Ir al contenido principal

Entrada destacada

LA PUERTA DE ISHTAR: LA ENTRADA GLORIOSA A LA ANTIGUA BABILONIA

La puerta de Ishtar es una de las construcciones más impresionantes y emblemáticas de la antigua Mesopotamia, la cuna de la civilización.  Se trata de una puerta monumental, decorada con ladrillos esmaltados de colores, que representan animales y motivos geométricos.  Puerta de Ishtar Ubicación La puerta de Ishtar se encuentra en la ciudad de Babilonia, que fue la capital del imperio babilónico, que dominó la región entre los siglos XVIII y VI a.C.  La puerta de Ishtar se construyó en el siglo VI a.C., por orden del rey Nabucodonosor II, que quiso embellecer y fortificar su ciudad, y que la dedicó a la diosa Ishtar, la diosa del amor, la guerra y la fertilidad. La puerta de Ishtar es un símbolo de la grandeza, el poder y la cultura de Babilonia, y ha sido objeto de admiración, estudio y restauración a lo largo de los siglos.  Estructura y decoración La estructura y la decoración de la puerta de Ishtar son dos de los aspectos que la hacen única y espectacular. La puerta de Ishtar tiene

SECRETOS Y ENIGMAS DE LA REVOLUCIÓN FRANCESA: DESDE LA VENDÉE HASTA LA ESFINGE

La Revolución Francesa fue el acontecimiento histórico más importante del siglo XVIII, que cambió radicalmente el destino de Francia y de Europa. Fue un proceso complejo y violento, que duró desde 1789 hasta 1799, y que tuvo como protagonistas a millones de personas que lucharon por la libertad, la igualdad y la fraternidad. 

Sin embargo, la Revolución Francesa también estuvo rodeada de misterios, enigmas y curiosidades que aún hoy siguen despertando el interés y la fascinación de muchos. 


Toma de la Bastilla durante la Revolución Francesa


La sublevación de la Vendée

La Vendée fue una región del oeste de Francia que se rebeló contra la revolución en 1793, y que protagonizó una de las guerras civiles más sangrientas y olvidadas de la historia. Los habitantes de la Vendée (o Vandea) eran mayoritariamente campesinos, católicos y monárquicos, que se sentían marginados y oprimidos por el nuevo régimen republicano, que les imponía impuestos, levas y persecuciones religiosas. Por eso, decidieron tomar las armas y resistir al gobierno revolucionario, que les consideraba unos traidores y unos rebeldes.

La sublevación de la Vendée comenzó el 10 de marzo de 1793, cuando miles de campesinos se levantaron en armas y atacaron las ciudades y los cuarteles donde se encontraban los representantes y los soldados de la república. Los rebeldes se organizaron en un ejército irregular, que contaba con el apoyo de algunos nobles, sacerdotes y generales leales al rey. Su líder más carismático y famoso fue Jean Charette, un antiguo oficial de la marina que se convirtió en el héroe de la Vendée. Los rebeldes adoptaron como símbolo el corazón sagrado de Jesús, que llevaban bordado en sus pechos, y como lema el “Dios y el rey”, que gritaban en el campo de batalla.


Guerra de la Vendée

La guerra de la Vendée duró tres años, y enfrentó a los rebeldes con las tropas republicanas, que fueron enviadas para sofocar la rebelión. Fue una guerra cruel y despiadada, que se caracterizó por las atrocidades y las masacres cometidas por ambos bandos. Los rebeldes no dudaron en asaltar y saquear las ciudades leales a la república, y en ejecutar a los funcionarios, los soldados y los patriotas que capturaban. Los republicanos, por su parte, no tuvieron piedad con los rebeldes, y los consideraron unos enemigos del pueblo, a los que había que exterminar sin compasión. El general Turreau, al mando de las “columnas infernales”, fue el responsable de una de las campañas más brutales y genocidas de la guerra, que consistió en arrasar y quemar los pueblos de la Vendée, y en matar a todos sus habitantes, sin distinción de edad, sexo o condición.

La guerra de la Vendée terminó en 1796, con la derrota y la rendición de los rebeldes, que fueron diezmados y desmoralizados por la superioridad numérica y militar de los republicanos. Se calcula que la guerra causó entre 200.000 y 500.000 muertos, lo que supone entre el 10% y el 25% de la población de la región. La Vendée fue una de las zonas más castigadas y devastadas por la revolución, y su memoria quedó marcada por el trauma y el dolor de la guerra. La Vendée fue también una de las zonas más olvidadas y silenciadas por la historia oficial, que la consideró una anomalía y una vergüenza para la revolución. Sin embargo, la Vendée fue también una de las zonas más heroicas y ejemplares de la revolución, que demostró que el pueblo francés no era unánime ni homogéneo, y que había una diversidad de opiniones, de creencias y de intereses que debían ser respetados y reconocidos. La Vendée fue, en definitiva, una de las zonas más misteriosas y fascinantes de la revolución, que nos invita a reflexionar sobre el significado y el alcance de la libertad, la igualdad y la fraternidad.

El origen de la Marsellesa

La Marsellesa es el himno nacional de Francia, y uno de los símbolos más emblemáticos de la Revolución Francesa. Su letra y su música expresan el espíritu patriótico y combativo de los revolucionarios, que se enfrentaron a las monarquías absolutas de Europa. 


Letra de La Marsellesa


La Marsellesa se compuso en 1792, en plena guerra entre Francia y Austria. Su autor fue Claude Joseph Rouget de Lisle, un oficial del ejército francés que estaba destinado en Estrasburgo. Una noche, el alcalde de la ciudad le pidió que escribiera una canción para animar a los soldados que iban a defender la frontera. Rouget de Lisle se inspiró en una melodía popular que había escuchado en Italia, y escribió la letra en su propia habitación. La llamó “Canción de guerra para el ejército del Rin”.

La canción se difundió rápidamente por toda Francia, y llegó a los oídos de los voluntarios de Marsella, que habían acudido a París para apoyar la revolución. Estos la cantaron con entusiasmo en las calles y en las jornadas del 10 de agosto de 1792, cuando se asaltó el palacio de las Tullerías y se depuso al rey Luis XVI. El pueblo de París quedó impresionado por la canción, y la bautizó como “La Marsellesa”, en honor a los valientes marselleses. Desde entonces, la Marsellesa se convirtió en el himno de la revolución, y más tarde, en el himno nacional de Francia.

El destino de Luis XVII

Luis XVII fue el hijo menor de Luis XVI y María Antonieta, y el heredero legítimo de la corona francesa. Sin embargo, nunca llegó a reinar, ya que murió a los 10 años de edad, en una celda de la prisión del Temple, donde estaba recluido desde 1793. Al menos, eso es lo que dice la versión oficial. 

La muerte de Luis XVII fue un hecho muy oscuro y polémico, que dio lugar a numerosas teorías y leyendas. Según el informe médico, el niño murió el 8 de junio de 1795, a causa de una tuberculosis. Su cuerpo fue enterrado en una fosa común, y su corazón fue conservado en un frasco por el médico que lo examinó. Sin embargo, muchos dudaron de la veracidad de este informe, y sospecharon que el niño que murió no era Luis XVII, sino un sustituto. Algunos creyeron que el verdadero Luis XVII fue liberado por un plan secreto, y que huyó a algún país extranjero, donde vivió bajo otro nombre. Otros pensaron que el niño fue rescatado por sus familiares o por sus partidarios, y que se ocultó en algún lugar de Francia, esperando el momento de reclamar su trono.


Luis XVII


A lo largo del siglo XIX y el siglo XX, aparecieron decenas de personas que afirmaron ser Luis XVII, o sus descendientes. Algunos de ellos presentaron pruebas documentales, testimonios o rasgos físicos que supuestamente los identificaban como el hijo del rey mártir. Sin embargo, ninguno de ellos logró convencer a la mayoría de los historiadores, ni a la opinión pública. El misterio de Luis XVII se mantuvo vivo hasta el siglo XXI, cuando se realizaron análisis de ADN al corazón conservado en el frasco, y se compararon con los restos de sus padres y de sus hermanos. Los resultados confirmaron que el corazón pertenecía a Luis XVII, y que por lo tanto, el niño que murió en la cárcel era el verdadero heredero de la corona francesa.

El papel de las mujeres

La Revolución Francesa fue un movimiento que proclamó los derechos del hombre y del ciudadano, pero que excluyó a las mujeres de la participación política y de la ciudadanía plena. Sin embargo, esto no significa que las mujeres fueran ajenas o indiferentes a la revolución. Al contrario, las mujeres jugaron un papel muy activo y relevante en el proceso revolucionario, tanto en el ámbito público como en el privado. Veamos algunos ejemplos de mujeres que destacaron por su protagonismo en la Revolución Francesa.

