id="42324-11"> name="propeller" content="45e52e1d07bbf05c54fe970a371d2677"> Ir al contenido principal

LEPANTO: LA VERDAD SOBRE LA BATALLA DONDE CERVANTES QUEDÓ MANCO

La batalla de Lepanto fue un combate naval de gran trascendencia histórica que tuvo lugar el 7 de octubre de 1571 cerca de la ciudad griega de Návpaktos (actual golfo de Corinto).  

Se enfrentaron en ella la armada del Imperio otomano contra la de una coalición católica, llamada Liga Santa. La victoria de la coalición cristiana supuso el freno al expansionismo otomano en el Mediterráneo oriental.

Representación de la batalla
La expansión otomana y la Liga Santa

Durante el siglo XVI los otomanos habían conquistado los territorios que formaron en el pasado parte del Imperio romano de Oriente.. La presencia turca en el Mediterráneo representó una amenaza para la cristiandad durante mucho tiempo.

Cuando en 1570 los turcos atacaron la isla de Chipre - posesión veneciana-, esta agresión trajo como consecuencia la formación de la llamada Liga Santa.

Esta Liga (los papas ya habían tenido cierto éxito en la organización de ligas santas en las cuales los intereses de las naciones coincidían) estaba formada por el Reino de España, con Felipe II a la cabeza, los Estados Pontificios, la República Veneciana, la Orden de Malta, la República de Génova y el Ducado de Saboya.

La participación española fue de gran importancia para el éxito de la Liga, por los efectivos que desplazó. A pesar de ser una alianza, de las 315 embarcaciones cristianas 164 eran españolas (España: 90 galeras; 24 naves; 50 fragatas o bergantines. Venecia: 6 galeazas; 106 galeras; 14 naves; 20 fragatas. Estados Pontificios: 12 galeras; 6 fragatas).

La Europa protestante, en cierta forma, los consideraba un útil aliado contra la Reforma católica y Francia,por su parte, estaba atrapada entre la dinastía Habsburgo que gobernaba en Austria y la que lo hacía en España y los Países Bajos. Los diferentes estados de Italia hicieron coalición más a menudo con poderes extranjeros (incluidos los otomanos) que entre ellos mismos.

El combate
  
Una vez escogido el puerto de Mesina como punto de reunión de la Liga Santa, comienzan a llegar a él las diferentes escuadras. Las primeras en llegar estaban al mando de Antonio Colonna.

Juan de Austria, hermano de Felipe II, y Sancho de Leiva parten de Barcelona el 20 de julio con las galeras del rey. Arriban a Mesina el 23 de agosto. Faltan por llegar las escuadras de Álvaro de Bazán, Juan Andrea Doria y Juan de Cardona.

A primeros de septiembre ya estará toda la flota reunida. La Liga Santa logró reunir un total de 91 000 soldados, marineros y chusma (34 000 soldados, 13 000 tripulantes y 45 000 galeotes). La mayor parte de todos ellos eran españoles. Las piezas artilleras de toda la escuadra eran en total 1.250.

La meta, por supuesto, no era otra que la destrucción de la flota turca de Alí Bajá. La única duda que se planteaba era si atraerla al combate en un punto vital del Imperio turco o si, por el contrario, ir directamente a su encuentro.

Fue esta opinión la que prevaleció finalmente y con tal objetivo, la armada de la Liga abandonó Mesina, avistando las naves otomanas el 7 de octubre en el golfo de Lepanto.

Por su parte, Alí Bajá no podía albergar ninguna duda sobre su misión: el sultán le había ordenado expresamente presentar batalla a los cristianos.

Su flota había llegado a Lepanto el 29 de septiembre con ánimo de evacuar a los enfermos y reforzar sus efectivos. Era superior en barcos a la de los cristianos, pues sumaba 221 galeras, 38 galeotes y 18 fustas, pero con sólo 750 cañones; sus efectivos humanos eran algo menores -83.000 hombres-, peor armados, además, en arcabuces y mosquetes.

Fresco de la batalla en el Museo del Vaticano
La batalla se inició con el ataque frontal de ambas flotas desplegadas en línea e intentando Alí Bajá envolver sólo el ala derecha cristiana, ya que el ala izquierda se extendía casi hasta la costa.

En ese intento, las dos alas comprometidas -la derecha cristiana y la izquierda turca- mantuvieron un combate particular, alejadas del resto de los contendientes y en la que los barcos de la Liga llevaron en principio la peor parte. El fracaso del asalto frontal de los otomanos y el auxilio de la reserva cristiana a su alejada ala derecha dieron la victoria a don Juan de Austria. 

Resultado de la batalla

Lepanto fue la gran victoria cristiana, liderada por Juan de Austria (y en la que también participó Miguel de Cervantes, que resultó herido y perdió la movilidad de su mano izquierda, lo que le valió el sobrenombre de «manco de Lepanto»), sobre los turcos y la noticia de este triunfo conmocionó a toda Europa, llegando a ser bautizada como "la gran ocasión que vieron los siglos".

Se contabilizó la pérdida de 12 galeras cristianas (aunque luego ascendieron a 40 por los graves daños sufridos) y de 7600 hombres, de los que 2000 eran españoles, 880 de la escuadra del papa y 4800 venecianos). Hubo 14 000 heridos. A los turcos se les apresó 170 galeras y 20 galeotas, de las que sólo 130 estaban útiles; las otras 60 fueron quemadas. Se hicieron 5000 prisioneros y se liberó a 12 000 cautivos cristianos. Se estimaron entre 25 000 y 30 000 los muertos del bando turco.

En realidad, el éxito se debió fundamentalmente a una circunstancia fortuita, la lucha particular en el intento de envolvimiento turco que, a la postre, permitiría a la escuadra de reserva cristiana auxiliar primero al centro y después al ala derecha. Pero también a la superioridad de la flota de los coaligados en artillería y arcabuces y mosquetes. 

Aunque los turcos tenían más hombres y más naves que los cristianos, las galeotas no podían oponerse a las galeras, además, tenían menos hombres de guerra que en las cristianas. Por otro lado, los cristianos usaban arcabuces, mientras que los turcos preferían las flechas, pero ni los daños, ni el alcance, ni la puntería de estas eran comparables.


De esta forma, se frenó el expansionismo otomano en el Mediterráneo oriental durante algunas décadas y provocó que los corsarios aliados de los otomanos abandonaran sus ataques y expansiones hacia el Mediterráneo occidental.

Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.

Hitler: una exposición para rid…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

“LA MAJA DESNUDA” DE GOYA: ¿QUIÉN FUE EN REALIDAD?

En la historia del arte pocas representaciones de un desnudo femenino han suscitado tantas interpretaciones, sobre la modelo y quién encargó el cuadro, como “la maja desnuda” de Goya.
Todo parece indicar que el todopoderoso Godoy fue quién mandó realizar el cuadro para su disfrute personal, y no precisamente de la duquesa de Alba, sino de su joven amante, Pepita Tudó.
Un cuadro bajo sospecha
Desde hacía siglos en la pintura se habían realizado desnudos femeninos, pero siempre con un trasfondo mítico o religioso. No fue sino hasta Goya que este representó a una mujer desnuda sin más, con una pose audaz, mirando directamente al espectador, y del natural.  Más aún, es la primera obra de arte, que se conozca, en la cual aparece pintado el vello púbico femenino, lo cual resalta el erotismo de la composición. Se conoce con certeza quién pintó “la maja desnuda”, Francisco de Goya, pero no quién realizó el encargo al artista aragonés ni en qué año se llevó a cabo.

Goya: toda una vida de autor…