Ir al contenido principal

GÉRICAULT: EL PROTOTIPO FRANCÉS DE PNTOR ROMÁNTICO

Théodore Gericault, de vida intensa y muerte violenta, representa en su misma existencia la esencia misma del espíritu romántico.

En sus cuadros muestra la pasión y los sentimientos propios del Romanticismo mostrando una dura crítica hacia la sociedad.



Mujer demente
 Una vida de romanticismo

Théodore Jean Louis Géricault (1791-1824) nació en la pequeña localidad francesa de Ruan en el seno de una familia acomodada. Cuando contaba con seis años de edad su familia decidió trasladar su residencia a París donde con diecisiete el joven Théodore inicia sus estudios de pintura en el taller de Carle Vernet.

Dos años después Géricault ingresar en el taller de Guerin, donde se pone en contacto con Delacroix, y en febrero de 1811 se inscribirá en la Escuela de Bellas Artes de París.

En el Salón de París de 1812 el joven Gericault va a presentar su primera gran obra ambiciosa y monumental influencia de Rubens, Oficial de cazadores a la carga, que fue un rotundo éxito.

La balsa de Medusa


Después su producción irá evolucionando. Se dedicará a hacer series de pequeños estudios de caballos y caballeros y más tarde evidenciará su predilección por el drama y la fuerza expresiva en la composición.

Entre 1816 y 1817 viajará por Italia, sobre todo Roma y Florencia (parece que posiblemente huyendo de un romance con su tía a la que dejará embarazada) para estudiar de cerca a los maestros del Renacimiento, entre otros Rubens y especialmente a Miguel Ángel, de quien quedó fascinado y se convertirá en la principal inspiración de sus obras, sobre todo en la fuerza contenida de los gestos de sus personajes y animales. También de él adquiere las proporciones de los cuerpos a las que añade gran tensión y dinamismo. 

Oficial de cazadores a la carga
A lo largo de su vida su carrera artística va a estar llena de altibajos. Sus cuadros, en general, no fueron bien acogidos por la crítica ya que sus obras trataban temas bastante alejados del clasicismo imperante y además representarán una crítica contra la sociedad o el poder, como en su serie de dementes y enfermos donde refleja los rostros de personas comunes con expresiones más realistas que idealistas.

Por encargo Géricault realizó en 1822 una serie de diez cuadros de dementes de los que, desgraciadamente, solo se conservan cinco. Para todos ellos fueron utilizados modelos reales sacados directamente de manicomios, hecho que impactó a la crítica y la sociedad del momento pues los enfermos mentales eran considerados como no humanos.

Los caballos fueron otra de sus grandes pasiones, y será al caerse de uno de ellos, tras una larga y dolorosa enfermedad, lo que provocará finalmente su muerte. 

Su azarosa y tormentosa vida también ha dado pie a numerosas leyendas. 

Géricault pasó sus últimos años sin poder acometer pinturas de gran formato, aunque sí diversas litografías.
Autorretrato


La obra de un romántico

Representa antes que ningún otro pintor francés el Romanticismo, corriente pictórica caracterizada por la supremacía de los sentimientos ante la razón dejando atrás lo clásico e imponiendo la libertad como la mejor técnica para imprimir colores y formas en los lienzos.

Desde los inicios de su carrera, Géricault demostró cualidades que le distinguen claramente de los pintores neoclásicos. tratar temas de la vida cotidiana, elevándolos a la categoría de hechos heroicos. Prefirió mostrar la desesperación y el sufrimiento de la gente.

Su independencia del estilo imperante le valió a Géricault estar al margen de los grandes encargos oficiales.

Ajusticiado
Géricault afrontará sus cuadros sin dibujos preparatorios, trabajando directamente sobre el lienzo a partir de unos modelos que posaban de acuerdo con un boceto.

Otra de sus grandes series, además de los estudios de la locura, son la representación de los caballos y las carreras hípicas.

Para su obra La balsa de Medusa, donde criticará duramente al gobierno de la época, también llevará a cabo una ardua investigación en los hospitales para poder representar con exactitud las heridas y el dolor de los enfermos.

Carrera de caballos
Su ideología liberal se reflejará en muchos de sus dibujos y obras. Estuvo en Italia y Londres, realizando obras en la que refleja el ambiente de pobreza de la ciudad y pinturas de caballos y carreras hípicas. Retrató de forma excepcional la fisionomía equina que la modeló bajo las premisas del ímpetu, el nervio y la energía pero también bajo la elegancia y la nobleza.

Gericault también suprimió en sus cuadros el uso de las pinceladas gruesas, pastosas, poco ordenadas,

Influencia

A pesar de la escasa extensión de su obra, Géricault influyó enormemente sobre el movimiento romántico, sobre todo en Delacroix. Falleció en 1824, convaleciente de un accidente, en París.

Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…