Ir al contenido principal

LOU ANDREAS-SALOMÉ, UNA FILÓSOFA Y ESCRITORA NADA CONVENCIONAL

Lou Andreas-Salomé, feminista, filósofa, psicoanalista, y escritora, decidió desde joven dedicar su vida al pensamiento y la filosofía rompiendo los estándares burgueses del matrimonio y los hijos.

Trabajó y fue estrecha colaboradora junto a Nietsche, Rilke y Freud y figuró en los círculos intelectuales más notables de la Europa de finales del siglo XIX y principios del XX.

Lou Andreas Salomé en 1914
Pasión por el estudio

Lou Andreas-Salomé (Luiza Gustáavovna Salomé), hija de un general del ejército imperial ruso que trabajaba a las órdenes de los Romanov, nació en San Petersburgo (Rusia) en 1861.

A los diecisiete años ya tenía muy claro que quería dedicarse al estudio no convencional para las mujeres de la época. Convenció al predicador alemán Hendrick Gillot, maestro de los hijos del zar y veinticinco años mayor que ella, para que la enseñase teología, filosofía, religión y literatura francesa y alemana. Por su magnetismo y belleza, este finalmente se enamoró de la joven y le propuso divorciarse de su mujer y casarse con ella. Lou le rechazó.


Dado su interés por los estudios, y aunque su madre no veía con buenos ojos este afán, dos años después Lou viaja con ella Zurich (Suiza) con el fin de inscribirse para estudiar en la universidad, dado que era el único país de habla germana donde permitían a las mujeres cursar una carrera sin restricciones. Allí cursó estudios de dogmática e historia de la religión.

Con veintiún años Lou y su madre viajan a Roma donde en un salón literario de la ciudad conoce al escritor Paul Ree, a quien propone vivir en una comuna estudiantil. Poco después convence también al amigo de este: Friedreich Nietsche, de quien un par de años después escribirá un controvertido estudio sobre su personalidad y filosofía. Ambos se enamoran de ella por su belleza y su mente brillante. Los tres viajan con la madre de Lou por Italia pero finalmente se instalan en Alemania donde Ree y Lou se separan de Nietsche al haberle propuesto este matrimonio al creer haber encontrado en ella a la única mujer que sería capaz de entenderlo. Ella no aceptó pero les propuso a ambos un triángulo de producción y trabajo intelectual.


Con Ree y Nietsche
Lou y Ree viven juntos varios años hasta que ella se casa con el profesor de lingüística Carl Friedrich Andreas, al parecer él la chantajeó con suicidarse. Será un matrimonio que nunca llegará a consumarse y que incluso se dice vivirán en casas separadas. Ella, por su parte, seguirá teniendo relaciones abiertas con otros muchos hombres, unas veces románticas y otras simplemente epistolares, como con el periodista alemán Georg Lebedour, el poeta austro-húngaro Rainer María Rilke y los psicoanalistas Sigmund Freud y Viktor Tausk. Permanecieron casados de 1887 hasta la muerte de Andreas en 1930.

Lou Andreas Salomé mantendría la independencia económica de su marido gracias a la publicación de su artículos y la venta de sus libros.


Lou Andreas Salomé
Con la élite intelectual

Cuando Paul Ree se suicida en 1902 Lou caería en una profunda crisis de la que saldría gracias a la ayuda del doctor vienés Friedrich Pineles, con quien mantendría una relación amorosa de la que resultaría un embarazo y posterior aborto voluntario por parte la Lou.

Cuando conoció a Freud, en 1911, le interesó de inmediato el psicoanálisis, siendo una de la pocas mujeres aceptadas en el círculo psicoanalítico de Viena. Freud y ella mantuvieron un profunda amistad el resto de sus vidas. Cuando Lou volvió a Alemania abrió una consulta psicoanalítica en el ciudad de Gotinga en 1915.

Con Rilke su amistad fue más cercana. Fueron amantes durante varios años a pesar de la diferencia de edad, él veintiuno y ella treinta y seis, y posteriormente mantendrían una fluida correspondencia hasta la muerte del escritor. Lou enseñó a Rilke ruso para que pudiera leer a los grandes novelistas de su país y también fue ella quien le presentó a importantes personas relacionadas con las artes.

Obra

Lou Andreas Salomé fue una escritora prolífica . Escribió quince novelas, ensayos y varios textos de creatividad feminista. Estas son hoy poco conocidas, pero muy populares en su época.

Freud
Su obra es un compendio de sus pensamientos mezclados con el psicoanálisis freudiano y la filosofía de Nietsche, basando sus estudios principalmente en el narcisismo y en la sexualidad femenina.

Lou Andreas Salomé murió en Gotinga a los setenta y seis años de edad (1937) de un fallo renal. La Gestapo confiscó su biblioteca pocos días después de su muerte, motivo por el cual, alegan los expertos, su obra ha sido tampoco conocida y difundida.

Fue una mujer fuerte y dotada de una gran determinación que vivió con extrema libertad su vida, algo poco común en su época, y a pesar de que el tiempo la fue eclipsando fue una figura admirada y querida por hombres ilustres del pensamiento y el arte europeo de su tiempo. Con treinta años viaja por toda Europa y era una figura muy conocida y admirada en los círculos intelectuales. Era una mujer muy interesante porque hizo muchas cosas diferentes.

Se consagró al estudio y pasó muchos años devorando libros. Nunca ambicionó el matrimonio ni la maternidad porque para ella era un freno a sus inquietudes intelectuales. Ella solo quería ser libre e independiente, aunque para ello tuviera que romper muchas barreras. Y así lo hizo.






Comentarios

Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.
Empezaron así a surgir múlt…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.
Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…