grupo—, a los que consideraban más auténticos.




La Hermandad Prerrafaelita fue una asociación de pintores, poetas y críticos ingleses, fundada en 1848 en Londres por John Everett Millais, Dante Gabriel Rossetti y William Holman Hunt.

Como grupo, apenas duraron cinco años, pero su influencia fue duradera en la pintura inglesa hasta bien entrado el siglo XX.

Este movimiento pictórico suele vincularse al realismo que simultáneamente se estaba desarrollando en Francia.

Hoy día los lienzos de Sophie Gengembre Anderson resultan muy cotizados en el mercado del arte inglés.



Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…