  • Olympe de Gouges: Fue una escritora, dramaturga y activista que defendió los derechos de las mujeres y de los esclavos. En 1791, publicó la “Declaración de los derechos de la mujer y de la ciudadana”, un texto que reivindicaba la igualdad entre los sexos y el sufragio femenino. También se opuso a la pena de muerte y a la guerra. Por sus ideas, fue acusada de traición y guillotinada en 1793.
  • Théroigne de Méricourt: Fue una oradora, agitadora y combatiente que participó en los principales acontecimientos de la revolución, como la toma de la Bastilla, el asalto a las Tullerías o la marcha sobre Versalles. Se la conocía como “la bella amazona”, por su belleza y su valor. Vistió el uniforme de los sans-culottes, y animó a las mujeres a tomar las armas y a formar batallones femeninos. Fue víctima de la violencia política y de la represión, y acabó sus días en un manicomio.

Olympe De Gouges


  • Charlotte Corday: Fue una joven aristócrata que simpatizaba con los girondinos, el grupo moderado de la revolución. En 1793, decidió asesinar a Jean-Paul Marat, el líder de los jacobinos, el grupo radical de la revolución. Creía que con su muerte, pondría fin a la violencia y al terror que asolaban a Francia. Sin embargo, su acción tuvo el efecto contrario, y provocó una mayor radicalización y persecución de los girondinos. Fue juzgada y guillotinada, y se convirtió en una figura controvertida y admirada por unos y odiada por otros.






  • Madame Roland: Fue una intelectual, escritora y política que influyó en el pensamiento y la acción de los girondinos. Fue la esposa de Jean-Marie Roland, ministro de Interior durante la revolución. Desde su salón, recibió y aconsejó a los principales líderes políticos, y redactó numerosos discursos y documentos. Fue una defensora de la república, de la educación y de la libertad. Fue arrestada y guillotinada en 1793, junto con su marido y otros girondinos. Antes de morir, escribió sus memorias, donde relató su experiencia y su visión de la revolución.

La identidad del hombre de la máscara de hierro

El hombre de la máscara de hierro es uno de los personajes más misteriosos y fascinantes de la historia de Francia. Se trata de un prisionero que vivió durante el reinado de Luis XIV, y que fue encerrado en varias cárceles y fortalezas, siempre bajo una estricta vigilancia y con una máscara de hierro (o de terciopelo, según otras versiones) que le cubría el rostro. Su identidad y su delito nunca fueron revelados, y su existencia se convirtió en un enigma que ha alimentado la imaginación de muchos escritores, historiadores y cineastas. 


El hombre de la máscara de hierro


La primera referencia histórica al hombre de la máscara de hierro se encuentra en las memorias de Voltaire, el célebre filósofo y escritor del siglo XVIII. Voltaire afirmó que el prisionero era un hermano gemelo de Luis XIV, nacido después que él, y que fue ocultado y encarcelado para evitar una disputa dinástica. Según Voltaire, el prisionero murió en la Bastilla en 1703, y su máscara era de terciopelo.

Más tarde, otro escritor del siglo XVIII, Alexandre Dumas, retomó la historia de Voltaire y la noveló en su obra “El vizconde de Bragelonne”, la tercera parte de “Los tres mosqueteros”. Dumas cambió algunos detalles, y afirmó que el prisionero era un hermano gemelo de Luis XIV, nacido antes que él, y que por lo tanto, era el legítimo rey de Francia. Según Dumas, el prisionero fue liberado por los mosqueteros, y su máscara era de hierro.

Sin embargo, la realidad histórica es mucho más compleja y confusa que la ficción literaria. Los documentos y testimonios de la época revelan que el hombre de la máscara de hierro existió, pero que su identidad y su delito siguen siendo un misterio. Lo único que se sabe con certeza es que el prisionero fue detenido en 1669, bajo las órdenes del ministro Fouquet, y que fue trasladado a varias cárceles y fortalezas, siempre bajo la custodia del mismo carcelero, el marqués de Saint-Mars. El prisionero murió en 1703, en la Bastilla, y fue enterrado bajo el nombre de Marchiali.

A lo largo de los siglos, se han propuesto diversas hipótesis sobre la identidad del hombre de la máscara de hierro, basadas en indicios, conjeturas o especulaciones. Algunas de estas hipótesis son:


Luis XIV
  • Un hermano de Luis XIV: Esta es la hipótesis más famosa y difundida, pero también la más improbable. No hay ninguna prueba de que Luis XIV tuviera un hermano gemelo, ni de que su madre, Ana de Austria, tuviera un parto doble. Además, la existencia de un hermano del rey habría supuesto un riesgo político y una amenaza para la monarquía, que difícilmente se habría mantenido en secreto durante tanto tiempo.
  • Un hijo ilegítimo de Luis XIV: Esta es otra hipótesis que sugiere que el prisionero era un hijo bastardo del rey, fruto de alguna de sus numerosas aventuras amorosas. Sin embargo, tampoco hay ninguna evidencia de que Luis XIV tuviera un hijo ilegítimo que fuera encarcelado y enmascarado. Por el contrario, el rey reconoció y legitimó a varios de sus hijos naturales, y les otorgó títulos y privilegios.

