Ir al contenido principal

Entrada destacada

EUROPA REGINA: HISTORIA DE UN CURIOSO MAPA POR LA PAZ EN EUROPA

Los mapas, tal y como los conocemos hoy, no existieron en la antigüedad. No tenían sentido y no servían para nada porque no eran reales y ni siquiera señalaban el tiempo que se tardaba en llegar de un lugar a otro.  El origen de la palabra "Europa" proviene de un personaje de la mitología griega, pero como denominación de un territorio, la península más occidental del continente Euroasiático, no se afianzaría hasta el siglo XVI. Europa Regina de Putsch Los mapas del mundo antiguo y el medievo En el mundo antiguo no había mapas porque la concepción que tenían del espacio estaba basada en la ruta que seguían para sus distintos menesteres, como los comerciales, por ejemplo. Lo que consultaban para ello eran las guías, o documentados libros de viajes (periplos), si los había, En ellos se recogen nombres de pueblos, ciudades, aspectos topográficos de los lugares, accidentes geográficos de la ruta, etc. La representación de algunas de estas guías, en definitiva, señalan estos "

EUROPA REGINA: HISTORIA DE UN CURIOSO MAPA POR LA PAZ EN EUROPA

Los mapas, tal y como los conocemos hoy, no existieron en la antigüedad. No tenían sentido y no servían para nada porque no eran reales y ni siquiera señalaban el tiempo que se tardaba en llegar de un lugar a otro. 

El origen de la palabra "Europa" proviene de un personaje de la mitología griega, pero como denominación de un territorio, la península más occidental del continente Euroasiático, no se afianzaría hasta el siglo XVI.

Europa Regina de Putsch


Los mapas del mundo antiguo y el medievo

En el mundo antiguo no había mapas porque la concepción que tenían del espacio estaba basada en la ruta que seguían para sus distintos menesteres, como los comerciales, por ejemplo.

Lo que consultaban para ello eran las guías, o documentados libros de viajes (periplos), si los había, En ellos se recogen nombres de pueblos, ciudades, aspectos topográficos de los lugares, accidentes geográficos de la ruta, etc. La representación de algunas de estas guías, en definitiva, señalan estos "mapas" como cosmológicos del mundo conocido del autor o viajero, pero en ningún caso cartográficos.

En el mundo helénico sería Eratóstenes quien se atrevería a diseñar uno de los primeros mapas más o menos cartográficos pero señalando puntos estratégicos vinculados a sus conocimientos o necesidades como le ocurriría a toda una serie de estudiosos geógrafos de esta época (que en un buen número eran filósofos y poetas) que sin moverse de sus lugares de trabajo trazarían estos mapas singulares con los relatos de viajeros, manuscritos, guías existentes etc. 

Otros mapas importantes de este periodo antiguo y con esas características cosmológicas son los del cosmógrafo Claudio Ptolomeo, cuya singularidad radica en describir y plasmar el mundo de su época con una visión aérea utilizando un sistema de latitud y longitud que sirvió de ejemplo a los cartógrafos posteriores durante muchos años.



Todos estos conocimientos se recogerían después en la época medieval donde proliferaron de forma exponencial estos "mapas" esquemáticos y simbólicos del mundo conocido y habitado, sobre todo partiendo de la gran obra de Ptolomeo, "Geographia",  con representaciones míticas, religiosas, políticas o para la ayuda de los viajeros la mayoría de las veces, aunque también se empezaon a ver cartas náuticas, con referencia sobre todo a las costas cercanas. En la mayor parte de los casos, si no en todos, estos "mapas" iban insertados en manuscritos donde era explicado su contenido.

Mapa T en O de Isidoro de Sevilla


Aunque había "mapas" de muchos tipos, y casi para todos los gustos, el que más se propagó en la Edad Media europea fue el tridimensional o también llamado T en O, centrado en Jerusalen y que representaban esquematicamente Asia en el norte, como el continente más grande, y a los lados Europa y África.

Isidoro de Sevilla, arzobispo de esta ciudad en el siglo VII, centurias después canonizado y declarado padre de la iglesia católica, fue el primer erudito en utilizar los mapas T en O en sus "Etimologías" y explicar cómo hacerlo. Luego, vendrían muchos mapamundis realizados por beatos (como el del Beato de Liébana), ilustrados y descritos, pero en modo alguno los únicos.

