Ir al contenido principal

EL PELIGRO REAL DE UNA EXPLOSIÓN ATÓMICA HOY

El éxito de la prueba Trinity estadounidense en 1945, enmarcada en el Proyecto Manhattan, fue también el principio de la era y la carrera nuclear en el mundo. 

El marco de la Guerra Fría no sólo no evitó la proliferación de las armas nucleares sino que aumentó su producción con fines bélicos y comerciales. 


 

Las “flechas rotas” 

 

A pesar del horror que provocaron las dos bombas lanzadas por los norteamericanos sobre la población civil japonesa de Hiroshima y Nagasaki, y lejos de pararse los ensayos nucleares, estos se sucedieron a lo largo de más de medio siglo para la mejora de estas armas.   


Pero la carrera nuclear ya no significó algo puramente científico, sino una industria muy onerosa. 


Y como ocurre con cualquier nueva tecnología, en esos primeros años en que era esencial realizar múltiples pruebas, también se produjeron, muchas veces de forma incomprensible, la pérdida de algunos de esos dispositivos que nunca se llegaron a encontrar. 


La mayoría de estas pérdidas, por fallos técnicos o humanos, se produjeron cuando se empezó a emplazar en diversos escenarios armamento nuclear en el marco de la Guerra Fría, un periodo donde la acumulación de estas armas era inmensa y estaban por todas partes. 


Según algunos historiadores, Estados Unidos que tenía permanentemente aviones sobrevolando en misiones de vigilancia e iban cargados de armas termonucleares, habría perdido unas sietela mayoría en los años 50-60, aunque se cree que dado el secretismo con que se llevaban a cabo estas misiones pudieron ser muchísimas más. 


A este tipo de accidentes, sin detonaciones o no utilizados en conflictos, se les conoce en la jerga militar de estadounidense como "flecha rota". 


Casos de flecha rota” se sucedieron en suelo norteamericano cerca de la localidad de Savannah, Georgiafrente al puerto de Tampa, Florida; o en el fondo de un pantano en Carolina del Norte. Pero también al intentar aterrizar en un portaviones anclado cerca de Filipinas o en Groenlandia. 




Ninguna de ellas detonó y la mayoría cayeron al mar o a pantanos cercanos.  


En España cayeron a la vez cuatro de estas “flechas rotas” norteamericanas el 17 de enero de 1966 mientras bombarderos B-52, armados con bombas nucleares sobrevolaban, la localidad almeriense de Palomares. 


Unde estos bombarderochocó con un avión cisterna KC-135 durante una rutinaria maniobra de reabastecimiento de combustible. 


Las aeronaves se partieron, los cuatro tripulantes del avión cisterna murieron, al igual que tres de los siete que iban en el B-52, aunque los habitantes de la localidad no tuvieron ningún percance. 

Tres de las cuatro bombas que portaba el B-52 cayeron en los alrededores de Palomares, la última fue a dar al Mediterráneo, a unos 8 kilómetros de la costaParece ser que no explotaron porque no tenían los detonadores activados, pero si dejaron diseminado su rastro radiactivo hasta el día de hoy que no se ha terminado de limpiar la zona afectada. 


Pero la antigua Unión Soviética, máximo rival de Estados Unidos en la Guerra Fría, no estuvo exenta de estos accidentes. 

 

Supuestamente, con la filtración de secretos atómicos de Klaus Fuchsfísico alemán que participó en el Proyecto Manhattan y que posteriormente pasó esos datos a la Unión Soviética, esta comenzó) en 1949 a realizar su primera prueba atómica (RDS-1). 


Así, entre los años 1949 y 1959 llevaron a cabo su proyecto de diseño de armas nucleares, pero también tuvieron su racha de pérdidasmuchas en submarinos hundidos aunque poco se sabe debido al hermetismo informativo soviético.  



Pero los rumores apuntan también, por ejemplo, a que en aquellos años produjeron unas 250 bombas portátiles (más ligeras que las norteamericanas) y que 100 de ellas se extraviaron. 


Algunas fuentes de este país aseguran que todas fueron destruidas, pero otras dicen que fueron escondidas en Moldavia y que ahora están a disposición de Putin. Nada ha podido ser comprobado. 


Sin embargo, a partir de la segunda mitad del siglo XX otros países, además de las dos grandes potenciastambién se dedicaron a construir y a hacer pruebas atómicas y cuyos accidentes también sembraron la tierra de radiactividad. 


Reino Unido trabajó en la construcción de su primera bomba nuclear a la que llamaron Danubio Azul y que probaron con éxito en una remota región al sur de Australia en 1956. 


