Ir al contenido principal

Entrada destacada

LA PUERTA DE ISHTAR: LA ENTRADA GLORIOSA A LA ANTIGUA BABILONIA

La puerta de Ishtar es una de las construcciones más impresionantes y emblemáticas de la antigua Mesopotamia, la cuna de la civilización.  Se trata de una puerta monumental, decorada con ladrillos esmaltados de colores, que representan animales y motivos geométricos.  Puerta de Ishtar Ubicación La puerta de Ishtar se encuentra en la ciudad de Babilonia, que fue la capital del imperio babilónico, que dominó la región entre los siglos XVIII y VI a.C.  La puerta de Ishtar se construyó en el siglo VI a.C., por orden del rey Nabucodonosor II, que quiso embellecer y fortificar su ciudad, y que la dedicó a la diosa Ishtar, la diosa del amor, la guerra y la fertilidad. La puerta de Ishtar es un símbolo de la grandeza, el poder y la cultura de Babilonia, y ha sido objeto de admiración, estudio y restauración a lo largo de los siglos.  Estructura y decoración La estructura y la decoración de la puerta de Ishtar son dos de los aspectos que la hacen única y espectacular. La puerta de Ishtar tiene

AMAZONÍA: BIODIVERSIDAD, DESAFÍOS Y LA VOZ DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS

La Amazonía es una de las regiones más extensas, diversas y ricas del mundo, que se encuentra en el centro y el norte de Sudamérica, y que abarca nueve países: Brasil, Perú, Colombia, Ecuador, Bolivia, Venezuela, Guyana, Surinam y Guayana Francesa.

La Amazonía es también el hogar de la selva tropical más grande y más biodiversa del planeta, que alberga millones de especies de plantas, animales y microorganismos, y que es fuente de recursos naturales, de servicios ecosistémicos y de conocimientos ancestrales. 




Una enorme extensión

La Amazonía se caracteriza por su geografía y su clima, que determinan sus paisajes y sus ecosistemas. La Amazonía se extiende sobre una superficie de unos 7,8 millones de kilómetros cuadrados, que equivalen al 40% de Sudamérica, y que la convierten en la segunda región más grande del mundo, después de Siberia. La Amazonía se sitúa sobre la cuenca del río Amazonas, que es el río más largo y más caudaloso del mundo, que nace en los Andes, y que recorre unos 6.400 kilómetros, hasta desembocar en el océano Atlántico, formando un delta de unos 240 kilómetros de ancho. 

La Amazonía se beneficia de un clima ecuatorial, que es cálido y húmedo, con una temperatura media de unos 26 grados centígrados, y una precipitación media de unos 2.000 milímetros anuales, que varían según la altitud, la latitud y la estación. La Amazonía se compone de diversos tipos de hábitats, que van desde las montañas andinas, hasta las llanuras aluviales, pasando por los bosques húmedos, los bosques secos, los bosques de galería, los bosques inundados, los pantanos, las sabanas, los pastizales y los manglares.





Biodiversidad

La Amazonía se destaca por su biodiversidad y su endemismo, que la convierten en un tesoro natural y en un laboratorio vivo. La Amazonía alberga más de 10 millones de especies de seres vivos, que representan el 10% de la biodiversidad mundial, y que incluyen unas 40.000 especies de plantas, unas 2.500 especies de peces, unas 1.300 especies de aves, unas 430 especies de mamíferos, unas 380 especies de reptiles, unas 400 especies de anfibios y unos 100.000 especies de insectos. 

La Amazonía también posee un alto grado de endemismo, que significa que muchas de sus especies son únicas y exclusivas de esta región, y que no se encuentran en ninguna otra parte del mundo. Algunas de estas especies son el delfín rosado, el jaguar, el perezoso, el mono araña, el guacamayo, el tucán, la anaconda, el caimán, la rana venenosa, la mariposa morpho, la orquídea, el árbol de caucho, la palmera, la nuez de Brasil y la ayahuasca.

El equilibrio del Planeta

La Amazonía se reconoce por su importancia y su valor, que la hacen indispensable para el equilibrio y el bienestar del planeta y de la humanidad. La Amazonía cumple funciones vitales, como la producción de oxígeno, la captura de dióxido de carbono, la regulación del clima, la conservación del suelo, la provisión de agua, la protección de la biodiversidad, la generación de energía, la producción de alimentos, la provisión de materias primas, la producción de medicinas, la preservación de la cultura y la promoción del turismo. La Amazonía aporta beneficios y servicios, tanto a nivel local, como a nivel regional y global, y contribuye al desarrollo sostenible, a la seguridad alimentaria, a la salud humana, a la diversidad cultural, a la educación ambiental y a la paz social.





La Amazonía se enfrenta a amenazas y desafíos, que ponen en riesgo su integridad y su futuro. La Amazonía sufre presiones y agresiones, tanto internas como externas, que provienen de diferentes actores y sectores, que tienen intereses y visiones distintas o contrarias sobre la Amazonía, y que generan conflictos y tensiones. La Amazonía padece problemas y consecuencias, como la deforestación, la degradación, la contaminación, la pérdida de biodiversidad, el cambio climático, la invasión, la explotación, la violación de los derechos humanos, la pobreza, la desigualdad, la exclusión, la violencia y la corrupción.