Son practicamente nulos los mapas de esta época que representan a Europa sola, los únicos ejemplos conocidos podrían ser el del canónigo Lambert de Saint-Omer´s en su "Liber Floridus" y otro bizantino realizado en el siglo XIV. Ya no sería hasta dos siglos después que se vuelve a realizar un mapa de Europa completamente sola y protagonista. Este sería realizado por el cartógrafo alemán Johannes Putsch, ya en la Edad Moderna.

El nacimiento de Europa

La semántica de Europa, vendría a significar lo "oscuro" y la "puesta de sol" puesto que, efectivamente, desde el punto de vista asiático o medio-oriental, en las tierras occidentales es por donde se pone el sol. Aunque esto no esta del todo claro.

Pero la tradición sostiene (y así lo recoge el poeta romano Ovidio en el libro II de sus "Transformaciones" escrito en el siglo VIII a.C.) que el origen de la palabra "Europa" proviene de un personaje de la mitología griega. Es decir, que esta, era una princesa fenicia hija del también mítico matrimonio de Agénor y Telefasa, que un día, jugando en la playa con sus amigas, fue vista por Zeus y se enamoró al instante de ella. Para no levantar sospechas, Zeus, se transformó en un toro blanco manso al cual se acercó Europa para ponerle en el cuello un collar de flores y posteriormente subirse a él. Cuando lo hizo, el toro blanco levantó el vuelo y secuestró a la joven para casarse con ella y llevarla a Creta de donde sería la primera reina y tendría a sus hijos, entre ellos, el legendario rey Minos. 

Posteriormente, esta reina fenicia daría nombre al continente europeo, como término geográfico, alrededor del año 500 a.C., con el cual se referían los escritores al hablar de las tierras occidentales al norte del Bósforo.

Europa Regina de Münster


A partir del siglo V d.C., se denomina "Europa" a la parte más occidental resultante de la separación del Imperio Bizantino del propio Imperio Romano. Ese mismo espacio se convertirá en sinónimo de "la Cristiandad", a raíz de la expensión del Islam en el siglo VIII. Igualmente, con la caída de Constantinopla en 1453 y la lucha contra el Imperio Otomano, esta idea se convertirá durante siglos en la identidad central de la Europa geográfica y política.

Con la expansión de los países europeos tras el siglo XVI, la definición del término "Europa", ampliamente aceptada, se refiere a la península más occidental del continente Euroasiático, que limita por el norte, oeste y sur con el océano Atlántico, el mar Mediterráneo, el de Mármara, el del Norte, el Báltico, el Egeo, el Adriático, el Tirreno y el Negro, y por el este, con el mar Caspio, el Ural, la cordillera del Cáucaso y los montes Urales.

Europa Regina

El mapa, pues, de Europa en solitario del cartógrafo alemán Johannes Putsch, que apareció en 1537, era una rareza en la época, pero mucho más si tenemos en cuenta que presenta a Europa en la forma de una figura humana ergida (antropomórfico), es decir, de la reina mitológica cretense con corona, cetro y orbe.

En la cabeza y la corona se muestra a España y Portugal; en el brazo izquierdo a Dinamarca; en el derecho Italia; en el cetro Inglaterra y Escocia, el resto de las islas Británicas están muy esquematizadas; en el orbe Sicilia; en la parte superior del cuerpo están Francia y Alemania; en el centro, el corazón es Bohemia, y en el resto se sitúa a Bulgaria, Grecia, Hungría, Lituania, Livonia, Macedonia, Polonia, Vandália, Moscovia, Escitia y Tartaria. Se dice que Constantinopla y Prusia representan los dos pies. Además se muestran los principales ríos y cordilleras de Europa y una selección de ciudades, así como alguna subdivisión política, nombres regionales y tribales y escudos de armas. El norte de África, Asia Menor y la península escandinava solo se indican parcialmente en el mapa. 

No se sabe cuales podrían haber sido sus fuentes cartográficas para la realización del mapa, pero algunos nombres y detalles podrían indicar que procederían de los mapas de la "Geografía" de Ptolomeo.

Por su parte, parece ser que los primeros mapas antropomórficos conocidos salieron de la pluma e imaginación de un clérigo, escritor, místico y cartógrafo de Pavía (Italia) llamado Opicinus de Canistris en los primeros años del siglo XIV en una obra que llenó de ilustaciones cartográficas en combinación con estas figuras humanas.

Europa y Zeus en la mitología


Se sabe que este manuscrito formó parte de la Biblioteca Palatina de Heidelberg, la cual fue confiscada y transferida en el siglo XVII a la Biblioteca Vaticana, pero el paradero del manuscrito con los mapas antropomórficos en los dos siglos anteriores se desconoce por lo que es difícil saber si tuvo alguna influencia en el "Europa Regina" de Putsch, este si, primer mapa antropomórfico impreso, el original en París por el editor Christian Wechel en dos hojas de 63 x 42 cm.

De Johannes Putsch, que murió con tan sólo 26 años, el único trabajo matemático que le sobrevivió, y el único conocido durante su vida, es precisamente su icónico mapa de Europa en forma de reina.

El cartógrafo y el emperador

La realización del mapa de "Europa Regina" de Pustch no estuvo hecho al azar, sino que fue toda una declaración de intenciones.

Se sabe que este poeta, matemático y cortesano tirolés (1516-1542), latinizado como Johannes Bucius Aenicola, tuvo unas relaciones muy estrechas con el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, es decir, con Fernando I de Hasburgo, hermano de Carlos V y criado en España en la corte de su abuelo Fernando "el Católico" hasta su coronación. 

Por ello, el mapa original, sin título y sin enmarcar, tiene en la parte superior izquierda una dedicatoria a ese monarca, aunque no a su hermano Carlos, al que se ignora, porque que se le imputan todas las desgracias de la Europa del momento: "INVICTISSIMVM I Ferdinandum Romanorum, Hungariae, et I Bohaemiae Regem, Archiducem Au- I striae, Cum Tyroli Ioannes I Bucius I Aenicola I dedicat. I M. D. XXXVII".

El mapa era pues una glorificación de la Casa de Habsburgo al que se le acompañaba en el manuscrito descriptivo de Putsch de un poema final con las lamentaciones de la reina Europa, origen de ese simbolismo topográfico de la política del momento, por lo doloroso de las guerras y la desunión de los países que integraban el continente.

Europa Regina de Matthias Quad


El poema relata el duelo de la reina Europa, dirigido a Carlos V y Fernando I, quejándose por el incierto futuro de si misma, y de toda la tierra, por las guerras permanentes durante milenios en sus territorios, cuya principal víctima, dice, es Italia. Da un repaso somero a estas catastróficas batallas desde los tiempos míticos a las campañas de César pasando por la invasión de los hunos o las tribus germánicas, entre otras. Por ello, el otrora fuerte brazo de Italia en la época romana es ahora un miembro colgante y flojo. Europa se ve a sí misma en la actualidad de ese momento como una esposa fiel pero amenazada por turcos y tártaros viendo su esperanza para el futuro en un final victoriosos y rápido de los conflictos y una paz duradera bajo el reinado de los dos hermanos emperadores.

Al parecer, una versión hecha a mano del mapa, junto con el poema "El lamento de Europa" (Europa Iamentans),  pudo haber sido entregado por Putsch antes de su publicación al emperador Carlos V en Sicilia, hacia el final del verano de 1535, en una estancia de aquel por esas tierras. La copia de presentación manuscrita nunca ha sido encontrada.

El mapa y el poema, en fin, están vinculados y no se entienden el uno sin el otro, además de representar una pieza de original enlace entre la cartografía y la poesía humanista. El pacifismo de Putsch se enmarca dentro de la órbita del mundo erudito de su tiempo y las tendencias de Erasmo de Rotterdam.

Las otras Europae Virginis

El mapa antropomórfico de Putsch fue posteriormente, copiado y adaptado a las necesidades del encargo, o simplemente con propósitos didácticos, en multitud de ocasiones, sobre todo en Alemania, y que fueron conocidos en su época como "Europae virginis". 

Así, por ejemplo, está el del sacerdote protestante alemán Heinrich Bünting (1545-1606) realizado en 1587. En su obra más conocida, el "Itinerarium sacrae scripturae", un compendio geográfico que acompaña a sus disertaciones sobre la Biblia, y que tuvo más de sesenta ediciones hasta el siglo XVIII, incorpora diferentes conjuntos de mapas para ilustrar el texto: algunos "normales" de África y las Tierras Bíblicas así como un mapamundi floramórfico, otro zoomórfico y finalmente otro de Europa en forma antropomórfica de reina a imagen y semejanza del de Putsch pero adaptado y reducido.

Mapa de la "Geografía" de Ptolomeo


Bünting en su mapa antropomórfico europeo omite ríos, cadenas montañosas, escudos de armas o nombres tribales, pero añade entradas de la costa báltica, de Alemania central, mejor imagen de las Islas Británicas y una entrada separada de Irlanda. Incluye además un pequeño texto explicativo del mapa donde dice que los antecedentes políticos sobre los que se había basado Putsch se habían perdido en ese momento (ya que él no tenía la necesidad de glorificar la Casa de Habsburgo) y que su propósito era simplemente didáctico para aprender y memorizar la geografía europea.

Otra copia del mapa antropomórfico de Europa como reina fue el de Matthias Quad (1557-1613) en 1587. Este grabador, cartógrafo y autor de libros geográficos en Colonia donde se asoció con el editor Johann Bussemacher para realizar su primer proyecto que no fue otro que la publicación de ese mapa de Europa en una sola hoja.

Lo más destacado de la versión de Quad es que se añaden los nombres de nuevos lugares, como la de su ciudad natal y una extensa topografía de la costa norte de África además de una explicación geográfica del mapa, una cita en alemán de los versos de Ovidio sobre Europa y finalmente el lamento de la reina Europa por la violencia permanente  en sus tierras desde que fue secuestrada por Zeus y expresando nuevamente el deseo de paz. Hay una ausencia, eso sí, de alusiones a los Habsburgo y se centra en el momento histórico convulso del protestantismo en la Baja Renania en disputa con la Corona española.

Otra de estas famosas copias fue la que se incluyó en la obra "Cosmografía" de Sebastian Münster (1498-1552) en 1588 por parte de editores posteriores a su fallecimiento, a fin actualizar el trabajo con mapas nuevos y más modernos. 

Esta es otra muestra reducida , figurando junto a otros mapas normales, donde igualmente se omiten nombres regionales y escudos de armas locales. Se incluyen cuencas fluviales nuevas, pero se quitan otras, como por ejemplo el Po, así como ciudades, e igualmente las cadenas montañosas. No hay textos explicativos.

Entre otros muchos, está también el de Michael von Eitzing en su atlas de bolsillo de la Europae virginis junto a 88 mapas más, un atlas de carretera de la ciudad de Colonia.

Esta versión es un mapa circular con combinación de elementos antropomórficos y zoomorfos en un contexto más actual del autor, incluyendo más zonas, y representando a Europa montada en un toro.

Desde la segunda mitad del siglo XVI, en lugar de los simbólicos, emblemáticos o de fantasía empezaron a proliferar y tener mucho éxito no sólo los mapas "antropomórficos", sino también los "zoomórficos" (mapas con formas de animales) y "floramórficos" (en forma de plantas), posteriormente, a finales del siglo XIX, este tipo de mapas raros tendrían su continuación con los satíricos y los de caricaturas.










Comentarios

Entradas populares de este blog

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

https://ajestigie.com/link?z=4913003&var={SOURCE_ID}&ymid={CLICK_ID} En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos. A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial. Escriba egipcio El escriba egipcio, una casta especial E l escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto  capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar  utilizando varios tipos de escritura  ( como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado. Aunque realizaba su trabajo

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos. La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época. Dalí El rupturismo de los “ismos” Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico. Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética

“LA MAJA DESNUDA” DE GOYA: ¿QUIÉN FUE EN REALIDAD?

En la historia del arte pocas representaciones de un desnudo femenino han suscitado tantas interpretaciones, sobre la modelo y quién encargó el cuadro, como “la maja desnuda” de Goya. Todo parece indicar que el todopoderoso Godoy fue quién mandó realizar el cuadro para su disfrute personal, y no precisamente de la duquesa de Alba, sino de su joven amante, Pepita Tudó. La "maja desnuda" de Goya Un cuadro bajo sospecha Desde hacía siglos en la pintura se habían realizado desnudos femeninos, pero siempre con un trasfondo mítico o religioso. No fue sino hasta Goya que este representó a una mujer desnuda sin más, con una pose audaz, mirando directamente al espectador, y del natural.  Más aún, es la primera obra de arte, que se conozca, en la cual aparece pintado el vello púbico femenino, lo cual resalta el erotismo de la composición. Se conoce con certeza quién pintó “la maja desnuda”, Francisco de Goya, pero no quién realizó el encargo al artista aragonés ni e