Sin embargo, en una ocasión, diez minutos después del despegue de Farnborough, cerca de Londres, de un vuelo de rutina que transportaba el arma nuclear, esta se soltó y se atascó. Así no podían aterrizar, por lo que decidieron soltarla en la desembocadura del río Támesis. La bomba no explotó porque, según la versión oficial, no iba cargada sino que era un simulacro sin componentes nucleares. 


Según los expertosaunque son muchas las bombas sumergidas en el marno es tan fácil que estas detonen porque el agua es un muy buen aislante de la radiactividad. 


De todas formas, aunque alguien por azar, o no, las encontrara, hacer detonar una bomba nuclear es un proceso muy complicado que requiere de una tecnología muy compleja, aseguran. 


 

Desarme 

 

Durante la Guerra Fría, Estados Unidos y la Unión Soviética mantenían su estrategia de terror, en una carrera ideológica, estratégica y armamentística, basada en la posesión de las armas nucleares. 

  

Posiblemente el punto más álgido de esta tensión fue cuando en octubre de 1962 los servicios de inteligencia de Estados Unidos confirmaron la presencia de misiles soviéticos en CubaEntonces, la humanidad estuvo verdaderamente al borde del enfrentamiento nuclear (nivel casi igualado en abril de 2017 entre Corea del Norte y Estados Unidos).


Desde entonces, todo han sido intentos por parte de la comunidad internacional para lograr el desarme nuclear en el mundo. 


Aunque la ONU ha señalado el 26 de septiembre como el Día Internacional para la Eliminación Total de las Armas Nucleares, esto todavía está muy lejos de hacerse realidad.   


Para lograrlo, bajo el manto de Naciones Unidas, se han firmado en algún momento diversos acuerdos como el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), cuya firma se produjo el 1 de julio de 1968 para restringir la posesión de armas nucleares y no realizar pruebas de este tipo. 


Lo firmaron 190 Estados soberanos, pero a cinco de ellos (Estados Unidos, Unión Soviética, China, Reino Unido y Francia) se les permitió la condición especial de seguir teniendo armas nucleares por el simple hecho de ser los únicos que habían detonado una de ellas antes de 1967.  


Dos de las bombas atómicas de Palomares


Curiosamente, estos cinco países son los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, es decir, los encargados de mantener la paz y la seguridad en el mundo, con poder de decisión y con derecho a veto. 


Corea del Norte abandonó el TNP en 2003 y también realiza pruebas nucleares.  India, PakistánIsrael Sudán del Sur nunca lo firmaron y, sin embargo, poseen armamento nuclear.  


Las “trampas” de Estados Unidos al TNP también habrían venido al transferir tecnología a Israel para la construcción de sus propias armas nuclearesTambién prestó su ayuda en este sentido a Irán en la década de 1950, aunque esta cesó tras la Revolución iraní de 1979. A finales de la década de 1980, la ayuda les vino de China y Pakistán con la excusa de tecnología nuclear para uso civil, aunque dejaron de hacerlo por las sanciones de Estados Unidos que sospechaba su uso como armamento nuclear. 

 

También se daría lugar a los acuerdos START (Strategic Arms Reduction Treaty) básicamente entre Estados Unidos y la URSS para la autolimitación de armas nucleares de ambas superpotencias: START I en 1991, START II en 1993 Y START III en 2010 (en este ambos países además dieron por concluido el periodo denominado Guerra Fría). 

 

Posteriormente vendría el Tratado de Prohibición de las Armas Nucleares aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 7 de julio de 2017.  

 

Una vez más, un acuerdo internacional, juridicamente vinculante, para prohibir el uso de estas armas y sobre todo con la intención de su eliminación total. Sin embargo, aún habiendo sido aprobado por 122 países de la Asamblea General de Nacional Unidas, precisamente, entre ellos no estaban los poseedores de armas nucleares (Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia, India, Pakistán, Corea del Norte e Israelque no participaron ni en las negociaciones. 


Francia, Estados Unidos y Reino Unido no sólo manifestaron su rechazo al texto sino que dijeron no tener la intención de adherirse en el futuro. Japón, único país en sufrir en suelo propio un bombardeo nuclear, boicoteó el texto, al igual que la mayor parte de los miembros de la OTAN. Países Bajos votó en contra y Singapur se abstuvo. 


Como muestra de que la mayoría de los países del mundo no creen que el desarme nuclear sea un objetivo real a corto ni medio plazo, al menos para los que cuentan con estas armas, dos meses después de la firma del acuerdo sólo 11 países lo ratificaron. 



Tendencia 


Según el último informe del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI), el número de cabezas nucleares operativas en el mundo es de algo más de 10.000. 


