Ir al contenido principal

PALMANOVA: UNA CIUDAD “CASI” PERFECTA

La ciudad italiana de Palmanova fue ideada como un perfecto polígono de nueve lados con nueve puntas.

Fue concebida en el siglo XVI como una ciudad ideal, pero su función terminó siendo militar y defensiva. 

Vista aérea de Palmanova
Ciudad fortaleza

Palmanova está situada en el norte de Italia. Es un municipio de la provincia de Udine, en la región de Friuli-Venecia Julia.

Esta región se caracterizó en el siglo XVI por una serie de conflictos conocidos como "a pelle di leopardo" (piel de leopardo) en enclaves de dominio veneciano.



Para fortalecer las defensas en la región de Friuli, Venecia decidió construir desde cero una ciudadela en las llanuras de la región para contener tanto las incursiones del Imperio otomano como para poner freno a las intenciones expansionistas del Imperio austriaco.

Esta ciudadela-fortaleza de Palmanova, comenzó a ser edificada el 7 de octubre de 1593 (día que se colocó la primera piedra) como conmemoración al patrón de la ciudad, San Justino, y como recuerdo de la victoria de Lepanto frente a los turcos 22 años antes.



La fecha fue un claro mensaje de los venecianos: esta ciudad sería un límite a las invasiones turcas, no sólo para la propia República de Venecia sino también para todo el conjunto de la cristiandad.
Marcantonio Barbaro fue nombrado el primer superintendente General de Palmanova.

Pero Palmanova terminaría pasando durante 200 años por muchas manos después de formar parte de la República de Venecia de esa época.


Plano antiguo de Palmanova
En 1797 los austriacos consiguieron penetrar en la fortaleza y conquistarla, pero poco tiempo después el ejército francés de Napoleón se la arrebató. Sin embargo, tras la paz de Campoformio, Palmanova regresa de nuevo a la influencia del Imperio Austriaco.

En 1805 vuelve ser de dominio francés (periodo del que datan las lunetas del tercer anillo de la fortaleza), pero con la caída de Napoleón la ciudad es reconquistada por los austriacos en 1814.

De 1815 a 1866 permaneció como parte del Imperio Habsburgo hasta que las tropas austriacas acorralaron la fortaleza. Durante este periodo se construyó el Teatro Sociale, destinado a convertirse en un semillero de valores del Risorgimento,

En 1848 los ciudadanos de la "fortaleza", dirigido por el General Zucchi, se levantaron contra los austriacos y tomaron el control de la ciudad, que sufrió un largo asedio.

Finalmente, en 1866, Palmanova fue conquistada y anexionada al Reino de Italia.

No tan perfecta

Esta ciudad-fortaleza fue concebida por el arquitectoVincenzo Scamozzi como una ciudad ideal, pero su uso finalmente fue militar y defensivo cuando los senadores venecianos se enteraron de un plan turco para invadir la llanura veneciana.

Palmanova
La fortaleza se erigió para dar refugio a un gran número de personas y que pudiera soportar el alcance de los cañones, en caso de ser atacada.

Se construyó con forma de pológono de nueve lados con nueve puntas, pero sólo tres de esas nueve puntas servían de acceso a la ciudad.

Cuenta con tres anillos fortificados. El primero está compuesto por muros en forma de estrella con baluartes en sus puntas y unidos mediante cortinas de muralla. En el segundo, se añadieron nueve baluartes en las zonas lisas de la muralla para reforzar las tres entradas, parte más débil de la ciudad. Y por último un tercer anillo interior en el que más tarde Napoleón hizo construir nueve lunetas para defenderse de la artillería y evitar la destrucción de la ciudad.

Las edificaciones de su interior no se elevan más de cuatro alturas, pero con el tiempo se remodeló y se eliminó la torre central para colocar una plaza ajardinada y el ayuntamiento.

Patrimonio de la Humanidad

Aunque Palmanova con su elegancia matemática y su belleza utópica parecía perfecta cuando fue ideada por el arquitectoVincenzo Scamozzi, en el fondo fue un fracaso porque aparte de los militares nadie quería ir vivir allí ya que estaba ubicada a más de 100 kilómetros al noreste de Venecia y fuera de rutas comerciales.

Un decreto de 1611 intentó poblarla liberando a criminales venecianos que estuvieran dispuestos a mudarse allí. Pero seguía faltando la gente común y corriente y una vida cotidiana urbana con mercaderes, comerciantes, artesanos, etc.

Plaza central de la ciudad-fortaleza
Durante la Primer Guerra Mundial, la fortaleza fue el centro de distribución y suministros a las tropas en el río Isonzo, después de la batalla de Caporetto, Las tropas italianas en retirada incendiaron Palmanova.

Durante la Segunda Guerra Mundial los alemanes pretendieron demoler la fortaleza, aunque finalmente fueron convencidos por el Arcipreste José Merlino para que no lo hicieran.

Por Decreto del Presidente de la República, en 1960, Palmanova fue declarado monumento nacional.

Hasta principios de los años 90 obtenía sus ganancias de los numerosos emplazamientos militares situados en la zona. Con la caída del Muro de Berlín en 1989 ya no tenía sentido tantos cuarteles y la ciudad empezó su declive.

Pero ya en los primeros años del siglo XXI se empezó a fomentar el turismo centrado en la singularidad de la fortaleza (sólo hay 8 ciudades en Europa de este tipo) con eventos culturales y un desfile de época.

Comentarios

Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.

Hitler: una exposición para rid…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.

Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…