Ir al contenido principal

ALAN TURING: EL MATEMÁTICO QUE ADELANTÓ LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Es considerado uno de los padres de la ciencia de la computación y precursor de la inteligencia artificial. 

Durante la Segunda Guerra Mundial trabajó también descifrando los códigos nazis, particularmente los de la máquina “Enigma”. 

Alan Turing

Matemático precoz 

Alan Mathison Turing, (Paddington, Londres, 23 de junio de 1912- Wilmslow, Cheshire, 7 de junio de 1954), ya a temprana edad dio muestras de su genialidad en matemáticas. Por ello, al finalizar la escuela fue admitido como estudiante de matemáticas en el King’s College de la Universidad de Cambridge, una de las instituciones científicas más prestigiosas del mundo. Allí más tarde sería también docente.

En 1936 publicó un artículo titulado “Sobre números computables, con una aplicación al Entscheidungsproblem”, que resultó ser el origen de la informática teórica. En él definía qué era computable , o sea, todo aquello que podía resolverse con un algoritmo (conjunto de instrucciones finito que, mediante pasos sucesivos, lleva a la solución de un problema) y qué no lo era. Demostró que había problemas irresolubles, es decir, sin solución algorítmica.

Turing no sólo demostró su capacidad para entender los algoritmos sino que consiguió que una máquina también lo hiciera. Para dar forma a este concepto ideó la famosa máquina que lleva su nombre, un dispositivo imaginario que, una vez construido, podría ejecutar cualquier operación matemática resoluble por medio de un algoritmo, y que, en el caso de programarse, se transformaría en un ordenador.

Pero Turing jamás llegó a materializar su proyecto, al no contar con los medios técnicos necesarios. 

Kings College
Segunda Guerra Mundial 

Uno de los logros más conocidos de Turing tal vez sea el de “acabar” con Hitler y acortar la duración de la Segunda Guerra Mundial, en dos o cuatro años, gracias a su trabajo como descifrador de mensajes nazis codificados.

Por su amplia experiencia en algoritmos y su capacidad para entender códigos, en septiembre de 1938, el gobierno británico lo llamó para dirigir un equipo en Bletchley Park, el centro de criptografía del país. Su sección, la Hut 8, responsable del criptoanálisis naval alemán, tenía como principal misión descifrar los mensajes de las máquinas” Enigma”. Estas transmitían órdenes codificadas a los submarinos nazis que operaban en el Atlántico.

Para ello, diseñó las primeras máquinas Bombe, dispositivos electromecánicos, construidos exclusivamente para romper los códigos de Enigma. La contribución de Turing en Bletchley Park se reveló crucial para el desenlace de la guerra a favor de los aliados.

Máquina "Enigma"
Test de Turing 

Tras la guerra, diseñó uno de los primeros ordenadores digitales electrónicos concebidos, ACE (Automatic Computer Engine), capaz de resolver problemas gracias a   almacenar un programa en su memoria, en el Laboratorio Nacional de Física del Reino Unido. 

Poco tiempo después, en 1947, Turing pasó a dirigir el Computing Machine Laboratory de Manchester, donde desarrolló un nuevo ordenador, el MADAM (o Manchester Mark I). Era una computadora que almacenaba un programa en su memoria principal, pero que tenía más capacidad que su antecesora. 

Por entonces, Turing estaba muy interesado en la inteligencia artificial, en el modo de imitar artificialmente las funciones del cerebro humano. Su contribución aquí también fue en el campo teórico con el estudio Computering Machinering and Intelligence (Máquinas de computación e inteligencia, 1950). 

En este estudio Turing establecía las bases de la inteligencia artificial y proponía un tipo de prueba, el Test de Turing, para determinar si una máquina es inteligente o no. Un criterio según el cual puede juzgarse la inteligencia de una máquina si sus respuestas en la prueba son indistinguibles de las de un ser humano. No fue hasta 2014 que una máquina superó esta prueba. 

La importancia de su figura trasciende el debate popular de si es o no el autor del primer ordenador de la historia. Lo relevante es que, sin duda, su imaginación científica resultó fundamental para asentar los cimientos de muchos de los dispositivos tecnológicos que hoy nos hacen la vida más sencilla. 

Pero Turing también aportó otras muchas ideas a la ciencia como la hipercomputación o la biología matemática. En este último apartado lanzó la idea de que la repetición de patrones regulares en el sistema biológico animal, como las rayas en las pieles de las cebras o de los tigres, se debía a dos morfógenos (sustancias químicas) que trabajan a la vez como activadores e inhibidores. Los científicos del King’s College confirmaron la intuición de Turing en 2012.

Estatua en honor a Turing en Manchester
Homosexualidad 

Era 1952, mientras trabajaba, alguien entró en su casa y robó algunas de las notas que tenía de sus proyectos. Cuando denunció ante las autoridades, reveló que mantenía una relación homosexual con Arnold Murray. 

Por esta revelación fue detenido y condenado, aunque el juez le concedió la libertad condicional a cambio de someterse a un tratamiento de 'castración química' por 'indecencia grave' bajo las normas de la época. Esto le causó muchos problemas de salud y una profunda depresión, también acabó súbitamente con su carrera profesional. Dos años después de su condena aparecía muerto tras ingerir una manzana con cianuro. 

La versión oficial dijo que su muerte fue un suicidio, sin embargo, otras versiones apuntan a otras hipótesis, incluida la del asesinato. 

El 24 de diciembre de 2013, la reina Isabel II promulgó un edicto por el que se exoneró oficialmente al matemático, quedando anulados todos los cargos en su contra. 

Lo cierto es que nunca se le hizo un obituario público, aduciendo que muchas de las grandes tareas que había llevado a cabo se encontraban clasificadas como secreto de Estado y, por tanto, no se podían contar, aunque en realidad todo apunta a que tuvo mucho que ver su tendencia sexual. 

Pero 65 años después de su muerte, en 2019, recibió su merecido reconocimiento. En “The New York Times” se publicó su obituario y se le reconocieron todos sus méritos. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos.
La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época.

El rupturismo de los “ismos”
Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico.
Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estética.

Hitler: una exposición para rid…

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos.
A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial.
El escriba egipcio, una casta especial
El escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar, utilizando varios tipos de escritura (como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado.
Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y su atuendo era tan simple como una falda hecha de lino o algodón, los escribas pertenecían a una…

LAS ESCRITORAS DEL ROMANTICISMO: UNA GENERACIÓN DE VALIENTES

Las escritoras del romanticismo marcarían un antes y un después en la literatura española en general y en el feminismo en particular.
Para conseguir su propósito, escribir profesionalmente en una época en la que ese oficio era visto como algo sólo “de hombres”, estas mujeres tuvieron que sufrir rechazo y censuras, vestir de hombre, o firmar sus obras con pseudónimos masculinos.

Las escritoras “románticas”
La prosa, la lírica, el teatro o el periodismo, fueron los géneros donde los autores de la época plasmaron sus desasosiegos, su propia intimidad, su amor pasional o sus reivindicaciones sociales. Y es ahí donde entran en acción, frente a las adversidades y el rechazo, un grupo de mujeres escritoras que se habrán de enfrentar a muchos inconvenientes (serían incluso tildadas de “marimachos”), pero que sabrán, no sólo salir adelante, si no triunfar en lo que hacen.
Esta sería quizás la primera generación de mujeres que tuvo conciencia de si misma como “mujeres escritoras”. Ellas no só…