Además, en relación a la potencia de las cabezas cabe decir que tan solo se negocia el número, pero no su capacidad destructora real. A esto habría que añadir las cargas tácticas, pequeñas bombas nucleares de baja potencia para ser empleadas contra objetivos muy limitados, cuyo riesgo de utilización accidental, no autorizada o inadvertida es aún mayor. De estas armas, que pueden no estar contabilizadas ni incluidas en los programas de reducción de las estratégicas, se cree que Estados Unidos tiene unas 500 y Rusia cerca de 2.000. 


Sin embargo, muchas de estas armas nucleares se han desmantelado no por razones humanitarias, sino económicas, pues su mantenimiento en situación de operatividad es muy gravoso. En cualquier caso, es imposible conocer exactamente las armas nucleares que se encuentran plenamente operativas por ser un secreto de Estado celosamente guardado que ningún país está dispuesto a desvelar. 


Se calcula que todas las armas nucleares del mundo están en manos de nueve paísesEstados Unidos, Rusia, Reino Unido, Francia, China, India, Paquistán, Israel y Corea del Norte. Dos de ellos, Estados Unidos y Rusia, concentran el 85% de estas.  


Si bien es verdad que la reducción de armas nucleares puede parecer sustancial, si se compara por ejemplo con las 64.500 alcanzadas en 1986, año con cifra récord, no es menos cierto que tanto Estados Unidos como Rusia llevan desde hace tiempo embarcados en el multimillonario proceso de modernización de sus respectivos arsenales, al igual que el resto de países poseedores aunque con menor presupuesto.  


Así las cosas, y aunque actualmente hay otras maneras de ejercer la estrategia disuasoria más allá de la mera fuerza militar, como por ejemplo ejerciendo un boicot sobre una economía, lo cierto es que subsiste la preocupante tendencia al rearme, o lo que es lo mismo, la carrera armamentística continúa, es una potente industriapor lo que el desarme nuclear sigue siendo un objetivo muy lejano. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

VANGUARDIAS: EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX

El término “arte contemporáneo”, que sirve para designar al realizado durante el s.XX, se caracteriza por el constante cuestionamiento de los convencionalismos. La transgresión será la seña de identidad de unos artistas que se harán eco de la situación de inestabilidad social, política y económica por la que atraviesa la Europa de la época. Dalí El rupturismo de los “ismos” Genéricamente se reconoce como “arte contemporáneo” aquel que se llevó a cabo durante el siglo XX y que cuestionaba los principios artísticos de las últimas décadas del XIX (Impresionismo y Postimpresionismo), aunque fueron estos, precisamente, las raíces de su formación y de su espíritu crítico. Serán sin embargo los cambios políticos, sociales, económicos, científicos y filosóficos de finales del siglo XIX y principios del XX los que influyan de forma decisiva y hagan concebir a estas nuevas generaciones de artistas una manera diferente de afrontar la realidad y su revolución estétic

¿QUIÉNES FUERON LOS ESCRIBAS?

En la antigüedad, los escribas no sólo eran un colectivo que se encargaba de copiar a mano libros y realizar trabajos escribano, sino que también eran contables, arquitectos, administradores, bibliotecarios e incluso literatos. A pesar de proceder en su mayoría de estratos humildes, los escribas fueron adquiriendo una enorme relevancia social y política como casta especial. Escriba egipcio El escriba egipcio, una casta especial E l escriba era esencial en la sociedad del Antigua Egipto. Era un personaje culto  capaz de escribir, clasificar, contabilizar y copiar  utilizando varios tipos de escritura  ( como la hierática o demótica), conocedor del arte de la construcción y de transcribir rápidamente órdenes, documentos legales y pensamientos sobre papiros y ostracas con ayuda de un cálamo y su paleta con tintas de diferentes colores. Su trabajo era remunerado. Aunque realizaba su trabajo sentado sobre el suelo y s u atuendo era tan simple  como una  falda hecha

“LA MAJA DESNUDA” DE GOYA: ¿QUIÉN FUE EN REALIDAD?

En la historia del arte pocas representaciones de un desnudo femenino han suscitado tantas interpretaciones, sobre la modelo y quién encargó el cuadro, como “la maja desnuda” de Goya. Todo parece indicar que el todopoderoso Godoy fue quién mandó realizar el cuadro para su disfrute personal, y no precisamente de la duquesa de Alba, sino de su joven amante, Pepita Tudó. La "maja desnuda" de Goya Un cuadro bajo sospecha Desde hacía siglos en la pintura se habían realizado desnudos femeninos, pero siempre con un trasfondo mítico o religioso. No fue sino hasta Goya que este representó a una mujer desnuda sin más, con una pose audaz, mirando directamente al espectador, y del natural.  Más aún, es la primera obra de arte, que se conozca, en la cual aparece pintado el vello púbico femenino, lo cual resalta el erotismo de la composición. Se conoce con certeza quién pintó “la maja desnuda”, Francisco de Goya, pero no quién realizó el encargo al artista aragonés