Ir al contenido principal

ESPECIAS: UN COMERCIO MUY LUCRATIVO DESDE LA ANTIGÜEDAD

Las especias, o condimentos, que sirven tanto para conservar como para dar sabor a los alimentos, suele ser la parte dura de ciertas plantas aromáticas, como semillas o cortezas, aunque también pueden ser las hojas de algunas plantas herbáceas.

Su uso más extendido es el culinario, en cantidades pequeñas para no resultar tóxicas, para potenciar el sabor por sus  grandes efectos aromáticos, dando un toque característico a las distintas culturas que lo utilizan. Pero también es muy habitual encontrarlas en compuestos de medicamentos, perfumería y remedios caseros tradicionales.

Especias molidas
Egipcios y fenicios

Las especias siempre fueron un producto caro y valioso tanto por su escasez como por la lejanía, en muchos casos, de los lugares de producción.

Las plantas aromáticas que utilizamos actualmente para la cocina, los cosméticos, los perfumes o las medicinas, son las mismas que ya se usaban en la Antigüedad. Estas, procedían en su mayoría de las regiones tropicales de Asia y particularmente de las islas Molucas (Indonesia), conocidas también como las Islas de las Especias, aunque alguna se podían encontrar en el área mediterránea.


El comercio de las especias ha sido una constante desde que se descubrió su uso, sobre todo en pueblos de los alrededores del Mediterráneo. Los primeros en intentar una ruta hacia Oriente en busca de estas preciadas mercancías fueron los egipcios que además de la mirra y el incienso, para sus rituales religiosos, se sabe que consumían sésamo, mostazo o azafrán. La Biblia también da cuenta de la importancia de las especias en esa época y la atribuye un rango de alta alcurnia.

Ruta de las Espacias
Pero fueron los fenicios los que convirtieron a su capital, Tiro, en el centro comercial de especias del Mediterráneo y punto de encuentro de mercaderes de todo el mundo para conseguirlas. Establecieron con ello un monopolio sobre la conocida como Ruta de las Especias, pues eran los únicos que la conocían. Las caravanas fenicias se abastecían en el Golfo Pérsico y a él llegaban por dos rutas, bien rodeando la península arábiga por el Mar Rojo o bien desde Antioquía siguiendo el cauce de los ríos Tigris o Eúfrates..

El monopolio fenicio de la especias tuvo su fin tras la conquista del heleno Alejandro Magno de su imperio. Alejandría, en el siglo IV a. C. desplazó desde entonces a Tiro como centro comercial del Mediterráneo.

Roma

Roma tomó el testigo griego como imperio político y comercial. En lo relativo a las especias, con su capital oriental en Constantinopla, abre nueva ruta marítima, más corta y menos costosa que las terrestres, para llegar a las Molucas desde Egipto aprovechando los monzones, aunque la antigua ruta terrestres se siguió utilizando para abastecer a las provincias.. El epicentro del comercio de las especias en el Mediterráneo lo sustentan los comerciantes italianos.

Islas Molucas
Cuando los árabes, pueblo que utilizaba ancestralmente las especias, toman Constantinopla la fluidez de las caravanas de las especias se rompe y eso dificulta su distribución en occidente y las encarece.

Para solucionar la situación, además de romper el monopolio de los italianos, se intentan buscar nuevas rutas, en esta ocasión por mar, por parte de portugueses y españoles, aprovechando sus mejores tecnologías marinas. Los portugueses lo consiguen bordeando África y los españoles con el descubrimiento del Nuevo Mundo que además supuso la incorporación de nuevas especias encontradas allí (vainilla, chile, cacao....).

Todo ello abarata y generaliza el consumo de las especias por toda Europa en la cocina tradicional y, por influencia árabe, también en los postres. las especias dejaron de ser exclusivas sólo para bolsillos muy pudientes.

El comercio moderno

El comercio y la distribución de las especias crece a partir de la Edad Moderna, y además, se envasan.

La guerra de Flandes y la derrota de la Armada Invencible hace que España sufra un deterioro importante en el terreno naval, lo que va a repercutir negativamente en el comercio marítimo y lógicamente también en el de las especias.

Especias molidas
El testigo lo van a recoger los avezados marinos holandeses que se van a hacer con el monopolio de las especias negociando con las autoridades de las Molucas y fundando en 1602 la Ereenigde Oost-Indische Compagnie (VOC), su famosa Compañía de las Indias Orientales, un organismo del gobierno holandés que institucionalizó el comercio, logrando evitar la competencia entre los mercaderes, principal problema que tuvieron  portugueses y españoles que además permitió la financiación para las campañas bélicas contra estos últimos. 

El monopolio de las especias se romperá definitivamente en el siglo XIX con la entrada en los mercados de franceses e ingleses que cambian la piratería por el comercio de estas. Los mercaderes se multiplican y ya no ganarán tanto dinero, a cambio las especias estarán al alcance de todos los bolsillos.

Hoy día la mayoría de países producen suficiente especias para el surtido de sus propios mercados y las que importan lo hacen principalmente  países en desarrollo como Singapur, Hong Kong, Madagascar, Tanzarnia o Indonesia. Estos, para protegerse, crearon en 1983 el Grupo Internacional de Especias que se encarga de controlar los mecanismos de seguridad tanto de los comerciantes como de los consumidores. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…