  • Un ministro o un diplomático: Esta es una hipótesis que plantea que el prisionero era un personaje importante que había cometido algún delito o traición contra el rey o el Estado. Algunos de los candidatos que se han propuesto son: Nicolas Fouquet, el ministro de Finanzas que fue acusado de malversación y conspiración; Eustache Dauger, un criado que fue arrestado por razones desconocidas; Ercole Antonio Mattioli, un diplomático italiano que fue implicado en un escándalo político; o James de la Cloche, un supuesto hijo del rey de Inglaterra que se convirtió al catolicismo y se hizo pasar por un enviado del papa.
  • Un desconocido: Esta es una hipótesis que admite que el prisionero era un hombre cualquiera, sin ninguna relevancia ni parentesco con el rey, y que su delito y su castigo se debieron a algún motivo personal o arbitrario. Esta hipótesis se basa en la idea de que el rey Luis XIV era un monarca absoluto y caprichoso, que podía disponer de la vida y la muerte de sus súbditos sin rendir cuentas a nadie.

El origen de la guillotina

La guillotina fue el instrumento de ejecución más utilizado y más temido durante la Revolución Francesa. Su nombre se debe a Joseph Ignace Guillotin, un médico y diputado que propuso su uso como un método de pena de muerte más humano y más igualitario que los anteriores, como el ahorcamiento, la decapitación con espada o el descuartizamiento. 


Joseph Ignace Guillotin


La guillotina no fue una invención original de Guillotin, sino que se inspiró en otros dispositivos similares que existían en otros países, como la “mannaia” italiana, la “Scottish Maiden” escocesa o la “Halifax Gibbet” inglesa. Estos dispositivos consistían en una cuchilla afilada que caía sobre el cuello del condenado, cortándolo de forma rápida y limpia. Guillotin conoció estos dispositivos a través de sus viajes y sus estudios, y los consideró más adecuados para la nueva era de la revolución, que pretendía abolir los privilegios y los abusos de la monarquía.

Guillotin presentó su propuesta de usar la guillotina como método de ejecución en la Asamblea Nacional Constituyente, el 10 de octubre de 1789. Su argumento era que la guillotina era un instrumento más racional, más eficaz y más respetuoso con la dignidad humana que los demás. Además, afirmó que la guillotina era un instrumento más democrático, ya que no hacía distinción entre los condenados, y aplicaba el mismo castigo a todos, sin importar su rango o su condición social. Su propuesta fue aprobada por la Asamblea, y se encargó al cirujano Antoine Louis y al fabricante de instrumentos Tobias Schmidt que diseñaran y construyeran el primer modelo de guillotina.

La primera guillotina se terminó de fabricar en marzo de 1792, y se probó con cadáveres y con animales. El primer uso oficial de la guillotina se realizó el 25 de abril de 1792, en la plaza de Grève de París, donde se ejecutó a un ladrón llamado Nicolas Jacques Pelletier. La ejecución fue un éxito, y la guillotina se convirtió en el método de ejecución más popular y más solicitado por el pueblo. La guillotina se instaló en varias plazas y ciudades de Francia, y se usó para ejecutar a miles de personas, tanto a enemigos de la revolución como a revolucionarios. Entre las víctimas más famosas de la guillotina se encuentran el rey Luis XVI, la reina María Antonieta, el líder jacobino Maximilien Robespierre, el escritor André Chénier o la heroína Olympe de Gouges.


Guillotina


La guillotina se convirtió en un símbolo de la Revolución Francesa, y en un instrumento de terror y de justicia. Su nombre se asoció al de Guillotin, que nunca quiso que se le atribuyera la invención, y que sufrió el rechazo y el escarnio de sus contemporáneos. Guillotin murió en 1814, de una infección, y no de la guillotina, como se rumoreó falsamente. La guillotina siguió usándose en Francia hasta 1977, cuando se realizó la última ejecución. La pena de muerte fue abolida en Francia en 1981, y la guillotina quedó relegada a los museos y a la historia.

El enigma de la Esfinge

La Esfinge fue una de las sociedades secretas más influyentes y misteriosas de la Revolución Francesa. Se fundó en 1784, en París, por un grupo de intelectuales, artistas y políticos que compartían una visión ilustrada, reformista y humanista de la sociedad. Su nombre se inspiró en el mito griego de la esfinge, el monstruo alado que planteaba enigmas a los viajeros, y que simbolizaba el poder del conocimiento y del misterio. Su símbolo era una esfinge alada, rodeada de una estrella de cinco puntas, que representaba la razón y la libertad.

La Esfinge tenía como objetivo promover la educación, la cultura y el progreso de la humanidad, mediante la difusión de las ideas de la Ilustración y la defensa de los derechos naturales. Sus miembros se reunían en lugares secretos, donde debatían sobre filosofía, política, ciencia, arte y religión. También organizaban actividades culturales, como conferencias, exposiciones, conciertos y representaciones teatrales. La Esfinge tenía una estructura jerárquica, basada en grados de iniciación, y una disciplina rigurosa, basada en el juramento, el secreto y la lealtad. Sus miembros se reconocían entre sí por medio de signos, palabras y gestos.


Emblema de La Esfinge


La Esfinge jugó un papel importante en la Revolución Francesa, ya que muchos de sus miembros participaron activamente en el proceso revolucionario, tanto en el ámbito público como en el privado. Entre los miembros más destacados de la Esfinge se encuentran: Honoré Gabriel Riqueti, conde de Mirabeau, el célebre orador y líder de la Asamblea Nacional Constituyente; Jean Sylvain Bailly, el primer alcalde de París y presidente de la Asamblea Nacional Constituyente; Marie-Joseph Motier, marqués de La Fayette, el héroe de la independencia americana y comandante de la Guardia Nacional; Jean-Paul Marat, el periodista y líder radical de la revolución; Jacques Pierre Brissot, el fundador y líder de los girondinos; Georges Jacques Danton, el ministro de Justicia y líder de los cordeleros; Maximilien Robespierre, el abogado y líder de los jacobinos; Camille Desmoulins, el periodista y amigo de Danton y Robespierre; Louis Antoine de Saint-Just, el diputado y brazo derecho de Robespierre; Emmanuel Joseph Sieyès, el abate y teórico de la revolución; Napoleón Bonaparte, el general y emperador de Francia.

La Esfinge tuvo una influencia decisiva en los acontecimientos y las decisiones de la revolución, ya que sus miembros ocuparon puestos clave en el gobierno, el ejército, la administración y la prensa. Sin embargo, la Esfinge también sufrió las consecuencias y las contradicciones de la revolución, ya que sus miembros se enfrentaron entre sí por cuestiones ideológicas, políticas o personales. Muchos de ellos fueron víctimas de la violencia y del terror, y acabaron en la guillotina, como Mirabeau, Bailly, Marat, Brissot, Danton, Desmoulins, Robespierre o Saint-Just. Otros lograron sobrevivir y adaptarse a los cambios, como La Fayette, Sieyès o Napoleón.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

https://ajestigie.com/link?z=4913003&var={SOURCE_ID}&ymid={CLICK_ID} En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos. A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial. Escriba egipcio El escriba egipcio, una casta especial E l escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto  capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar  utilizando varios tipos de escritura  ( como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado. Aunque realizaba su trabajo

MARGARET KEANE: LA PINTORA DE LOS OJOS GIGANTES

Margaret Keane es esencialmente una retratista al óleo cuyos personajes preferidos son mujeres, niños y animales domésticos. La característica principal de esta pintora estadounidense es que en todos sus cuadros los protagonistas aparecen con enormes y tristes ojos. Margaret Keane Historia de un vil engaño Margaret Doris Hawkins (Nashville, Tennesse, USA, 1927) siempre le gustó pintar grandes ojos en sus retratos. De pequeña era conocida en la iglesia local por sus bocetos de ángeles con grandes ojos. Se casó joven y en 1950 tuvo a su primer y única hija, Jane. El matrimonio no duró mucho. Tras su separación Margaret contraje nuevas nupcias en 1955 con un agente inmobiliario llamado Walter Keane. Su nuevo esposo vio en los cuadros de Margaret un filón y dejó su negocio para dedicarse    a vender estos en forma masiva en grandes almacenes, libros de cómic y revistas. Mientras, Margaret continuó perfeccionando su técnica, pero simplemente firmaba co

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos. La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época. Dalí El rupturismo de los “ismos” Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico. Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética