Ir al contenido principal

FÉLICIEN ROPS, UN PINTOR DE SIMBOLISMO PERVERSO, IRREVERENTE Y SATÁNICO

Fiel a los textos literarios que se encargó de ilustrar, los motivos de su obra pictórica gravitan alrededor del sexo, la muerte y las imágenes satánicas.

Félicien Rops se va a sumar con gran interés a la plasmación de motivos satánicos, casi siempre unidos a la figura femenina pues, como él mismo aseguraba, “el hombre está poseído por la mujer, y la mujer poseída por el Diablo”, es decir, la mujer seductora y sensual origen y causa de los problemas del hombre.

Pornócrates
La relación con los simbolistas

El pintor y grabador belga Félicien Rops (1833-1898) se revelaría desde muy temprano como un dibujante excepcional.

Robs comienza como ilustrador de libros, caricaturista político, litógrafo para revistas satíricas, donde se atacaba a las fuerzas conservadoras, pero también parodiando a los “progresistas", y grabador.



En la segunda mitad del siglo XIX, y coincidiendo con el gusto por determinadas creencias esotéricas en ciertos círculos artísticos y literarios –especialmente entre simbolistas y "decadentes"–, Rops experimentó una curiosa fascinación por el satanismo y la figura del Diablo.

La tentación de San Antonio
En 1864 Rops va a conocer a Charles Baudelaire, una relación que le marcaría profundamente hasta el fin de sus días. El ilustrador belga iba a diseñar para el escritor francés el frontispicio de su obra  la obra Los despojos, una recopilación de inéditos y piezas condenadas de Baudelaire (como poemas escogidos de Las flores del mal, libro que había sido censurado en Francia y que finalmente vería la luz en Bélgica).



En 1874 se instala en París. La colaboración con Baudelaire le creará fama y admiración entre otros escritores representantes del simbolismo y el decadentismo, quienes le demandarán también ilustraciones para sus textos, entre estos Théophile Gaultier, Alfred de Musset, Stépahne Mallarmé, Jules Barbey d´Aurevilly y Joséphin Pélada.

Los especialistas de su obra reconocen que gracias a estos literatos, a la inspiración de los poetas decadentes y simbolistas, Rops llegó a ser algo más que un caricaturista o un pornógrafo; se convirtió en un visionario.



Las satánicas-El calvario
Su obra

En esa época estaba de moda todo lo relacionado con el diablo en sus múltiples formas, muy del gusto entre los pintores simbolistas y los literatos del decadentismo. Así, Félicien Rops se va a sumar con gran interés a la plasmación de motivos satánicos, casi siempre unidos a la figura femenina pues, como él mismo aseguraba, “el hombre está poseído por la mujer, y la mujer poseída por el Diablo”, es decir, la mujer seductora y sensual origen y causa de los problemas del hombre.

Con este pensamiento, va a crear en sus lienzos imágenes irreverentes, sacrílegas y en muchos casos abiertamente pornográficas.

Félicien Rops fue francmasón,miembro del Gran Oriente de Bélgica y uno de los fundadores del grupo de Los XX (grupo de veinte pintores belgas  que durante diez años celebraron una exposición anual de su arte en contraposición a lo salones oficiales).

La esfinge
Hacia 1892 comenzaron sus problemas de visión, circunstancia que no le impidió mantener su labor artística hasta su muerte.

La parodia humana
Aunque los expertos están convencidos de la obsesión del pintor e ilustrador belga por los temas demoniacos y pornográficos, lo cierto, dicen, es que  seguramente esto respondía más a una pose provocadora que pretendía escandalizar a la burguesía puritana, mojigata e hipócrita de su tiempo, y que tenía en el fondo un sentido espiritual, recuperando lo sagrado a través de los obsceno y la crueldad, una especie de retorno a la religión de una forma “sui generis”.

De hecho, Rops trató también otros temas no menos provocadores, como el de la prostitución y el pánico hacia las enfermedades venéreas (sobre todo la sífilis), cuya transmisión se atribuía casi en exclusiva, dentro de la concepción misógina vigente, a la mujer.

En cualquier caso, parte de su obra constituye un amplio catálogo de perversiones: fetichismo, lesbianismo, necrofilia, sado-masoquismo, sexo y muerte.

A Rops se le ha querido ver también como un descendiente del romanticismo y como un precursor de los sueños y las pesadillas del arte del siglo XX. 

Satanás sembrando semillas
Su obra más conocida y famosa data de 1878, se trata de "Pornócrates", con la que escandalizó en la exposición de los XX.

La asociación mujer-diablo está presente en numerosas obras del artista belga, por ejemplo en la temprana ‘Los diablos fríos’ (1860), una litografía en la que una fémina de voluptuosas formas y senos desnudos se deja abrazar, con una leve sonrisa en los labios, por el mismísimo Lucifer. Años después Rops ahondaría en la asociación mujer-sexo-diablo en sus series ‘Las Diabólicas’ (1879), ‘Las Satánicas’ (1882) y ‘Naturalia’ (1883). Estas series están formadas en buena medida por grabados en las que se da rienda suelta a escenas de desenfreno sexual, muchas veces con contenido pornográfico e incluso sacrílego.

En la obra ‘La parodia humana’(1881) Rops dice representar a la mujer con su verdadero rostro, una calavera (ya que esta es símbolo de la muerte y lo diabólico), aunque sólo el espectador la ve, mientras que el caballero únicamente observa la máscara del engaño.

El tema de la prostitución aparece en obras como “La indigencia’ o La bebedora de absenta.

En otras obras se acercará a la sátira social como en "El derecho al trabajo",  "El derecho al descanso" o "La chica más bella del mundo no puede dar más que lo que tiene". 


*****

CONTENIDO RELACIONADO





Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…