La Amazonía requiere de soluciones y acciones, que garanticen su conservación y su aprovechamiento. La Amazonía necesita de la participación y la cooperación de todos los actores y sectores involucrados, que incluyen a los gobiernos, las organizaciones, las comunidades, las empresas, las universidades, los medios de comunicación y la sociedad civil, que deben asumir responsabilidades y compromisos, y que deben establecer alianzas y sinergias. 





La Amazonía demanda de la aplicación y el cumplimiento de las leyes y los acuerdos, que protegen y regulan el uso y el manejo de la Amazonía, y que respetan y reconocen los derechos y las necesidades de sus habitantes, especialmente de los pueblos indígenas y de las poblaciones locales, que son los principales guardianes y conocedores de la Amazonía. La Amazonía espera de la implementación y el fomento de las iniciativas y los proyectos, que promueven y practican el desarrollo sostenible, la conservación ambiental, la educación ecológica, la investigación científica, la innovación tecnológica, la valoración cultural, la inclusión social y la gobernabilidad democrática.

Los pueblos indígenas

La población indígena de la Amazonía es el conjunto de los pueblos originarios que habitan en la región amazónica, y que mantienen sus propias culturas, lenguas, tradiciones y cosmovisiones. La población indígena de la Amazonía se estima en unos 3 millones de personas, que pertenecen a unas 400 etnias diferentes, y que hablan unas 300 lenguas distintas. La población indígena de la Amazonía se distribuye por los nueve países que comparten la Amazonía, siendo Brasil, Perú y Colombia los que tienen mayor número de pueblos y de personas indígenas.





La población indígena de la Amazonía tiene una relación especial y profunda con la naturaleza, que considera como su madre, su fuente y su hogar. La población indígena de la Amazonía vive de la caza, la pesca, la recolección y la agricultura, que practica de forma sostenible y respetuosa, aprovechando los recursos que ofrece la selva, sin agotarlos ni destruirlos. La población indígena de la Amazonía tiene un conocimiento ancestral y empírico de la biodiversidad, que utiliza para su alimentación, su salud, su arte y su espiritualidad. La población indígena de la Amazonía tiene una organización social y política basada en la familia, la comunidad, el territorio y la autodeterminación, que respeta la diversidad y la autonomía de cada pueblo y de cada persona.

La población indígena de la Amazonía enfrenta numerosos desafíos y amenazas, que ponen en peligro su supervivencia y su identidad. La población indígena de la Amazonía sufre la invasión y la ocupación de sus territorios, por parte de actores externos, como los colonos, los madereros, los mineros, los petroleros, los narcotraficantes, los militares o los misioneros, que explotan y degradan el medio ambiente, y que violan los derechos humanos y territoriales de los pueblos indígenas. La población indígena de la Amazonía padece la discriminación y la exclusión, por parte de los estados y las sociedades, que no reconocen ni valoran su diversidad cultural y lingüística, y que los marginan y los empobrecen, negándoles el acceso a la educación, la salud, la justicia y la participación. La población indígena de la Amazonía resiste la asimilación y la aculturación, por parte de los medios de comunicación y las instituciones, que imponen sus modelos y sus valores, y que erosionan y debilitan la identidad y la memoria de los pueblos indígenas.





La población indígena de la Amazonía reclama y propone alternativas y soluciones, que garanticen su continuidad y su dignidad. La población indígena de la Amazonía exige el respeto y el cumplimiento de los convenios y las declaraciones internacionales, que protegen y promueven los derechos de los pueblos indígenas, como el Convenio 169 de la OIT, la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, o el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático. La población indígena de la Amazonía demanda el reconocimiento y la demarcación de sus territorios, como una condición indispensable para su existencia y su desarrollo, y como una contribución a la conservación de la Amazonía y del planeta. La población indígena de la Amazonía propone el buen vivir o el vivir bien, como una filosofía y una práctica de vida, que se basa en la armonía y el equilibrio entre los seres humanos y la naturaleza, y que busca el bienestar colectivo y la felicidad compartida. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

https://ajestigie.com/link?z=4913003&var={SOURCE_ID}&ymid={CLICK_ID} En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos. A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial. Escriba egipcio El escriba egipcio, una casta especial E l escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto  capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar  utilizando varios tipos de escritura  ( como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado. Aunque realizaba su trabajo

MARGARET KEANE: LA PINTORA DE LOS OJOS GIGANTES

Margaret Keane es esencialmente una retratista al óleo cuyos personajes preferidos son mujeres, niños y animales domésticos. La característica principal de esta pintora estadounidense es que en todos sus cuadros los protagonistas aparecen con enormes y tristes ojos. Margaret Keane Historia de un vil engaño Margaret Doris Hawkins (Nashville, Tennesse, USA, 1927) siempre le gustó pintar grandes ojos en sus retratos. De pequeña era conocida en la iglesia local por sus bocetos de ángeles con grandes ojos. Se casó joven y en 1950 tuvo a su primer y única hija, Jane. El matrimonio no duró mucho. Tras su separación Margaret contraje nuevas nupcias en 1955 con un agente inmobiliario llamado Walter Keane. Su nuevo esposo vio en los cuadros de Margaret un filón y dejó su negocio para dedicarse    a vender estos en forma masiva en grandes almacenes, libros de cómic y revistas. Mientras, Margaret continuó perfeccionando su técnica, pero simplemente firmaba co

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos. La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época. Dalí El rupturismo de los “ismos” Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico. Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética